Viernes 15 de diciembre de 2017,
Bottup.com

El franquismo arrebató la identidad a miles de niños

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Niños formando como ‘Pelayos’ durante la postguerra

El juez Baltasar Garzón senuncia el robo “sistemático” de niños republicanos para darlos en adopción y educarlos en la ideología del régimen franquista

Image
El magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón

El Juez Baltasar Garzón
sostiene en
el auto en el que se inhibe de la investigación sobre los desaparecidos
en la Guerra Civil y el franquismo que as autoridades franquistas
podrían haber desarrollado un plan “sistemático, preconcebido y con
verdadera voluntad criminal” para el “robo” de menores hijos de madres
republicanas muertas, presas, ejecutadas, exiliadas o simplemente
desaparecidas entre 1937 y 1950, a los que luego se les cambiaba el
apellido “para permitir su adopción por familias adictas al régimen”.

Garzón: “[fue]Entre 1939 y 1949, a través de todo un
entramado de acciones y organismos, sobre todo el Servicio Exterior
de Falange”
Muchos ingresaron en las instituciones públicas del régimen
(Auxilio Social) al estar sus progenitores encarcelados o desaparecidos

Garzón, considera que la
dictadura franquista “pudo haber propiciado la pérdida de identidad de
miles de niños en la década de los años 40”, al arrebatárselos a sus
padres para educarles según las directrices de la dictadura.

En
el auto, el magistrado mantiene que una de
las razones para sostener que los delitos cometidos por el régimen de
Franco no han prescrito es precisamente la existencia de víctimas “que
puedan estar vivas”.

Garzón se refiere concretamente a aquellas
que, durante su infancia, “fueron sustraídas legal o ilegalmente (…)
y los que fueron ‘recuperados’ contra la voluntad, o sin ella, de sus
progenitores en el extranjero, entre 1939 y 1949, a través de todo un
entramado de acciones y organismos principalmente el Servicio Exterior
de Falange”.

El franquismo, añade, “acometió una segregación
infantil que alcanzaría unos límites preocupantes y que, bajo todo un
entramado de normas legales, pudo haber propiciado la pérdida de
identidad de miles de niños en la década de los años 40, en aras a una
más adecuada preparación ideológica y la afección al régimen”.

Según
el juez, en abril de 1942 el gobierno francés de Vichy clausuró los
centros de refugiados en los que quedaban españoles. Los hombres fueron
enviados a Mathausen o Auschwitz, y las mujeres y los niños, a España.
De estos, muchos ingresaron en las instituciones públicas del régimen
(Auxilio Social) al estar sus progenitores encarcelados o desaparecidos.

“Actuando
de forma clandestina consiguieron que muchos de los niños, no
reclamados o con sus progenitores en prisión, fueran reacomodados y no
tuvieran la posibilidad de conocer sus señas de identidad auténticas”,
dice el auto.

Una gran mayoría de ‘recuperados’ y que según el
documento, lo eran sin que mediara reclamación de las familias, no fue
reintegrada a las mismas, especialmente si se tiene en cuenta el
criterio de la legislación y normas dispuestas sobre la inidoneidad de
las familias republicanas para la educación de los menores en el nuevo
Estado.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario