Martes 29 de abril de 2014,
Bottup.com

El Guantánamo psicológico: talento y censura de un niño perspicaz

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
REPORTAJE
Nacido en un gueto de Casablanca, su familia acabó asentándose en un
gueto de Málaga. Las calles de estos barrios son especialmente hostiles
para estos niños. Cuando llegó al Centro 26 de Febrero, sede de la
Asociación de Integración Gitana de la Palma-Palmilla, y vio que no
tenía que huir, hizo de aquella su segunda residencia.

Image
Vista aérea del barrio malagueño de Palma-Palmilla

Conocí a Mohamed el segundo de los días en los que estábamos haciendo una diagnosis del nivel educativo de los niños de la Palma-Palmilla. El primer día fue verdaderamente desalentador (niños de hasta 14 años que no sabían leer y escribir). Pero aquella tarde se tornó de esperanza: conocí a Mohamed.

El primer día fue verdaderamente desalentador: niños de hasta 14 años
que no sabían leer y escribir. Pero aquella tarde se tornó de
esperanza: conocí a Mohamed
Mohamed: “Mi padre me ha dicho que no hable de esas cosa porque me puedo meter en un lío en España”

Como no teníamos libros de lectura me llevé desde mi casa un libro de ornitología (complejo pero repleto de dibujos), previendo que podría encontrarme ,como así fue, con algún fanático de las aves. No era el caso de este chico. Le di el libro y se leyó un párrafo largo del tirón. Ahora viene lo malo, me dije. “Dime, ¿qué dice?”, le dije, pensando que no se habría enterado de nada. Y el chaval demostró una comprensión lectora fuera de lo normal.

Desde entonces cada aparición de Mohamed me hace recobrar la confianza en un futuro mejor. Tiene 13 años y todavía no ha dado el estirón. Con voz de pito, hila una tras otra opiniones a cual más afortunada. Un día hablábamos de un crío magrebí, listo y demasiado ‘callejeao’. Le comentaba mis miedos sobre ese crío a Mohamed . Con unos años más y en un sitio como la Palmilla o logramos cambiar sus hábitos o teníamos un traficante en potencia. “Y ya sabes”, le dije, “aquí los traficantes acaban siempre en el trullo”. A lo cual él me rectificó: “Bueno, este es listo. Igual acaba con un Porsche”.

Nacido en un gueto de Casablanca su familia acabó asentándose en un gueto de Málaga. Las calles de estos barrios son especialmente hostiles para estos niños. Acostumbrados a salir por piernas cada vez que ven un problema en la calle o en el patio del colegio. Los más chulitos o los más pegones son los dueños de la situación. Cuando llegó al Centro 26 de Febrero, sede de la Asociación de Integración Gitana de la Palma-Palmilla, y vio que no tenía que huir, hizo de aquella su segunda residencia.

Esa misma tarde en la que le conocí, le dijo a Chule: “Los niños vamos a cambiar la Palmilla”. Chule, Presidente de la Asociación, tipo duro, que ha pasado por la cárcel y por mil historias, se le saltaron las lágrimas cuando lo escuchó. Durante el tiempo que ha estado ayudando a su familia en la reforma de su casa ha aparecido menos por el centro. “¿Te has enterado de lo que pasa en Sudán?”. “¿Y de lo último de Guantánamo?”, me pregunta nada más regresar. “Sé que han pillado al Gobierno español cooperando en los vuelos hacia Guantánamo, pero poco más, ando muy liado estos días”, le respondo. Y entonces me explica con su habitual sabiduría y perspicacia lo que él sabe de últimas. Ante lo cual, yo reacciono: “Mohamed , quiero que me escribas un artículo sobre todo eso y lo pongamos en el blog de la Asociación“. Y su respuesta fue demoledora: “Mi padre me ha dicho que no hable de esas cosa porque me puedo meter en un lío en España”.

Mohamed: “Recuerdo que un periodista de la BBC dijo una vez que si esa entrevista
la llega a hacer un periodista occidental le hubieran dado el Premio
Pulitzer…”

Prosigue: “Tú sabes que a un periodista que entrevistó a Bin Laden, Taysir Alouni, lo han juzgado y condenado en España por terrorista, únicamente por hacer una entrevista… y recuerdo que un periodista de la BBC dijo una vez que si esa entrevista la llega a hacer un periodista occidental le hubieran dado el Premio Pulitzer…” y fue describiéndome casos de periodistas encerrados en Guantánamo violentando sus derechos y… “Y el problema es que una vez que se ha invadido Irak ,la pregunta es ‘¿Y ahora qué?, ¿Y ahora qué hacemos con el mundo musulmán?”. Bush evidentemente no tiene la respuesta. Tampoco yo. Pero es posible que sí tenga la respuesta Mohamed. Y él se la calla por temor.

Por respeto a su opinión, he cambiado su nombre auténtico por Mohamed.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario