Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El hambre será historia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

CONCURSO DE PERIODISMO

La FAO y la Agencia EFE lanzan esta iniciativa para dar visibilidad a la inseguridad alimenticia en la región

El concurso ‘El hambre será historia‘ se enmarca en la iniciativa ‘América Latina y Caribe sin hambre‘. Cualquier periodista o agrupación de periodistas puede participar, con el único requisito de hacerlo en lengua española.

Con la intención de motivar a la sociedad para involucrarse con el problema del hambre en la Región de América Latina y el Caribe y darle visibilidad, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con la colaboración de la Agencia de Noticias EFE, ha convocado este concurso.

Hasta el 1 de diciembre pueden mandar sus propuestas de reportaje, y los cinco seleccionados por el jurado recibirán un premio de 2.000 dólares para llevarlo a cabo.

De esta manera, se quiere motivar a periodistas y estudiantes de periodismo para concienciarse de la necesidad de dar visibilidad a esta problemática. Las maneras de enfocar el problema y sus soluciones, los indicadores más representativos, las causas más acuciantes, o los beneficios de su erradicación pueden ser algunos de los temas específicos de las propuestas.

Desde la Redacción de Bottup, animamos a todos los periodistas que colaboran con nosotros asiduamente a plantear su propuesta y participar. Aquí se pueden encontrar las bases del concurso.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

1 comentario

  1. Anónimo 03/11/2009 en 18:46

    EL CAPITAL HUMANO. La solución al problema del ham
    EL CAPITAL HUMANO
    La solución al problema del hambre en el mundo.

    Autor: Santiago Fort Barberá.
    Barcelona, a 4 de abril del 2009.

    A este mundo avanzado y pobre del siglo XXI, acabado de nacer, vengo a soñar despierto un valor soñado con amor, transparente, metafórico. razonado. La Vida en mis sueños tiene Valor Capital de uso electrónico. En mi sueño el hambre dejó de existir desde que se aceptó la esencia del ser como Valor Capital.
    Mientras tanto, aquí en la tierra, la solución es refundar el capitalismo. Mas de lo mismo. Inyectar Capital. Si, en el dinero esta la solución, y es la base del problema. Por una parte por su carácter limitado; la manera en que el dinero corromper el sistema hasta el punto de llegar a la fuerza de las armas, es la menos deseable. La guerra no es la solución inteligente para los problemas comunes. La bomba atómica tampoco. ¡Qué barbaridad!. Hay que transitar hacia un capitalismo más humano. Soñemos conceptos que lo reinventen.
    Ante la crisis mundial sólo existe la posibilidad de entendimiento y felizmente se dan las condiciones tecnológicas y de comunicación necesarias para dar un paso adelante en la concepción del mundo como resultado de la evolución de la teoría de la razón. Un paso necesario e inevitable. Si el entendimiento es la solución, con mi sueño puedo dar razones para ello.
    Demos un paso más y liberemos al ser humano de la miseria del hambre. El que ha nacido en este mundo y no tiene trabajo, ni subsidio, ni dinero, se ve abocado a la pobreza, a la caridad, a la esclavitud del dinero para poder sobrevivir, o lo que es peor, ni siquiera a eso, a la muerte.
    Para evitar llegar a esta situación, de la que podemos ser víctimas, demos la posibilidad al sistema de mostrarse mas humano, estableciendo un sistema paralelo, que vaya de la mano, introduciendo en el sistema un valor tangible, material, como aval de riqueza, que ayude al propio sistema a cubrir sus deficiencias. Se trata de formular una equivalencia de valor, redescubrir el valor de la vida como una nueva riqueza material, posible gracias a la electrónica, para inyectar en el sistema, de forma igualitaria, un flujo continuo de capital, en su uso de compra de alimentos básicos, limitado por persona y día al coste de la supervivencia en cada país. La igualdad en la equivalencia del valor de ésta nueva riqueza hace posible la globalización del valor del ser. Ya que siendo todos iguales, humanos, tenemos el mismo valor. El valor de la vida. Y esto la ONU lo sabe y también lo sabes tú.

    La metáfora.

    “La metáfora (del griego meta o metastas “más allá, después de”; y phorein, “pasar, llevar”) consiste en el uso de una expresión con un significado distinto o en un contexto diferente al habitual. (Por ejemplo: “La vida es oro” ). El término es importante tanto en teoría literaria (donde se usa como recurso literario) como en lingüística (donde es una de las principales causas de cambio semántico). Se utiliza también en psicología para referirse al poder profundo de “las historias-metafóricas” y su acción en el cambio interno, la visión o el paso a un nivel de conciencia más profundo”.
    La metáfora la podemos definir como una comparación incompleta: “La vida (es tanto o más valiosa que el) oro”. En la metáfora hay dos planos o términos: el real (La vida) y el evocado o imaginario (oro). Se crea una relación de similitud entre los dos términos. Se establece entre las palabras o frases un símil no expresado. (“Valor vida”+”Patrón oro”=”Patrón Vida”). Una metáfora pura se usa cuando no existe término propio para la situación, o se desea hacer palpable lo que se designa, o dirigir la atención hacia el significante; en suma, cuando se busca novedad o se pretende conceder a lo cotidiano la dignidad de lo desconocido.
    La metáfora es una especie de tropo; la palabra de la que nos servimos en la metáfora está tomada en otro sentido propio: está, por así decirlo, en una morada prestada, (Patrón Vida en lugar de Patrón Oro). “Cada vez que se define una metáfora, se crea una retórica que implica no solo una filosofía sino una red conceptual en la que se ha constituido la historia. Cada hilo, en esta red, configura, por añadidura, un giro, un mutar, que genera un cambio y provoca el nacimiento de algo nuevo”. El “Patrón Vida”.
    Esta metáfora, contiene la mística del valor universal de la vida. La unidad nos hace iguales. Un valor ecuánime que vale porque la vida es una forma de ser, y todo lo que es, en tanto que es, vale. Es el valor máximo y primero del “ser”. Condición necesaria de cualquier otro valor o crecimiento en valores. Por eso mismo, la vida vale, es valiosa, es preciada y es preciosa. Y ese necesario valer de la persona es independiente de los bienes o valores que puedan alcanzarse a su través.

    El valor fiduciario.

    Históricamente el dinero era una mercancía con valor intrínseco y las monedas valían su peso en el metal fundido. Las monedas contenían un metal noble y su valor era proporcional a la cantidad de metal, luego, las monedas se hicieron con otros metales (no nobles) pero que representaban cierta cantidad de oro o plata depositada en los bancos. Con la invención del papel, aparecieron las primeras formas de billetes que eran certificados por cierta cantidad de oro, “Patrón Oro”. Durante la primera mitad del siglo XX, el dinero fue perdiendo este carácter y el respaldo que tenía en oro (1971), para convertirse en un elemento fiduciario, sin valor intrínseco pero con un valor legal propio, que es tal como lo conocemos. El billete, trozo de papel que, objetivamente considerado carece de valor, se apropia, a nivel del inconsciente colectivo, de las cualidades del oro, como una potente metáfora. Con la metáfora, “la vida es oro”, podemos incorporar un patrón para todos los países como fuente de riqueza.

    La deconstrucción.

    “La deconstrucción (Jacques Derrida) consiste fundamentalmente en mostrar cómo se ha construido un concepto cualquiera a partir de procesos históricos y acumulaciones metafóricas, mostrando que lo claro y evidente dista de serlo, puesto que los útiles de la conciencia en que lo verdadero en-sí ha de darse, son históricos, relativos y sometidos a las paradojas de las figuras retóricas de la metáfora y la metonimia. El discurso deconstructivo identifica la incapacidad de la filosofía de establecer un piso estable”. Si los conceptos en el transcurso de la historia se han construido por acumulaciones metafóricas, influenciado por esta corriente de pensamiento deconstructivo, pienso que puede ser una buena idea aprovechar este proceso de construcción de la historia para crear nuevos conceptos a través de la metáfora.
    Ante la imposibilidad de desmontar y recomponer lo que se entiende como verdad histórica, para que la sociedad avance siendo más humana, es de desear incorporar nuevas ideas al sistema que sean sostenibles. No se trata tan sólo de encontrar la verdad (proceso extremadamente árduo y difícil), sino en ponernos de acuerdo en el valor de la vida y quizás la encontremos.. Si vivimos en un mundo absurdo y contradictorio, si hacemos realidad la metáfora, “la vida es oro”, conseguiremos un mundo mas humano.

    El valor de la vida.

    En tiempos de crisis, se muestra como una necesidad obvia, incorporar al sistema ideas nuevas, que sea capaz de soportar. Con toda mi modestia, ésta podría ser una solución digna:
    Se puede pensar que la vida humana tiene valor. La vida vale tanto como larga puede ser la vida. Es valiosa. Es condición necesaria de cualquier otro valor o crecimiento en valores. Por eso vale. Y ese necesario valer de la persona es independiente de los bienes o valores que puedan alcanzarse a su través.Todos tenemos vida y derecho a vivir. Si la equiparamos al oro tiene tanto o más valor. Es un valor dorado. Es el valor de tu vida. Un valor efímero, lleno de humanidad. La vida es un valor sobre el que descansan y se vertebran los restantes valores a los que hace posible.
    La vida vale porque la vida es una forma de ser, y todo lo que es, en tanto que es, vale. Porque lo contrario de “ser” es el “no ser” y el “no ser” no vale. Porque la nada no vale nada. La vida vale porque el valor máximo y primero es el del “ser”. Nos hemos de considerar iguales en este concepto. La vida de todos los seres humanos tiene el mismo valor. Cada uno de nosotros tiene el mismo valor de vida. Todos somos iguales en este sentido. Estamos vivos. Todos tenemos derecho a este valor.
    Con el valor de la vida podemos conceder al capitalismo la posibilidad de mostrarse mas humano, estableciendo un sistema paralelo, que vaya de la mano. Estando todos de acuerdo en considerar que la “vida tiene valor”, podemos pensar un capital metafórico equivalente al coste de la vida, que circule por las redes electrónicas, como moneda de uso. Un valor tangible, material, como aval de riqueza, que ayude al sistema a cubrir sus deficiencias.
    En este contexto, para alcanzar la unidad en el criterio “Patón Vida”, es necesario moverse en un plano diferente al exclusivamente económico, filosófico o ideológico. Las culturas y las religiones, las civilizaciones, tienen un papel fundamental en la construcción de la historia y tienen el deber de entenderse y dialogar en un plano intimo de igualdad. Pueden estar de acuerdo en la búsqueda del bien común, en la orquestación de principios polivalentes que sirvan a los intereses trascendentales del hombre, como pueden ser comer, dormir sobre techo, disfrutar de salud y educación, justicia…

    El sistema.

    Para pasar de la teoría a la práctica, la ONU, en colaboración con la Alianza de Civilizaciones, crean el Banco Vital Mundial [Banco que contiene los “Certificados de Vida” -tenedores de valor fiduciario- (Valor Vida-Patrón Vida) que avalan la condición primera de la existencia del ser, la vida. Documento compulsado, fehaciente, que prueba y demuestra de forma clara e indudable que el titular está vivo, condición indispensable para acreditar este valor] y dota, de por vida, a todos los ciudadanos de la tierra, de una cuenta electrónica para la supervivencia, de uso limitado por persona y dia, que permite comprar bienes y servicios de primera necesidad (alimentación, vivienda, salud, educación, justicia… “Servicios sociales”). La metáfora “La vida es oro” se integra de este modo en el sistema como un valor real, material, facultativo de riqueza.
    Todos los ciudadanos tienen el derecho a disfrutar de su filón de vida. Con este sistema el capital no sale de los impuestos, ni de las aportaciones económicas de los Estados, sino que se emite por el Banco Vital, en el instante del pago mediante transferencia, avalada por los certificados de vida de todos sus ciudadanos, es decir nosotros, valedores de este nuevo capital metafórico. Representa poco para el rico y mucho para el pobre, y sin embargo a los dos les cuesta lo mismo, es decir, nada. El benéfico desahogo que esto representa para la economía mundial, y para la persona, es histórico y trascendental.
    Con la adopción de la metáfora no estamos cambiando los principios básicos del sistema, es decir los muebles de la habitación, sino que estamos cambiando de habitación, es decir, de sistema. podríamos decir que pasamos del “Sistema Capitalista” al “Sistema Capitalista Dual”. Es una transición pacífica hacia un sistema humanitario necesario para el buen funcionamiento del capitalismo. El sistema adquiere una nueva dimensión. Una integradora mirada dualista que culmina con la metáfora de la vida. Existe la vida y también el dinero, ambas son parte de una misma realidad. El dinero es vida y no hay vida sin dinero. Son dos extremos de una misma cuerda.
    Tanto el capitalismo de intercambio (clásico y moderno), como el capitalismo metafórico (trascendental y humanitario) van de la mano. El capitalismo metafórico nace para suplir las deficiencias del capitalismo de intercambio. Pretende acabar con las miserias del hombre en estado de pobreza. Dignificar la vida de aquellos que no llegan a tener un sitio en el sistema, o se ven desempleados o incapacitados.
    El hecho de que no hay trabajo para todos no será un problema de supervivencia, ni un problema de consumo. El sistema capitalista no se verá afectado en sus principios básicos, al contrario será reforzado. Todos estamos vivos y podemos disfrutar de la compra electrónica de productos básicos que sean de primera necesidad. El pago electrónico, es el mecanismos imprescindible para controlar y distribuir la riqueza que se inyecta en el mercado.
    En el Capitalismo Dual se ve superada la contradicción riqueza-pobreza. Con el sistema que propongo se generaría una riqueza duradera. Podríamos imaginar que se ha encontrado un filón de oro inagotable para la supervivencia, pero limitado en su extracción diaria. Hemos encontrado el filón de la vida. Es una nueva riqueza que se suma a la ya existente. Un capital para cubrir los bienes y servicios básicos, que no saldrá de los impuestos, sino de este filón de vida metafórico.
    El empleo seguirá siendo necesario para poder disfrutar de los beneficios del trabajo en la sociedad del bienestar. Comprar alimentos que no son de primera necesidad, un vehículo, un electrodoméstico, una vivienda en propiedad, ir a una escuela privada o a un hospital privado, etc… se continuará pagando con el beneficio del trabajo o con el capital propio. No se verán afectados los principios de la ley de la oferta y la demanda. La riqueza que se genera revierte en beneficio de toda la humanidad. Hemos acabado con el hambre y el enorme esfuerzo fiscal que representa la cobertura universal de los derechos humanos.

    PATRÓN-VIDA

    Alguien tenía que imaginarlo, sino, cómo será posible. Llevo esta carga, creo en lo que imagino. Un mundo mas humano. Un sistema económico hecho por humanos para los humanos. Me imagino la vida como primer valor de los demás valores, como un valor, necesario e imprescindible para el desarrollo de la actividad económica. Me imagino un valor económico basado en el valor de la vida, un documento fehaciente, acreditativo, que certifique el valor de la vida como primer valor de cualquier actividad económica, Un valor preciado, fiduciario, transferible a todo ser humano. Un filón económico de uso limitado para la supervivencia, con tope diario.
    Me imagino la aplicación del sistema en todos los países, y veo como la vida adquiere su verdadero valor; el valor del pensamiento, de la imaginación y de la razón como resultado evolutivo de la naturaleza humana, instintiva, física, reproductiva. Me imagino a las Naciones Unidas llegando a un acuerdo, ajustado a ley, en la aplicación de medidas de desarrollo sostenible. Me imagino un mundo en paz, con trabajo y posibilidades para todos. Todos, tendremos poder adquisitivo para comprar alimentos de primera necesidad. Aumentará la producción de alimentos por la solvencia de la demanda. El mercado se ajustará a la capacidad adquisitiva del nuevo consumidor.
    Los servicios del Estado podrán ser universales. Habrá trabajo para todo el mundo y más. Me imagino esa firme voluntad de acabar con la miseria del hambre. Me imagino el sistema más humano. El valor de la vida, como primer valor de los demás valores. Sin vida no hay valor, es la vida que crea la condición de posibilidad para que se cree el valor. Es el primer valor y por eso vale.
    Me imagino que se entiende el valor de la vida. Pienso que la gente da valor a la vida, que cree firmemente en que la vida tiene valor. Que su vida tiene valor. Que tiene derecho a vivir, a sobrevivir, a alimentarse. Creo en el valor económico de la vida.
    Estamos en una sociedad de la propiedad y del mercado. Todo tipo de productos y servicios se compra y se vende por dinero. Nada está libre de ser comercializado. Los alimentos, que representan el sector mas vital del mercado, son la energía necesaria del ser humano. Como todos los productos, están sometidos a las leyes del mercado y su precio está determinado por el equilibrio entre la disponibilidad de la oferta y el poder adquisitivo de la demanda, allí donde no hay poder adquisitivo, no hay posibilidad de compra. Si no hay dinero, no hay sistema capitalista, o lo que es lo mismo, o consigues trabajo, o no comes, y no hay, ni ha habido, trabajo para todos.
    Gracias a la ayuda humanitaria, espontánea y organizada, se intenta paliar el hambre en el mundo. No tener dinero para poder comprar el alimento es un problema endémico de la historia humana. La especie humana ha evolucionado desarrollando su intelecto desde el ser más primitivo, sometido a las reglas de la naturaleza, hasta el ser que hoy en día somos, individuos inteligentes, tecnológicos, con una capacidad de voluntad y conocimiento suficiente como para plantear una solución humana a lo inhumano del sistema económico. En este sistema nacer pobre es empezar a morir de hambre. La propiedad en la tierra está repartida y solo el beneficio del trabajo permite acceder a la comida. La supervivencia esta sujeta al poder de compra. Depende de si hay o no hay trabajo. Y donde no hay trabajo, hay hambre. El dinero es necesario para sobrevivir.
    Si no hay trabajo para todos, y menos en tiempos de crisis, se hace necesario pensar un sistema más humano, diseñado para dignificar la miseria que provoca el hambre. Se puede pensar, un sistema que considere la vida como el primer valor económico generador de valores. Sin el ser humano, el oro estaría enterrado en las montañas y carecería de valor. Si hemos sido capaces de conceder al oro valor de cambio, aceptando un equivalente imaginario, en el billete de papel, dinero fiduciario, que tiene su valor presado, también, estando todos de acuerdo en que la vida tiene valor, podemos conceder a la vida, valor de uso, aceptando un equivalente imaginario, como dinero electrónico, Un valor destinado a cubrir las necesidades básicas de supervivencia. Un dinero fiduciario, que se transfiere electrónicamente en su uso. Un filón de vida, fuente de riqueza para pagar los bienes y servicios de primera necesidad. Un recurso económico ilimitado de por vida para la supervivencia. Sin la vida y sin dinero no es posible la actividad económica.
    Si todo ser humano tiene capacidad adquisitiva, para comprar bienes y servicios de primera necesidad, se ha acabado con el hambre en el mundo. Hemos ampliado el mercado mundial a todos sus habitantes. Todo el mundo por derecho es beneficiario de este recurso de riqueza. Nuestra vida tiene valor y poder adquisitivo. El mercado está abierto a aprovechar este recurso económico, que representa una inyección continua de dinero, claramente superior al que pueda inyectar el Banco Mundial, y todos los gobiernos, para reactivar la economía.
    Si la ONU quisiera, podría reinventar el sistema, e incorporar al sistema, el valor de la vida, como valor económico. Una fuente saludable de riqueza para el buen funcionamiento del mercado y de la actividad financiera. Si quisiera, podría crear el Banco Vital-Banco de Vidas, pieza clave para la distribución de este nuevo capital, destinado a cubrir las necesidades básicas de supervivencia. Un dinero real que sirve para pagar los productos y servicios de primera necesidad.
    Para llegar a buen puerto, se llevará un riguroso control informático del buen uso del sistema, para que no pueda existir ningún tipo de fraude. Por ello, el pago en la compra siempre se realiza con el sistema electrónico. En los países desarrollados, todos los productos catalogados de primera necesidad estarán etiquetados con el código de barras específico para su control, indicando su condición de producto de primera necesidad. En las comunidades en que no exista esta posibilidad de etiquetado, en un principio, el control se hará de forma manual, indicando en el cobro electrónico, los productos adquiridos, para poder controlar el limite del gasto. Los productos que figuren en el total de la compra que estén catalogados como básicos, serán cargados al Banco Vital, el resto corre a cuenta del comprador. El Banco Vital recibirá los datos de la compra, los cotejará, de forma instantánea, con los datos que figuran en su red de ordenadores y realizará la transferencia automática a favor del vendedor.
    El dinero del Banco Vital representa una riqueza igualitaria, entre las personas y los países. Es un nuevo capital que se suma al existente. Se transfiere en la moneda de cada país. Es un dinero que tiene su equivalencia monetaria, es decir, su poder de compra depende del nivel económico del país en que se usa, no de la procedencia del usuario. Los precios de los productos y el limite de compra estará estipulado en cada país y en constante revisión. Hoy en día, la tecnología permite hacer operaciones electrónicas vía satélite, lo que implica poder llegar a todos los rincones del planeta.
    Todos los esfuerzos tienen que dirigirse a que llegue cuanto antes la ayuda de este sistema al mayor número de personas. El proceso es muy largo pero hay un claro camino marcado. Es el Consejo de la O.N.U. quien tiene la pelota en su tejado

Participa con tu comentario