Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El dolor siempre deja huella

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

La violencia contra las mujeres aún se encuentra presente en las sociedades del siglo XXI

Rompiendo a llorar, muchas veces, nuestras féminas se desahogan, porque el dolor siempre deja huella: el dolor físico y psíquico de una mujer que fue maltratada. Y es que nunca ha sido realizado un estudio sobre la capacidad que poseen las hijas de Eva para soportar ambos dolores ya expresados: el físico y el psíquico. El dolor de una mujer siempre es inmedible, porque poseen un capacidad adaptación a soportarlo infinita…

El imperio de la fuerza siempre ha prevalecido sobre la mujer. “A medida que el hombre conquista el mundo -ha comentado Susan Brownmiller, también se apodera de la mujer”. Hemos de entender que la esclavitud fue un asunto de racismo -en el más amplio sentido de la palabra- de los hombres blancos hacia los negros, pero también constituyó una dominación del hombre blanco sobre la mujer de raza negra.

El sufrimiento de muchas mujeres se traduce en su propia muerte a manos de esos hombres que entienden que las mujeres son de nuestra propiedad: ¡nada más lejos!

Uno sabe y entiende que ‘violar es matar’ el cuerpo y el alma de cualquier mujer (y de un hombre también) y mancillar su género: cuerpo y alma, alma y cuerpo convertidos en mujer-objeto.

¡Dios las conserve en la gloria! a nuestras mujeres. Sangrando dolor femenino de ese corazón inmenso que poseen todas ellas, que son los seres más maravillosos creados en nuestro universo… El sufrimiento de muchas mujeres se traduce en su propia muerte a manos de esos hombres que entienden que las mujeres son de nuestra propiedad: ¡nada más lejos!

“Pasan los días, se vienen los meses, y mis lágrimas negras ya de tanto llorar, me aconsejan que me marche de mi casa, y deje a mis dos hijos del alma –polluelos aún– solos. Mi esposo me pega todos los días. Parece ser que… es por costumbre, por afán de maltratar por maltratar, por afán de superioridad, por fuerza bruta –de lo cual doy fe de que la posee…–, y estoy amenazada de muerte”, así rezaba una misiva que recibí de una buena amiga de mi juventud, de estudios que cursamos juntos. Su nombre es Estrella: delicada, preciosa, inteligente y sufridora donde las haya. Está viviendo su historia, ahora y no antes, su historia del miedo de las mujeres ante los hombres, y con su corazón dentro de las tinieblas –sangrando dolor femenino– ante la falta de protección en la que se encuentra.

He de recordar las hermosas redondillas de Sor Juana Inés de la Cruz, que dicen: “Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón, / sin ver que sois la ocasión / de lo mismo que culpáis: / si con ansia sin igual / solicitáis su desdén, / ¿Por qué queréis que obren bien / si la incitáis al mal?”.

“Cuantas veces he salido corriendo de casa, con café bebido de un sorbo, y dos dónut para andar el camino a la velocidad del rayo”, continuó diciendo en su sentida y profunda carta. “Después cogía el metro —billete de ida y vuelta–, mezclándome con el mundo, que muerde el pavimento para llevarme unos pocos euros -euros de necesidad- a mi domicilio”. Pobre muchacha, pobre E…, que mala pata ha tenido con su casamiento. Y seguí leyendo: “Llegaba a la oficina para sentarme frente a mi PC, llamaba por el móvil a la pescadería y después al carnicero. Mi organismo empezaba a quejarse: me falta el tiempo y casi el descanso necesario, pues he de preparar la cena cuando llegue a mi domicilio. El estrés lo tengo asentado en mi cerebro, que no para de pensar y más pensar… qué comida he de preparar para mañana. Y por todo este trabajo sólo recibos golpes y más golpes -que me propicia mi esposo- sin motivo alguno”. Aquí no se acaba el sufrimiento.

Es una asignatura pendiente para resolver por los gobiernos de los distintos países del mundo, donde las mujeres son maltratadas psíquica y físicamente

Y continúa E…: “Hoy tengo que salir corriendo para quedarme embotellada en el tránsito; resolver las cosas por el celular, correr el riesgo de ser asaltada o de morir embestida por un bus u otra loca liberada que corre a su oficina igual que yo; instalarme todo el día frente al PC trabajando como una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oído y resolver problemas uno detrás de otro, que, por lo demás, ni siquiera son mis problemas”.

No me nombró el lugar de su próxima residencia, pero cualquiera que sea el sitio donde se halle, sabe uno que, para ella, será como la propia ‘Gloria bendita’: a ciencia cierta, y no me equivoco, mi compañera de estudios se encuentra sembrando su libertad psíquica y sexual, para no ser maltratada nunca jamás.

Esta historia es, sin duda, una asignatura pendiente para resolver por los gobiernos de los distintos países del mundo, donde nuestras hijas de Eva son maltratadas psíquica y físicamente por sus maridos, por sus parejas sentimentales, por sus novios, por sus amantes liberales…, y hasta por sus propios hermanos. Piensa uno muchas veces que, cuando estamos aconsejando a una mujer abortar –el tesoro que lleva dentro–, quizá nos encontremos ejerciendo sobre su persona otra violencia de género más… Quizá sería mejor apoyarla psíquica y monetariamente hablando, y por los propios Estados. Mas cuando una mujer dice ¡no!, debemos respetar su parecer. Es el caso concreto de hallarse en estado de buena esperanza, cuando realmente se vuelve a encontrar sembrando su libertad sexual.

Naciones Unidas ha expresado que, en titulares de prensa, sobre un 25% de las mujeres han sido violadas. Insisto: triste pero verdadera realidad. Recordamos la vida de nuestras féminas en Camboya, Liberia, Perú, Ruanda, Somalia… De que nos sirve que se haya establecido el 25 de noviembre de todos los años como ‘Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer‘.

La Coruña, 23 de noviembre de 2012
Mariano Cabrero Bárcena es escritor


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario