Lunes 05 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El deber de no ser mujer: la tragedia de la ablación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La ablación, terrorífico fenómeno cultural contra las mujeres, continúa aún hoy día practicándose de manera clandestina

¿En qué consiste la ablación femenina?

La mutilación genital femenina (MGF) o ablación consiste en la extirpación de los órganos genitales externos de la mujer cuando éstas aún son unas niñas. Esta atroz operación se lleva a cabo, en el mejor de los casos, a través de parteras que, cuchilla en mano, proceden con tal atentado. Económicamente muy rentable a la vez que bien valorado, estas mujeres no se dejan conmover por los gritos de las niñas. Muy profesionales, se consideran médicos realizando un buen trabajo en el que no ha lugar a los sentimientos.

Son diversas las modalidades utilizadas para perpetuar el delito, si bien, se advierte que lo relatado a

La ablación, llevada a cabo sobre todo en África, pretende evitar la promiscuidad sexual de la mujer y asegurar su virginidad hasta el matrimonio, pues la práctica sexual se convierte en horriblemente dolorosa

continuación estremece al más espartano. A saber, son tres las maneras de mutilación genital femenina:

  • La clitoridectomía, o amputación del prepucio del clítoris, pudiendo extirparse éste de manera parcial o total
  • La extirpación parcial o total del clítoris acompañado de la de los labios menores.
  • La infibulación o circuncisión faraónica: en ella se amputa el clítoris, los labios menores y mayores, continuando la operación con el cosido, bien sea con alambre, hilo de pescar o pasta casera, únicamente se deja un pequeño orificio para la menstruación. En la mayoría de los casos esto no será lo peor, dado que, a estas niñas se les practicará una vez convenientemente casadas la apertura de dicho cosido.

Estas prácticas, si bien marcarán de manera irreparable la vida de estas niñas, les ocasionará consecuencias físicas perpetuas, que irán desde infecciones a dolores menstruales, infertilidad, pasando por un infierno en sus partos, siempre que, en el mejor de los casos, sobrevivan a la operación.

Orígenes de la ablación o mutilación genital femenina

El Dr. D. Sylla Abdoulaye sitúa el origen de esta práctica, dentro del continente africano, en el Imperio Egipcio. El origen emana de una corriente filosófica que identificaba al universo con un fluido estático, que contenía todas las realidades futuras, denominada 'Noum'. Dentro de éste, el 'Atoum' era su primera manifestación vital, del cual procedían todos los seres humanos, hombre y mujeres. No obstante, la naturaleza andrógina de este ente desencadenaba la androginidad divina de unos y otros. La práctica de la ablación y la circuncisión en los niños resultaba, para las poblaciones del Nilo, la manera de orientar sexualmente a los jóvenes recién salidos de la pubertad. Con el paso del tiempo, la memoria de esta realidad filosófica se perdió, y de manera errónea algunos consideran esta práctica como un legado del Islam.

Mama Samateh, gambiana, en su más tierna infancia sufrió las consecuencias de la ablación. Actualmente

La supermodelo somalí Waris Dirie hizo que la ablación se hiciera conocida tras reconocer haber sufrido esta práctica a los cinco años de edad

preside la Asociación de Mujeres Anti-Mutilación (AMAM). Para esta activista incansable, "Se mutila a las mujeres en nombre de la religión y de la cultura, sin embargo no existe ningún versículo del Corán que explicite la obligación de esta agresión física contra la mujer. El problema es que a menudo las mujeres no saben leer y por tanto no tienen capacidad de defenderse".

El doctor D. Sylla expone en algunos de sus escritos, a los que bien podemos acceder a través de cualquier buscador de Internet, de manera casi tan atroz y estúpida como la práctica, la justificación de la misma, así como lo inadecuado de su prohibición. Nos regala frases del tipo: "¿Qué entendemos por barbarie? ¿En qué la excisión puede ser calificada de práctica bárbara?", o “Claro que la excisión no es un acto civilizado, si se entiende por civilizado lo que no pertenece a la civilización europea”. Simplemente… no hay palabras.

La explicación egipcia trata de dar un origen filosófico basado en el orden natural del cosmos, a lo que a todas vistas constituye un hecho delictivo, cruel y sanguinario contra las mujeres. Otras explicaciones más populares ven el sentido de esta práctica en la necesidad de evitar la promiscuidad de la mujer, asegurándose así la virginidad de éstas en sus concertados matrimonios. Quizá esta última refleje de manera más fehaciente lo que lleva a una partera a mutilar con una cuchilla y bajo mucho dolor la feminidad de una niña, en muchas ocasiones, a la postre, convencida por sus madres, de que es lo más adecuado para ellas.

Waris Dirie, la flor del desierto

Sería Waris Dirie, supermodelo somalí, quien hiciera llegar al público en general la atrocidad de la ablación. Su vivencia personal, relatada en el cinematografiado libro 'Flor del desierto', abrió los ojos a miles de personas ciegas ante este atentado contra la vida de las mujeres.

Esta activista defensora de los derechos de la mujer narró al mundo la vergüenza de esta práctica, el dolor

Recientemente se ha descubierto la ablación de dos hermanas de origen malinense de tres años y 15 meses respectivamente, que residen en Mallorca

de las niñas que se ven sometidas a ello, así como la necesidad de conseguir su prohibición absoluta. Embajadora de la ONU, daría luz a la 'Fundación Waris Dirie' (www.desertflowerfoundation.org), en la que se recogen los últimos hitos y noticias acerca de esta problemática, así como los fines de esta fundación.

Si bien, para la mayoría de los humanos lo relatado constituye un hecho casi indigno de la condición humana, e incluso ajeno a nuestra realidad, amanecemos en España, con la noticia de las niñas mallorquinas, victimas de ablación, en uno de sus viajes a su país de origen. De ello tan solo hace un par de días. Quizá sea hora de no dejar en el olvido estas realidades y plantar cara de manera activa a esta problemática. Esta es mi manera, cada uno debería elegir la suya.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario