Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

‘El extranjero’, de Albert Camus: la historia de un hombre solo y vacío

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Portada del libro

Crítica: Ficción
Desde el principio Camus nos dibuja un ser sobrio, casi insensible.
Un personaje capaz de sentirse incómodo por el silencio en el velatorio
de su propia madre y lamentar no poder disfrutar de tiempo libre en ese
mismo instante.

Algunos autores prefieren traducir el título de esta obra como ‘El extraño’ en lugar de ‘El extranjero’. Este supuesto toma su sentido desde el momento en que vamos descubriendo la personalidad de Meursault, el protagonista.

Desde el principio Camus nos dibuja un ser sobrio, casi insensible.
Un personaje capaz de sentirse incómodo por el silencio en el velatorio
de su propia madre y lamentar no poder disfrutar de tiempo libre en ese
mismo instante, “hacía mucho que no iba al campo y sentía el placer que habría tenido en pasearme de no haber sido por mamá”. Ni siquiera la muerte de su madre hace despertar a Meursault de su tediosa rutina.


Un personaje cuya alma está sujeta a los avatares de un destino contra el que no merece la pena luchar
Meursalt: “…tiré aún cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que las balas se
hundían sin que se notara, y eran como cuatro breves golpes que daba en
la puerta de la desgracia”

El destino

“Tras otro momento de silencio murmuró que yo era un extraño, que sin duda me amaba por eso mismo”. María, la amante de Meursault, es la primera en darse cuenta de que se trata de un ser especial.

Un personaje cuya alma está sujeta a los avatares de un destino contra el que no merece la pena luchar. Ese destino, muy presente en la novela, lleva a Meursault a cometer, sin motivo aparente, un asesinato. “…tiré aún cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que las balas se hundían sin que se notara, y eran como cuatro breves golpes que daba en la puerta de la desgracia”.

La certeza de su ejecución no consigue sino demostrarle, una vez más, que no se puede luchar contra la fatalidad.

Un relato claro y sencillo

Ese constante ‘dejarse llevar’ por la vida y no intentar ir más allá marcan el ritmo de la novela. Las frases son muy cortas. En ocasiones de tres o cuatro palabras. La claridad expositiva y la continuidad del ritmo compensan la falta de giros inesperados en la historia.

Camus, el hombre sin patria

Ni argelino ni francés, Camus busca una patria con la que sentirse identificado. El comunismo será su primer intento, después llegará el teatro. Llegó a fundar dos grupos teatrales: ‘L’equipe’ y ‘Theatre du Travail’. Sus obras más relevantes son ‘El extranjero’, ‘El mito de Sísifo’ y ‘La peste’.
Premio Nobel en 1957, su discurso le alejó de anteriores tendencias izquierdistas. Murió el 4 de enero de 1960 en un accidente de coche.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

8 Comentarios

  1. Anónimo 02/04/2008 en 15:14

    el extranjero de camus es una obra que me ha dejado solprendida ya que un ser con tal insencibilidad no podria ser un personaje existente en estos ultimos tiempo de siglo…

  2. Anónimo 02/04/2008 en 15:10

    el extranjero de camus es una obra que me ha dejado solprendida ya que un ser con tal insencibilidad no podria ser un personaje existente en estos ultimos tiempo de siglo…

  3. Anónimo 27/09/2007 en 14:37

    en q se parece albert camus a el protagonista meursault y la comparacion, por q se titula el extranjero, fenomenos naturales que intervienen en la obra.

  4. Anónimo 07/09/2007 en 3:17

    A Carlos: Ýa me contarás :-) . Yo iré cogiendo ‘El Extranjero’

  5. Anónimo 07/09/2007 en 3:17

    A Carlos: Ýa me contarás :-) . Yo iré cogiendo ‘El Extranjero’

  6. Carlos Núñez Sánchez 19/08/2007 en 9:13

    A Celia: Pronto leeré ‘La peste’ porque me ha impresionado mucho ‘El extranjero’. Si se parece a ‘Ensayo sobre la ceguera’ me gustará. Hace años que lo leí pero nunca he olvidado el momento en el que todo se hace “una blanca luz cegadora”. Un sauldo.

    A John: Estoy de acuerdo contigo. Al leer a Camus he pecibido la sinceridad de un escritor sin pretensiones grandilocuentes.

  7. John Joseph Kenneth Bonham 19/08/2007 en 0:46

    Cuando se lee a Camus se lee a un amigo, sus escasos libros son tan pedagógicos en la mayeútica que superan la linea entre el escritor o el filósofo para ser el amigo, aquel al que se cuenta y que te cuenta sus pensamiento en una sociedad que, deleznada, colapsa poco a poco.
    Un placer y un vínculo de amistad en forma de celulosa.

  8. Anónimo 18/08/2007 en 8:05

    ¿Has leído ‘La peste’? Escalofriante, angustiosa, un monstruo de las letras el tal Camus. Se nota su huella también en ‘Ensayo sobre la ceguera’ de Saramago, que también te recomiendo encarecidamente. Me has recordado las ganas que tenía de leer ‘El extranjero’ :-)

Participa con tu comentario