Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El escape radiactivo de Ascó fue muy superior a lo declarado

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Centra Nuclear de Ascó (Greenpeace)

El Consejo de Seguridad Nacional abre expediente a la planta y le acusa de ocultar información y de un control deficiente del material radiactivo

Tras señalar que “no existe riesgo para la población”, el CSN afirma
que “está trabajando en la apertura de un expediente sancionador al
titular y le exigirá que se depuren responsabilidades”

El escape radiactivo de la central nuclear de Ascó fue muy superior a los datos que sus responsables enviaron el pasado 4 de abril al Consejo de Seguridad Nacional (CSN).

En una dura nota , el CSN ha acusado a la central de “inadecuado control del material radiactivo” y de proporcionar “información incompleta y deficiente”. El suceso ha pasado del nivel 1, calificado inicialmente, al nivel 2, lo que lo convierte en uno de los cuatro incidentes nucleares más graves habidos en España.

Según el Consejo, unas 150 particulas de diversos isótopos
radiactivos salieron a la atmósfera, aunque la inmensa mayoría se
depositó en los tejados de la central y no llegó al exterior.

Tras señalar que “no existe riesgo para la población”, el CSN afirma que “está trabajando en la apertura de un expediente sancionador al titular y le exigirá que se depuren responsabilidades“. El escape se produjo el 26 de noviembre, durante unas operaciones de recarga de combustible, y fue Greenpece quien denuncio el incidente e informó de unos niveles de radiación que ahora se han visto correctos.

La Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV), titular de Ascó, informó entonces de la fuga pero con datos muy inferiores a los reales, datos que mantuvo durante la reunión que el CSN celebó con los alcaldes de la zona para informar del incidente, el 9 de abril.

Según el Consejo, unas 150 particulas de diversos isótopos radiactivos salieron a la atmósfera, aunque la inmensa mayoría se depositó en los tejados de la central y no llegó al exterior.

Para confirmar que nadie ha recibido una radiación superior a la permitida, el Consejo va a examinar a unas 800 personas que hayan visitado la planta desde que se produjo el escape.

En 2005, otro grave suceso en la central Vandellós-2, también gestionada por ANAV, supuso un Nivel 2. Ese incidente, que fue calificado por el CSN como “el más grave después del accidente de Vandellós-1” en 1989, fue ocultado por ANAV durante meses.

Ante la “operación irresponsable de estas centrales nucleares por parte de ANAV”, Greenpeace “exige al CSN y al Gobierno que retire la licencia de explotación a ANAV y suspenda cautelarmente la actividad de estas centrales nucleares”, según un comunicado de la ONG.

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 25/04/2008 en 7:06

    ASCÓ

    Rafael del Barco Carreras

    Es noticia este abril del 2008. El Ebro contaminado, ¡pobre río! Esa Central es otro monumento a la GRAN CORRUPCIÓN. Lo de menos es que la construyera el franquismo sin la mínima oposición. Si la patria del progresismo, la Rusia Soviética, las construía, a nadie se le ocurriría una simple manifestación en contra. Después las hubo, y en demasía, hasta la histeria y muertos, clamando por las “alternativas”. Pero si el petróleo, las hidroeléctricas o el carbón son igual de peligrosas, contaminantes o destructivas del medio ambiente, y las “alternativas” son más un deseo que sustancial realidad, y nadie quiere quedarse a oscuras, de nuevo se plantea la “energía atómica”. Es cuestión de léxico, “fusión” o “fisión” “blanca o negra”, “calor frío o caliente”. Trasvase o simple tubería.

    Una zona caliente la de Tarragona, pero si como me escribe un buen comentador de temas “calientes”, él ya no cree ni que la tierra sea redonda, a mí que desde el Poder se trasformen los blancos en negros y todos traguemos, si se emplean a fondo con sus Teles y periódicos, hasta me parece bien. Lo que ya no me parece tan bien es que para enterarme de uno de los estropicios más graves de esa Central deba leer un librito del secretario de Juan Piqué Vidal, Antoni Piñol, “La toga manchada de Piqué Vidal”, 1998 (que repito fue a denunciar a su jefe a Fiscalía y salió denunciado, y condenaron a año y medio por chantajear al rey del chantaje en Barcelona). Y no me preocupa el alarmismo de si como en un Chernóbil Cataluña y España pudo saltar por los aires, sino algo mucho peor. Los cheques bancarios que se fotocopian en el libro y que sirvieron no solo para hacer desaparecer de una “acción popular”, denuncia en el Juzgado n. 3 de Reus, proc. abv. 90/90, al Presidente de FECSA de entonces Luis Magaña Martínez, y al de HIFRENSA, propietaria de la Central, Jaime Carrasco Belmonte, sino que a la par, en pasteleo entre el Presidente González y Jordi Pujol (los dos en uno se trasmutaban en Franco) la prensa se callara “para no alarmar”. Leer la denuncia interpuesta por el abogado medioambientalista (se define) Marc Viader Pericás por el incendio en la Central el día 19 de octubre de 1989, clasificado por la Organización Internacional de la Energía Atómica como incidente serio y grave de nivel TRES, el cual pudo producir la muerte de incontables especies y hasta la extinción física de la salud de la población humana de Cataluña, dice tal cual… y siguiendo con lo de la falta de refrigeración del núcleo, etc… se me encoge tanto el corazón que debo no creerlo para seguir tan tranquilo en mi casa.

    Ignoro en que acabó la denuncia donde solo se acusó a gente de segunda fila, pero sigo preguntándome que hacía el Bufete Piqué Vidal manejando varias decenas de millones por un incendio en esa Central. Pregunta estúpida, porque FECSA pagó millones a la GRAN CORRUPCIÓN, según confesión de sus propios CAJEROS, en negro (bolsas del Corte Inglés de 50 en 50 millones), no solo por ese incendio, sino por los chantajes de Pascual Estevill, y colaborando en chantajes y repartos los abogados de la propia eléctrica, los Vives Rodríguez de Hinojosa.

    No me pronuncio por mis limitaciones técnicas y hasta culturales por cual de las alternativas que la humanidad tiene para producir energía es menos mala, pero que lo menos malo se convierte en terrible, según quien lo maneja, de eso no me cabe la menor duda.

Participa con tu comentario