Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El gran desengaño

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Tras vender el sueños de una vida mejor para la nueva generación, el 10% de licenciados están en el paro y el 44% desempeñan un oficio inferior, afortunados si llegan a mileuristas

Recuerdo a mi padre pronunciar una y otra vez la misma frase. Estudia, sácate una carrera para no acabar deslomándote como yo, que con uno que las pasara ‘putas’ en la familia ha sido más que suficiente. Sabe de lo que habla, de deslomarse media vida y de pasarlas putas desde los 14 años cuando se marchó de casa para meterse en una mina en Asturias, de esas que casi ya no quedan por obra y gracia de las reconversiones industriales, antecedentes directos de lo que llamamos globalización y que parece ya tan lejana.

A mi padre, como a la mayor parte de su generación, le vendieron algo, una especie de promesa que decía que sus hijos iban a vivir mejor que él

A mi padre, como a la mayor parte de su generación, le vendieron algo, una especie de promesa que decía que sus hijos iban a vivir mejor que él. Es sencillo subir un peldaño de la escalera cuando uno parte del mismo suelo. Todo consistía en una formación a la que él nunca pudo acceder para, como dicen los viejos, estudiar a los hijos hasta dotarlos de carreras universitarias y con ellas un lugar en el mundo. A fin de cuentas, pensó, si a él que poco más sabía que leer, escribir y las cuatro reglas básicas de las matemáticas, no le había ido tan mal malo sería que a éstos, estudiados, no les fuese mejor. Mi padre es un optimista redomado. Al final, a base de trabajo, consiguió mantener a una familia en unos niveles de vida muy lejanos de los que él había conocido en una corta niñez en la que incluso llegó a conocer el hambre. Eran otros tiempos, suele zanjar, tiempos que nunca volverán.

Pero resultó que la promesa que a él le habían hecho era mentira y, a día de hoy, a duras penas puede aguantar el cabreo viendo cómo sus hijos no están ni de lejos en la posición económica y profesional que él tenía a su misma edad.

Es cierto que nosotros, hijos de nuestros padres, lo hemos tenido más fácil que ellos. Hemos estudiado. Hemos viajado. Y hemos nacido en un país que estrenaba una democracia que, pese a sus múltiples oscuros, se ha convertido en objeto de admiración. Más allá de eso, los que pertenecemos a eso que se ha dado en llamar generación del ‘baby boom’, sabemos que, llegados a este punto, nada es ya lo que era. Lo tenemos asumido y cuando escuece ahí están las noches de los fines de semana para bañar los sinsabores en alcohol. Lo jodido es contárselo a tu padre y ver cómo, al final, éste toma consciencia de que todo en lo que él había creído resultó ser un fraude. Y eso, después de años de fe ciega, es dramático.

Porque eso es a lo que hemos llegado después de la gran revolución silenciosa de la que ha sido objeto España en los últimos años. De la que no existe un culpable claro aunque todos tienen/tenemos su parte de culpa.

Muy bien, señores, hemos hecho lo que nos han pedido, hemos estudiado, hemos sacado carreras, hemos viajado e, incluso, sabemos idiomas. Y ahora, ¿qué hay de lo nuestro?

En principio, como el verbo, fue el licenciado. Hubo un tiempo, ya menos, en que al político de turno se llenaba la boca hablando de “la mejor generación de la historia de España”. Se sacaba pecho por el mundo adelante y, de paso, las estadísticas de jóvenes con estudios superiores. El problema es que la euforia no dejaba ver el otro lado de la calle. Muy bien, señores, hemos hecho lo que nos han pedido, hemos estudiado, hemos sacado carreras, hemos viajado e, incluso, sabemos idiomas. Y ahora, ¿qué hay de lo nuestro?

Lo ‘nuestro’ debería ser un puesto de trabajo acorde a nuestra formación y capacidad. Lo ‘nuestro’ debería ser un salario acorde al nivel de vida del que gozábamos. Lo ‘nuestro’ debería haber sido el correspondiente actual a cuando en 1981 se podía comprar un piso en una capital de provincias por cinco millones de las antiguas pesetas con sueldos que sobrevolaban las 30.000 ‘pelas’ mensuales. Mis padres, y los de muchos, lo hicieron.

Nada más lejos, lo ‘nuestro’ resultó ser, primero, prácticas no remuneradas, luego sí: las primeras que cobramos eran de 150 euros, en 2003, menos que las 30.000 pesetas de 1981. Luego subieron a 400 euros. Ahora ya no lo sé. Lo ‘nuestro’ resultó ser becarios sin contrato y sin seguridad social (hasta 2004) realizando tareas de trabajadores. El negocio perfecto. Lo ‘nuestro’ resultó ser trabajar en negro finalizada la beca bajo unas promesas que nunca se hacía realidad. Lo ‘nuestro’ resultó en contratos basura en los que, con suerte, bordeabas los mil euros acuñando el término de ‘mileurista’. Lo ‘nuestro’ resultó ser becas de o ‘post’ doctorado en una universidad endogámica que no da para más. Lo ‘nuestro’ resultaron ser contratos indefinidos con sueldos ‘mileuristas’, que dejaron de serlo con una crisis que ha demostrado que el despido nunca sale caro. Lo ‘nuestro’, para algunos, es mirar hoy con envidia a unos ‘privilegiados mileuristas’ cuando el paro entre los licenciados españoles está en torno al 10%, el doble que en la UE.

La frustración de una generación la escenificó R. hace un par de meses en una escapada a Francia, mientras, de soslayo, se fijaba en las tarifas de los hoteles que se cruzaba en su deambular por París: “Hay que joderse, pasados los treinta, con carreras superiores, y sin podernos permitir más que un albergue juvenil en el que no funciona el agua caliente”. Sobra decir que los hoteles no eran ni mucho menos los que salen destacados en las guías vacacionales.

Lo ‘nuestro’, para algunos, es mirar hoy con envidia a unos ‘privilegiados mileuristas’ cuando el paro entre los licenciados españoles está en torno al 10%, el doble que en la UE

Las estadísticas son frías, pero llenan titulares, algunos sangrantes. Ahí va otra: mientras en Alemania piensan reclutar trabajadores cualificados en España (para mano de obra sin cualificar ya están los turcos, pensarán los alemanes), en Galicia ser licenciado cada día es menor garantía para encontrar un empleo. 24.560 personas con titulación universitaria ingresan las listas del paro en dicha comunidad, según los datos de enero de 2011. La cifra se ha ido incrementando exponencialmente desde que comenzó la crisis hasta dispararse un 65% desde 2008.

Pero esto no era lo único y la crisis ha acabado por destapar una historia que algunos, que presumían de generación hiperpreparada trataron de ocultar. Esa que dice que el 31,2% de los jóvenes españoles entre los 18 y 24 años ha dejado de estudiar, mientras que la media de los ‘veintisiete’ se sitúa en el 14,4%. Como para no haberlo hecho. La ecuación era entonces sencilla. En los años de bonanza económica nuestros hermanos pequeños tenían ante sí un panorama más que interesante. Ver a sus mayores licenciados malpagados y descontentos o tirarse al maná de la construcción, esa burbuja inexistente que terminó por explotar llenándolo todo de mierda a nuestro alrededor.

¿Por qué estudiar gratis si en la obra se podían hacer 2.000 ‘pavos’ poniendo ladrillos? Y así llegaron las hipotecas de todo a cien, los coches de gran cilindrada de los que presumían algunos de nuestros amigos, las teles de plasma y las juergas en donde el alcohol y las drogas caras corrían a raudales. Mientras, los que no abandonaron, se preguntaban cómo. Ahora, la realidad de la crisis y las obras vacías han llenado los concesionarios de ocasión de coches de gran cilindrada seminuevos y los bancos de unos pisos que siguen estando sobrevalorados. Porque, no conviene olvidarlo, la banca nunca pierde.

Entre medias quedó una isla llamada Formación Profesional, durante años denostada, y que ahora es ese oscuro objeto de deseo. Tal es así que, según el informe Education at a glance presentado por la OCDE el año pasado y que recoge datos del curso 2007/2008, señaba que un 44% de los licenciados españoles entre 25 y 29 años está desempeñando un oficio inferior a su capacidad, cuando la media de la OCDE está en un 23%. Si esto le pasa a los licenciados, ¿qué le espera a los que ni la FP han sido capaces de acabar?

En los años de bonanza económica nuestros hermanos pequeños tenían ante sí un panorama más que interesante. Ver a sus mayores licenciados malpagados y descontentos o tirarse al maná de la construcción

Con el panorama actual se han sucedido las reformas. La primera, del mercado laboral, estaba más preocupada del despido que del verdadero problema: la contratación. Ya se ven los resultados. La segunda, de las pensiones, ha llegado con prisas repentinas y el miedo por bandera. Como con la anterior, el resultado ha sido hacer la casa por el tejado. La culpa es, dijeron, de la demografía (un futurible) cuando el problema real sigue siendo el mismo. No habrá pensiones si la gente no puede trabajar para conseguirlas. Y, ante el silencio de sindicatos y demás agentes sociales (de los partidos mayoritarios, como los mercados han demostrado, nada se puede esperar ya) nos han colado una reforma que obliga a cotizar 38,5 años para disfrutar de una jubilación íntegra, lo que en román paladino significa que para jubilarse a los 67 con el 100%, una persona debe de empezar a cotizar a los 29 años y no dejar de hacerlo nunca. Puede que esto fuera válido para generaciones como las de nuestros padres pero basta echar un vistazo a la calle para entender que este condicionante es una quimera.

A mi padre esta crisis le ha pillado con los deberes hechos. Ahora está jubilado ‘de aquella manera’. Como sólo se puede jubilar en España, país dado a subterfugios legales como si la vida le fuese en ellos. La jubilación ‘de aquella manera’ consiste en que tu empresa de toda la vida decide que ya no le sales a cuenta y como te faltan dos años para los 65 y llevas ya tiempo trabajando para las jubilaciones de otros es hora de que te vayas. Para eso está la crisis, para soltar lastre. Mediante una carta que dice que te despedimos ‘improcedentemente’, te damos la tercera parte de lo que te correspondería en caso de ser una prejubilación real y así te vas los dos años que te quedan a cobrar el paro, que para eso está. Por supuesto, no te despedimos, es un acuerdo por ambas partes, un favor que te hace la empresa, dice ella, una de las multinacionales más importantes del país. Por supuesto, la carta sin firmar no sale de este despacho. Un fraude de ley en toda regla del que nadie habla pero que está a la orden del día, sólo escondido entre la selva de los números oficiales. Y no queda más remedio que aceptar porque uno es bastante inteligente como para saber que mejor ahora, que pasar dos años ‘puteado’ para luego irte con lo puesto.

Ahora mi padre pasa los lunes al sol sin echar de menos los madrugones y preguntando a sus hijos cada cinco minutos si hay “algo en perspectiva”. Antes hablaba de hipotecas y de lo que él llamaba “comenzar a hacer una vida”. Ahora, en una especie de regreso al futuro trasnochado, pregunta a sus hijos licenciados superiores si tienen dinero antes de salir de casa.

Los jóvenes de hoy no están para revueltas puesto que, en su día, se afanaron en decirnos que ya no eran necesarias

La situación se ha convertido en una especie de festival del humor. Hace unas semanas, Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial de Davos (un sitio donde los ricos se la miran unos a otros) tiraba de Perogrullo para afirmar que, en Europa en general y en España en particular, el paro juvenil era “insostenible”. E iba más allá pronosticando lluvia de azufre y fuego: “Puede haber otro mayo del 68 en Europa“.

Sin querer aguarle la fiesta al señor Schwab, lamentablemente y visto para lo que sirvió el primero (los que lo protagonizaron son los que ahora manejan el sistema), dudo mucho que vaya a repetirse un segundo. Los jóvenes de hoy no están para revueltas puesto que, en su día, se afanaron en decirnos que ya no eran necesarias. Llevan años desmontando cualquier atisbo de contestación a base de imponernos deberes en pro de unos objetivos que ahora vemos inalcanzables: carreras, piso, segunda vivienda, viajes de vacaciones, coche, moto, perro… y aún hay quien pretende que se tengan hijos. Vivir por encima de las posibilidades, le dicen ahora a lo que antes era normal.

Los jóvenes no aspiran a una hipoteca. A duras penas pagan un piso compartido con su sueldo de mileurista. Dejen ustedes que nos gastemos lo poco que nos queda en asuntos que, para nada, son traer a un ser humano a un lugar que ustedes (y puede que nosotros) estamos convirtiendo en inhabitable.

¿Ustedes que nos han dejado esto son los que ahora nos reprochan que no tratemos de cambiarlo? ¡Por favor! Y mañana… mañana será otro día. Por no decir simplemente que mañana hace tiempo que dejó de existir.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. cris 17/10/2012 en 16:56

    aunque he llegado de casualidad al articulo y tiene algun tiempo, sigue por desgracia de actualidad. yo soy una de esas personas que tras 5 años de carrera( sin beca por ser hija de autónomos) un master y gastarme los cuartos en examenes de idiomas el first que es un examen vale 140 euros… ahora veo que lo maximo que he hecho en relacion a mis estudios son unas practicas no remuneradas y por el convenio de universidad.

Participa con tu comentario