Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El ex-secretario de gobernación pidió a la prensa ‘hablar bien’ de la nación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / La solicitud llega cuando tanto en EEUU como en México se llevan a cabo detenciones relacionadas con el narcotráfico que implican a funcionarios públicos mexicanos

“(…) El amor no se mide, no se compra ni se vende. Tiene valor cuando se manifiesta sin esperar nada a cambio“. (…) Autor desconocido.

Tijuana. Hará cosa de mes y medio, más o menos, el ahora ex-secretario de gobernación, Fernando Gómez Mont, le solicitó a los periodistas reporteros y cronistas de la República, a través de una conferencia de prensa, que no se hablara mal de la nación, que no se dijeran en forma insistente los malos hechos sucedidos aquí, se pidió congruencia en las narrativas periodísticas y a ese llamado se sumaron aquellos náufragos, oportunistas, partidistas, que no faltan en la política.

Hace menos de una semana se apresó a por lo menos 43 personas en EEUU, en un operativo anti drogas, entre ellas, al Director de enlace de la procuraduría de justicia

Como ciudadanos comunes y corrientes dentro de esta profesión —no digo que lo sea profesionalmente—, ¿de qué podríamos hablar que fuese bueno? Iniciemos… ¿Con qué le gustaría iniciar? Bueno, iniciemos con lo que más agrada a las masas, a lo que nos embelesa, esas dos horas que dura el encuentro, ese bello deporte que es el fútbol, pero, ¿qué podríamos decir bueno de él? ¿Acaso le gustaría recordar que en México tenemos una selección hecha de gente ilusa o ilusionista, de gente que cree que repitiendo los mismos resultados y fracasos de cada cuatro años es cosa buena de hablar? Lo malo es que se enojan si se les dice lo mediocres que son, lo timoratos, lo faltos de agallas para demostrar con hechos lo que de sus bocas sale, y entonces a uno lo juzgan como traidor a la patria, vendido o ciego. Eso por decir las cosas menos insultantes que se puedan leer.

¿Decir algo bueno de algún funcionario público? Eso también está medio difícil, porque reza un refrán popular: ‘Políticos vemos, mañas no sabemos’. De ello nos enteramos cada día que transcurre, porque sus acciones, aunque entre gobernantes no se miren, la ciudadanía, los periodistas o los caza-noticias si se dan cuenta perfectamente de cada movimiento de ellos y también se les juzga de fea forma.

Decir que: “Gracias al Gobierno del Estado o municipal, la ciudad de Tijuana vivió una gran noche al haber gozado de la presentación en vivo de la rockera Alejandra Guzmán, en un espectáculo masivo y gratuito para los asistentes”. Creo, y como ciudadano conociendo de las carencias visibles, que sería por demás ridículo, falto de ética, y le convertiría a uno, en uno más de esos a los que solo les interesa encontrarse en el poder y gozando viendo sufrir a ese pueblo que se encuentra marginado de todo tipo de oportunidades.

Debo aclarar que si esta presentación se dio a conocer en todos los periódicos locales, en las televisoras, en las radiofusoras, por lo que es lógico el interés comercial de ellos, ya que al Gobierno no le interesa desembolsar mínimo 50 ó 100.000 controlados dólares para pagar estas presentaciones artísticas, además del costo de las publicidades, como ya se vio anteriormente con la Sra. Rebeca de Alba, en lugar de invertirlos en beneficios populares, llámese alumbrado publico, pavimentación de calles, o reparación de drenajes pluviales.

Ante ‘el gran evento artístico’ se olvida además que horas atrás en esta ciudad se detuvieron a más de 50 elementos policíacos en activo por la misma razón del narco, protección o servicio a delincuentes

Digo dólares controlados porque la Secretaría de Hacienda así lo dictaminó sin conocer el movimiento monetario de esta frontera. Véase: fugas de cuenta-habientes de dólares a USA. Perjudican a Tijuana.

Regresando a lo anterior, a la presentación, esto se convierte en un evento que lleva a olvidar que hace menos de una semana se apresó a por lo menos 43 personas en San Diego, California (EEUU), en un operativo anti drogas, entre ellas, a un actual funcionario público de la procuraduría de justicia de nombre Jesús Quiñones Márquez, quien ostentaba el cargo de Director de enlace. Además de haber detenido también a policías que se encontraban en activo y ex policías de esta misma ciudad, todos coludidos con el narcotráfico.

El pueblo, ante ‘el gran evento artístico’ olvida además que horas atrás, en esta ciudad se imitaron las acciones estadounidenses y también detuvieron a más de 50 elementos policíacos en activo por la misma razón del narco, protección o servicio a delincuentes.

Aunque haya quien diga que esta acción es solo una bomba de humo para distraer la atención de lo que realmente está pasando dentro de las corporaciones policíacas de Baja California, el hecho es que se dice que: “quienes realmente son beneficiados por la delincuencia no se les toca un pelo, aunque todo el mundo sepa quien es”. Y ante eso, ¿quieren que se hable bien y sin exageraciones?

¿En qué país vivimos? ¿Qué tan densa es la nube de humo que no acaba de disiparse? Debemos hablar bien del país, de la nación, olvidar que cuatro reporteros más fueron secuestrados el lunes 26 de julio en Gomes Palacio Durango, México, mientras cubrían el reportaje de un motín en las afueras de la penitenciaria local. Hecho del que, por lo menos, al redactar la presente nota ya se tiene información de la aparición de tres de ellos con vida, dos rescatados por las fuerzas federales, otro fue abandonado en un camino vecinal, quedando pendiente ya solo uno por aparecer.

¿Debemos hablar bien sabiendo todo el mundo que este es un país de alto riesgo para el periodismo? ¿Que no se puede decir nada porque los narcotraficantes se molestan, las autoridades se ofenden si se les pide resultados o se muestran reportajes de investigaciones que ellos como autoridad no saben o no quieren hacer? ¿De qué quieren que hable un periodista honesto, señores gobernantes? Público… ¿de qué quieren que hablemos si buenas acciones no miramos? ¡Dios Salve América!


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario