Domingo 30 de marzo de 2014,
Bottup.com

El ‘desnudo protesta’ y las fotografías de Jam Abelanet

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
El reportaje fotográfico de Abelanet ha creado polémica en Francia

Image

Las modelos de los talleres artísticos de París se
manifestaban así para reclamar un salario más adecuado y justo

PARÍS (Francia) -/  Desde la bella Friné, la modelo amante y musa del escultor griego Praxíteles,
quien la inmortalizara como representación de la diosa Afrodita allá
por el siglo IV a. C., hasta nuestros días, el canon griego ha
perdurado de igual manera que el culto al desnudo de la mujer
como eterno icono de belleza que, en algunos casos, también es válido
también para la protesta.

El vídeo: ‘Nues dans le metro’

Pero actualmente, en estos tiempos de huelgas y reivindicaciones salariales, han sido las modelos de los talleres artísticos de la ciudad de la luz las que, a mediados de este mes y tan desnudas como vinieron al mundo, se manifestaban así para reclamar un salario más adecuado y justo.

Image
Una de las fotografías de Abelanet en el metro parisino

En cierto modo, estas trabajadoras del modelaje artístico realizaron su protesta reivindicativa como si de una ‘huelga a la japonesa’ se tratara, es decir, trabajando más de la cuenta. Pues su trabajo no es ni más ni menos que ése, posar desnudas para escultores, pintores o fotógrafos, lo que llevaron a cabo en los jardines de un palacio del siglo XVI que sirve de sede de las dependencias de asuntos culturales de la capital francesa. (Ver El País: ‘Una reivindicación desnuda frente al recorte salarial’). Con la, por otra parte, ampliamente extendida práctica de lo que se debería denominar ‘desnudo protesta’.

Y si no, véase, por citar sólo unos ejemplos, las más de un centenar de personas que, convocadas por la asociación Anima Naturalis, se manifestaron a principio de año ante la catedral de Barcelona contra la industria peletera y la indiscriminada matanza de animales que ella trae consigo; pero también en contra de las corridas de toros, las carnicerías llevadas a cabo contra las focas o, incluso, como protesta a despidos laborales injustificados.

Pero dejando a un lado estos prosaicos aunque legítimos fines para volver al aspecto que de arte tiene el tratamiento del desnudo humano, la polémica entorno al tema se había desatado pocos días antes con las instantáneas del fotógrafo francés Jam Abelanet y sus ‘Fantaisies souterraines’, una serie de cincuenta fotografías de desnudos femeninos realizadas en el interior del metro de París.

El revuelo organizado en Francia ha sido enorme, mientras que el autor aclaraba que el trabajo fotográfico es “un homenaje al metro, a estos lugares tan particulares que todo el mundo frecuenta por la mañana para ir al trabajo y a los que nadie parece prestarles la menor atención. Esos lugares que se llenan a diario de millones de personas, pero donde nadie jamás se detiene para observar tal luz o tal arquitectura”. Las instantáneas, que no han dejado indiferente a nadie, se han publicado en un libro de ochenta páginas editado por Regage Editions que ya está a la venta en librerías y tiendas especializadas.

Por este nuevo proyecto, Abelanet ha sido muy criticado en distintos ambientes, siendo las críticas más duras las provenientes de la RATP (red de metro de París) por poner en peligro a las propias modelos y perturbar el orden en la red del metro parisino. Abelanet, por su parte, explicó que “las fotografías fueron realizadas por la mañana temprano o muy tarde en la noche, nunca en horas punta. Las chicas se fueron cambiando en el metro, para luego iniciar la sesión”.

El polémico autor es, asimismo, realizador de spots para televisión, videos musicales y reportajes de viajes por todo el mundo.

Más información:
http://www.jam-abelanet.com/SOMMAIRE.html

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario