Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El increíble poder de las caricias

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Las demostraciones de afecto son básicas para ayudar a la recuperación de aquellos que nos necesitan

Mi hija tenía diez meses cuando por desgracia ingresó en cuidados intensivos. A pesar de la situación la recuperación fue muy bien. Recuerdo incluso llamarla de madrugada para saber cómo estaba. Al lado de mi hija había un niño, el cual tenía complicaciones. Los padres vivían lejos y lo habían desahuciado. Por curiosidad pregunté por el niño, y las enfermeras me respondieron que me centrara en mi hija, que ese niño se iba a morir. Fue una información demasiado grande para mí. Se me hizo un nudo en la garganta, no lo entendía, alguien muy amable se acercó a mí y me explicó que el niño moriría por falta de afecto, y evidentemente por las complicaciones que tenía.

Eso me hizo pensar en lo importante que son los sentimientos, las caricias, los abrazos, los besos. En este mundo en el que tenemos cura para casi todo, se nos olvida la medicina más importante, los afectos, los sentimientos, etc.

Siempre que tengamos una aptitud positiva ante la vida, ante la enfermedad, ante los cambios, podremos superar todo en la vida

Vivimos en una sociedad muy complicada, enferma, y que nos hace enfermar. El pasado sábado por la tarde don José L. Reina (autoridad setenta de área) daba una conferencia ante los mormones y les hablaba de lo importante de besar y de abrazar a sus hijos, cosas sencillas, pero que resultan. Está demostrado que los sentimientos, los afectos, ayudan a la recuperación de las personas. No sé si os acordáis de un dicho de las personas mayores: “se ha muerto de pena”. Este dicho que tantas veces nos parece lejos de la realidad, puede ser muy cierto, hay gente que no tiene nada por lo que vivir, y se dejan morir, ya no hay nada que les ate a la vida.

Algunos libros de autoayuda comentan que hay que dar por los menos siete abrazos al día, no hablan de los besos, ni de las caricias. Pero que yo sepa, no hay un límite, todo lo más te pueden llamar empalagoso. Lo que sé es que siempre que tengamos una aptitud positiva ante la vida, ante la enfermedad, ante los cambios, podremos superar todo en la vida. Y que las caricias, los abrazos, los buenos sentimientos pueden ayudar a levantar de la cama a una persona enferma. Y si a nuestros hijos les damos afecto, besos, los tratamos bien, los valoramos, haremos hombres y mujeres fuertes, y seguros de sí mismos.

La vida es muy bonita, y las más gloriosas obras del hombre empiezan por una caricia.

Vicente Cuenca, Life Coach


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 27/09/2011 en 6:06

    Me encantan tus articulos. Gracias por compartirlo Vicente.

    Muchos exitos que te los mereces. 😉

    Miriam Pérez del Pulgar L.
    Personal Life Coach

Participa con tu comentario