Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El futuro de la sociedad civil española no atisba buenos horizontes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / La Administración Central, que controla la clase política, no ha sufrido los mismos recortes impuestos a los administrados

Las CC.AA. actúan de la misma forma, incluso falsifican los datos económicos de su déficit y no pasa nada

Está claro que los platos que unos rompieron negligentemente los estamos pagando los de siempre, digamos la clase trabajadora asalariada. Es cómo el algodón, la nómina no engaña, ni se escapa de las fauces administrativas-políticas.

Y si éramos pocos parió la burra, los bancos y cajas de ahorro. Jamás pensé que asalariados con sueldos mileuristas íbamos a pagar la mala gestión de estas entidades.

Pregunto, ¿por qué la Ley está tan manipulada? Si mi empresa cierra, no llega dinero fresco del Estado, nos vamos todos a la calle, nos embargan y a vivir debajo de un puente. ¿Por qué han de tener derecho de pernada estas entidades financieras, negocios, en definitiva, como cualquier otro?

Al no querer reducir el tamaño del pastel donde come tanto inútil, dícese políticos, las deudas se pagarán a costa nuestra y a la vez mantener sus cortijos. Esto tiene una lectura fatal, que consiste en cargarse el circulante, éste en manos del Estado, por lo que el consumo baja en picado, el resto ya se sabe, más empresas que no venden y más paro.

Jamás pensé que asalariados con sueldos mileuristas íbamos a pagar la mala gestión de las cajas de ahorro. ¿Por qué han de tener derecho de pernada estas entidades financieras?

Concretamente en Andalucía, donde organizaban huelgas contra los recortes, antes de las elecciones autonómicas, claro estaba, ahora que ganaron explotando la mentira, se anuncian recortes impresionantes que afectan en un 20% a los ingresos de trabajadores/as cuyo sueldo líquido mensual antes del recorte es de 1.300 euros. El caso de Andalucía es para ser intervenido por la enorme deuda, desconocida, que nadie sabe. Sin embargo, ellos, los despilfarradores y los EREs, siguen con su cortijo intacto. Les pongo un caso de negligencia manifiesta o cara dura superlativa:

Todos los organismos públicos, en la actualidad, no pueden cumplir con su función, pues apenas llega dinero para pagar las nóminas de tanto y tanto personal. El gasto tremendo que causan lo políticos que hay a miles, mantener edificios fastuosos, sedes de sus despachos, etc., un desmadre, pero lo mantienen intacto y se ceban en las nóminas sin compasión. Siguiendo con el mismo hilo, en Andalucía el pastel está repartido entre PSOE, PP e IU, por lo que está claro que todos son iguales.

Con el máximo respeto hacia todas las profesiones y oficios, no puedo tener fe en que un señor repartidor de butano pueda resolver los tremendos problemas de Andalucía, u otros que no han trabajado en su vida en nada, hoy ilustres personajes de la casta política.

Es posible remontar sin sacrificar a la población, es cuestión de eliminar todo el imperio creado por la clase política, y crear una Administración decente y eficaz. Sobre todo, no emprender proyectos que luego no se pueden sostener o pagar a las empresas adjudictarias y expropiados.

Es posible remontar sin sacrificar a la población, es cuestión de eliminar todo el imperio creado por la clase política, y crear una Administración decente y eficaz

No hay duda alguna que el sistema actual permite el desmadre total en todos los aspectos de quienes nos administran, que las figuras de los secretarios e interventores son marionetas en manos de los alcaldes y presidentes de diputaciones. Lo más sorprendente es que quienes se adjudican sueldos tan altos, sean uno o varios, por responsabilidad del cargo, luego resulta que no se les puede exigir responsabilidades y se van de rositas. Hemos tomado una dinámica de locos, una cadena de incoherencias, donde es posible hasta una rebelión civil contra nuestros administradores.

¿De qué sirve una Ley que marque el techo de gasto en las CC.AA.? Esto conduce a que seamos más estrujados los trabajadores en sus nóminas, más impuestos, más de todo y reducir los servicios que hemos de recibir, pues el gran cortijo creado por esta gentuza no se desmontará.

El Gobierno central ha de planificar la estructuras administrativas en todo el territorio, plantillas de políticos, funcionarios, en definitiva el gasto en función del número de habitantes. No podemos trabajar sólo para mantener una administración que vive cómo si fuese rica a costa de empobrecer a la población, que emprende proyectos sin saber cómo los pagará, muchos de estos con un carácter eminentemente electoralista o partidista.

El caso de la Diputación de Granada es impresionante. Varios edificios supermodernos, un empleado con mesa y ordenador por cada tres metros cuadrados, vas a presentar un proyecto de cultura y lo primero que te dicen es: “No hay dinero”. Es verdad, si no hay dinero para cultura, ¿para qué mantener tanto despacho? Se cierra o se rebaja la plantilla lo que haga falta, se vende el fastuoso edificio. Hay alternativas, las mismas que utilizan las empresas privadas cuando es necesario.

España necesita una reforma desde el sótano hasta la terraza, tal cómo vamos es ir a la ruina moral y económica.

No podemos trabajar sólo para mantener una administración que vive cómo si fuese rica a costa de empobrecer a la población

Para el caso concreto de funcionarios (médicos, bomberos, fuerzas de seguridad, jueces…), empleados de la empresa Estado, que por la mala gestión de sus responsables han de ver cómo sus sueldos en muchos casos mileuristas son esquilmados por decretos, habría que reparar en una cuestión: ¿a quién se pide responsabilidades?, ¿al menos una inhabilitación para ejercer cargo público no se merecen? Es muy sencillo, no se puede gastar más de lo que se ingresa, sólo nos podemos permitir lo que podemos.

¿Se imaginan una empresa privada rebajando los sueldos de sus empleados y sus dirigentes siguen con sus lujos?

En definitiva y a la vista de todo lo anterior, nuestro futuro, el de nuestros hijos/as, nietos/as y tataranietos lo veo oscuro, el de la clase política española un oasis dentro del desierto.

Hago una propuesta particular: redactar un manifiesto donde se recojan las medidas necesarias para enmendar los abusos y despilfarros, se defina una ética, reorganizar la administración mediante baremos en función del número de habitantes, limitar el número y competencias de los políticos en beneficio de los profesionales, Consejo permanente de ciudadanos/as de control y con carácter ejecutivo presentado por una asociación a crear donde estemos inscritos la mayoría de votantes, superando los 10 millones. Organizarnos por Internet a base de comités provinciales y presentar este escrito al Gobierno de la Nación trasladándonos (10 millones de personas) ante la presidencia del Gobierno, colapsar Madrid. Así se podrá obligar a que nos escuchen y dejen de reírse en nuestra cara. Es hora de demostrar que el poder está en la ciudanía, en una ciudadanía que está hasta el gorro de incompetentes y vividores.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Funcionario del Estado Hobbys: Componer música, fotografía,escribir, navegar...., maestro de nada y aprendiz de mucho.

Participa con tu comentario