Miércoles 09 de abril de 2014,
Bottup.com

El ‘crack’ que se avecina

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La situación es muy
alarmante porque, a esta colosal crisis económica, hay que añadirle la
alimentaria y la energética. Un cóctel extraordinariamente explosivo

Opinión

“En los próximos meses podemos vivir un desplome similar al del 29,
con el agravante de que la globalización provocaría sin duda un
derrumbe económico a nivel mundial y, como es lógico, el pánico se
apoderaría de la población”

No esperes que Lorenzo Milá o Matías Prats te cuenten con crudeza lo
que está pasando y lo que está por venir. Los medios de comunicación
defienden grandes intereses políticos y económicos, y ya se cuidarán
mucho de evitar hablarte como si fueras un adulto. En el mejor de los
casos se limitarán a decirte que los datos económicos son negativos, y
que suben los precios y baja la Bolsa. Afortunadamente, todavía nos
queda la blogosfera como único reducto de libertad de expresión, aunque
ya veremos lo que nos dura.

“Hasta Ross Perot, empresario y ex-candidato a la presidencia
norteamericana, avisó de que su país no ha vivido una crisis semejante
desde la Gran Depresión”

En los próximos meses podemos vivir un desplome similar al del 29,
con el agravante de que la globalización provocaría sin duda un
derrumbe económico a nivel mundial y, como es lógico, el pánico se
apoderaría de la población. Lo que sucedió en Argentina y su
tristemente célebre corralito acabarían extendiéndose por todo el
planeta como un reguero de sangre: la nuestra.

“Pero a nuestros políticos todo esto les da igual porque están
blindados y gozan de una impunidad absoluta. Ellos prefieren dedicarse
a debatir sobre los derechos de los simios y las bibliotecas
feministas, mientras la ciudadanía está empobreciéndose”

Un simple vistazo a la prensa de los últimos días nos arroja
titulares que, si no estuviéramos tan inmunizados ante las malas
noticias, nos invitarían a una reflexión tan profunda como preocupante.
Veamos: los bancos españoles necesitan urgentemente 62.000 millones de
euros para financiarse, es decir, más de diez billones de las antiguas
pesetas; el Royal Bank of Scotland ha alertado a sus clientes de una
inminente crash que provocará un desplome de las bolsas y del crédito;
y Morgan Stanley, por su parte, avisó la semana pasada del riesgo de un
“evento catastrófico”.

Hasta Ross Perot, empresario y ex-candidato a la presidencia
norteamericana, avisó de que su país no ha vivido una crisis semejante
desde la Gran Depresión. Baste añadir que la deuda gubernamental de
Estados Unidos está próxima a los diez billones de dólares. Por todo
ello podemos estar asistiendo, aunque suene a película de ciencia
ficción, al final de una era. El riesgo de corralito está dejando de
ser una lejana hipótesis para ir poco a poco adquiriendo visos muy
reales. O mucho me equivoco o el próximo otoño va a ser la mar de
movidito.

Y
si nos centramos en nuestra economía doméstica, la situación todavía es
peor. Muy probablemente los EREs se van a multiplicar en esta
legislatura con lo que, como advertimos en esta web hace meses, de aquí
al 2010 el paro puede acercarse al 20%. Y por dar sólo un dato más
‘para el optimismo’, nuestro endeudamiento exterior actualmente es un
150% del PIB. O sea, que podemos estar próximos a cerrar por derribo.

Por todo ello no es de extrañar que S. McCoy haya escrito “Vergüenza parlamentaria y la quiebra de la Seguridad Social”
en elconfidencial.com. Su magnífica columna de hoy es una mezcla de
indignación e impotencia, al constatar el chalaneo que se trae entre
manos nuestra casta política, mientras sus votantes nos estamos
desangrando. Además nos previene de que el escaso Estado del bienestar
que disfrutamos actualmente, y que comparado con el de la verdadera
Europa no pasa de ser un mal chiste, puede estar en las últimas si un
milagro no lo remedia. Quizá éste sea el peor momento para tener un
gobierno laico.

Pero a nuestros políticos todo esto les da igual porque están
blindados y gozan de una impunidad absoluta. Ellos prefieren dedicarse
a debatir sobre los derechos de los simios y las bibliotecas
feministas, mientras la ciudadanía está empobreciéndose a marchas
forzadas. Muchos de quienes conforman esta oligarquía jamás imaginaron
que fuesen a alcanzar unas cotas tan altas siendo tan sumamente
pequeños, por eso no es de extrañar que esta pandilla de trileros apelen al optimismo y la alegría, tras haberse forrado a manos llenas a
costa de arruinar a millones de familias. ¿O es que acaso eres tan
iluso como para creer que los casos de Marbella y Estepona son la
excepción y no la regla? Pero la culpa es nuestra, tuya, mía, de todos,
por creer que nuestros derechos democráticos se limitan a votar a estos
iletrados próceres licenciados en picaresca. Como dice McCoy, se
impone una rebelión cívica. Cuanto antes.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto de vista de su autor, no el de Bottup. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. clubber 26/06/2008 en 7:40

    Al margen de las filias y fobias que despierta Lyndon Larouche, hay que reconocerle que ha sabido siempre pronosticar desastres económicos con muchos años de antelacion.

    Y lleva unos cuantos avisándonos del “Fin del mundo” capitalista actual… ¿Alguien nos ha preparado para lo peor? ¿Nuestro gobierno está haciendo algo? ¿Sabemos que Europa y su Banco Central es uno de nuestros verdugos?

    Desde luego, Lorenzo Milá o Matías Prats no lo cuentan…

Participa con tu comentario