Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

El dinero como bien común e instrumento facilitador

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Es necesario el cambio de uso del dinero, hasta ahora utilizado para generar beneficios, hacia otro más social que revitalice la vida económica y social

Tengo algunas ideas, que me gustaría debatir con otras personas. Son propuestas que me parece sería interesante analizar, ya que podrían resolver o al menos ayudar a resolver la crisis actual, pero además evitar que en el futuro se vuelva a generar algo parecido.

La función que se le está asignando al dinero, como instrumento de manipulación, es la principal causa, junto a la impunidad de los poderes financieros, de la actual crisis

Creo que es la función que se le está asignando al ‘dinero‘, como instrumento de manipulación, la principal causa que, unida a la impunidad de los poderes financieros, ha generado la crisis.

También me parece necesario empezar por definir una idea que a mí me parece evidente, pero que no veo reflejada, en la práctica, en la sociedad:

El dinero es un bien común, instrumento para facilitar la vida económica y social, y si bien es cierto que en tiempos su control estaba en manos de los poderosos, las estructuras políticas han cambiado, y ya es hora de que ese control pase a las manos del pueblo soberano, representado por gobiernos legítima y democráticamente elegidos.

Es decir, el dinero es patrimonio de la humanidad, por lo que su control no debe estar sometido a ninguna entidad privada o con ánimo de lucro.

El monopolio de su emisión y control, corresponde por tanto a los gobiernos, que decidirán, en función de las necesidades reales, el volumen de dinero en circulación, su valor, distribución y recuperación, ya que, al igual que un cuerpo vivo, el dinero viene a representar a la sangre que circula, facilitando la actividad vital de los distintos órganos, retornando al corazón, que lo vuelve a redistribuir…

Desde esta perspectiva, el Gobierno desarrollará su actividad de servicio a la ciudadanía sin más limitaciones que la capacidad de producir y realizar esos servicios por las mismas personas organizadas en unidades productivas, que a su vez obtendrá recursos financieros para mantener actividades de intercambio entre las distintas personas.

Ya es hora de que el control del dinero pase a manos del pueblo soberano, representado por gobiernos legítima y democráticamente elegidos

Es decir, el Estado entrega el dinero a la sociedad por medio de retribuciones a sus colaboradores (funcionarios, empresas suministradores de bienes y servicios) y a la sociedad civil de forma individualizada, mediante pensiones, subsidios, subvenciones, etc., en definitiva, mediante un salario social que facilite la vida de todas las personas.

Para que el sistema funcione es necesario que la circulación del dinero sea completa, es decir, que vuelva a su origen (el Estado) para, desde allí, volver a iniciar el ciclo de participar en la actividad económica global.

Pero para conseguirlo, sin atascos ni turbulencias, es necesario que ese retorno se produzca de forma fluida, evitando su acumulación o retención o la generación de dinero ficticio, en forma de créditos ‘anidados’, lo que actualmente ocurre por la intervención de los bancos, que al prestar sus depósitos están, en cierta forma creando dinero ‘nuevo’ e inexistente.

Para garantizar ese retorno de todo el dinero en circulación, el método más acorde con lo que se viene haciendo actualmente, sería el pago de impuestos. Al menos teóricamente, éstos deben calcularse de forma que, cíclicamente, el dinero vuelva a las arcas del Estado, que decidiría aumentar o retirar volumen de dinero en circulación, en función de las circunstancias económicas de cada momento.

Pero también se podrían estudiar otros medios:

Dinero con fecha de caducidad:

Si los billetes emitidos tuviesen una fecha de caducidad, el último poseedor tendría que ‘devolverlo’ al Estado, quien le daría dinero nuevo, o lo aceptaría como pago de impuestos.

Algunas propuestas para recobrar el uso ‘social’ del dinero son la emisión de dinero con fecha de caducidad o la utilización de dinero identificado

Dinero ‘Identificado’:

Cada billete se controlaría por su número de serie, de forma que se podría hacer un seguimiento de su ‘historia’ y redistribución, incluido su uso ‘electrónico’, ya que dichas transacciones se relacionarían con un número de serie determinado.

Estos sistemas supondrían, posiblemente, la desaparición del concepto tradicional de ‘ahorro‘, en cuanto a que consiste en la acumulación, durante un tiempo indefinido, de cualquier cantidad de dinero, salvo por periodos cortos de tiempo.

Pero fomentarían, al mismo tiempo, un tipo de ahorro más interesante en cuanto a la eficacia: se tendería a la acumulación de valores reales como por ejemplo, joyas y obras de arte, productos imperecederos, etc.

Posiblemente puedan surgir más opciones. De lo que se trata, es de tomar medidas que acaben con el abuso de los actuales administradores del dinero, a los que, lo único que les preocupa es su propio beneficio, desmedido e intolerable para el conjunto de la sociedad, que debemos de construir y mantener entre todas las personas que poblamos este planeta.


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Anónimo 17/11/2010 en 17:25

    Los ciudadanos poco o nada pueden hacer para denunciar a los que roban. que casi siempre son los mismos estan protegidos por ellos mismos, no se salva
    nadie de esta verguenza cada vez es peor y mas facil para los cobardes que se esconden con altos cargos

  2. Anónimo 05/07/2010 en 13:39

    ¿que cree que pueden hacer los ciudadanos para denunciar a los politicos que roban el dinero que a veces es público

Participa con tu comentario