Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El Ejército birmano podría haber inicinerado cuerpos de víctimas de las manifestaciones

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La incineración de los cadáveres se inició el pasado 28 de septiembre en un crematorio acordonado por militares, según afirma The Sunday Times

El Ejército sigue practicando detenciones, mientras Naciones Unidas estudia un duro comunicado contra la Junta Militar

Image
Un niño, en una manifestación (Efe)

El Ejército birmano podría haber incinerado cientos de cadáveres, pertenecientes a las personas muertas por disparos de los militares en las protestas de los pasados días, en un crematorio cercado por soldados al noroeste de Yangón, según informa el diario británico The Sunday Times .

Residentes de zonas cercanas han asegurado haber visto pasar varias noches a camiones del Ejército cubiertos con lonas camino del crematorio, de cuyas chimeneas ha estado saliendo humo constantemente en los últimos días, desde que se iniciaron estos viajes, el pasado 28 de septiembre.

Los vecinos han señalado que los militares han cortado a veces las vías de acceso al crematorio y les han prohibido asomarse a las ventanas de sus casas a partir de las diez de la noche, hora del toque de queda.

Según el diario británico, un funcionario extranjero, tras consultar a diversas fuentes, indicó que las autoridades no han identificado a los cadáveres ni han realizado ningún rito budista antes de la incineración. Además, las autoridades han dado órdenes a hospitales y centros sanitarios para que no atiendan a las personas heridas en las manifestaciones, por lo que muchos temen por la salud de los que aún permanecen detenidos.

Nuevas detenciones

Naciones Unidas estudia un borrador de declaración, elaborado por
Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que condena “la represión
violenta” ejercida contra los manifestantes

La Junta Militar ha informado, a través del periódico gubernamental ‘Nueva Luz de Myanmar’, de 78 nuevas detenciones de ciudadanos que habrían participado en las protestas. El Gobierno sólo admite la existencia de 10 víctimas mortales y cerca de un millar de detenidos. Fuentes diplomáticas y de la oposición temen que los muertos puedan llegar a los dos centenares y hablan de unos 6.000 detenidos.

Las detenciones se hacen por tres motivos principalmente. Por aplaudir a los manifestantes, por participar en las protestas y por inducir a ellas. Así, la mayor parte de los vendedores ambulantes han desaparecido de las calles birmanas por animar a los participantes, por lo que pueden ser condenados hasta a cinco años de cárcel.

Este periódico informa de diversas manifestaciones habidas en favor de la Junta Militar en varias ciudades. Estos actos son considerados promovidos por el propio Gobierno, que habría obligado a las familias a participar con uno o dos de sus miembros.

Presión internacional

Image
Manifestaciones en Londres (Reuters)

Naciones Unidas estudia un borrador de declaración, elaborado por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que condena “la represión violenta” ejercida contra los manifestantes. “El Consejo de Seguridad -dice el documento-  condena la violenta represión del Gobierno de Birmania contra manifestantaciones pacíficas, incluyendo el uso de la fuerza contra figuras e instituciones religiosas”, según informa Reuters.

Ashin Kay Materhara, uno de los monjes budistas presentes en la galería
de visitantes del Consejo de Seguridad de la ONU, expresó sus protestas por la falta de acción del organismo
internacional

El borrador pide también “la liberación inmediata de las personas detenidas” y que las que resultaron heridas “tengan acceso a cuidados médicos”.

China mantiene que lo ocurrido en Birmania es un asunto interno de aquel país sin consecuencias externas

Mientras China sigue manteniendo que lo ocurrido en Birmania es un asunto interno de aquel país sin consecuencias externas, el enviado de la ONU a Myanmar, Ibrahim Gambari, informó ante Naciones Unidas de las “consecuencias internacionales” que puede tener el conflicto birmano.

Ashin Kay Materhara, uno de los monjes budistas presentes en la galería de visitantes del Consejo de Seguridad de la ONU ante la que informó Gambari, expresó sus protestas por la falta de acción del organismo internacional.

“Todos los días -dijo- atacan a los monjes y matan a la gente que está en su contra. Cada día, cada minuto, cada hora. No hay tiempo para hablar, necesitan hacer algo para asegurar que nuestro Gobierno se detenga”.

Tras la la visita de Gambari, el jefe de la Junta Militar, Than Shwe, declaró que accedería a entrevistarse con la lider de la oposición Aung San Suu Kyi, siempre que abandonara su “confrontación contra el Gobierno”. Nyan Win, portavoz de la Liga Nacional por la Democracia (LND) de Suu Kyi, valoró como positivo este cambio de actitud del Gobierno, pero se negó a aceptar condiciones previas al eventual encuentro.

La presión cidadana contra la Junta Militar se materializó este fin de semana en las manifestaciones convocadas en diversas ciudades de todo el mundo. La más numerosa tuvo lugar en Londres, con la asistencia de unas 10.000 personas. Y la campaña bloguera impulsada desde Free Burma llega ya a los 14.000 blogs inscritos.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario