Sábado 22 de julio de 2017,
Bottup.com

¿Hacia la crisis alimentaria mundial?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

El desabastecimiento de los mercados y el incremento de los precios podría producir una crisis alimentaria

Image
Surtidor de biodiesel (Flickr)
La inanición en África Subsahariana aumentará de 1.000 millones de personas actuales a 2.000 millones

La carestía de productos agrícolas básicos para la alimentación (trigo, maíz, arroz, sorgo y mijo) y el incremento bestial de dichos productos en los mercados mundiales durante 2007, irá en aumento a lo largo de la década hasta alcanzar su cénit en 2020.

 

Para llegar a dicha crisis (que terminará de dibujarse con toda su crudeza al final de la próxima década) han contribuido los siguientes elementos:

  • Desarrollo económico suicida de los países del Tercer Mundo con crecimientos desmesurados de grandes urbes y complejos turísticos, con la consiguiente reducción de superficie dedicada al cultivo agrícola.

  • Los patrones de consumo han cambiado debido al aumento espectacular del poder adquisitivo de las clases medias. A esto se suma la debilidad del dólar y el hundimiento de los precios del crudo, hecho que propicia el desvío de inversiones especulativas a mercados de materias primas.

Los países del primer mundo creadores de tecnología (sobre todo biocombustibles), no dudarán en fagocitar ingentes cantidades de maíz destinadas en un principio a la alimentación para la producción de biodiesel. Todo esto aunado con inusuales sequías e inundaciones en los principales graneros mundiales.

Por otra parte, el hundimiento del precio del crudo durante el quinquenio 2008-2013 imposibilitará a los países productores conseguir precios competitivos (rondará los 70 dólares). Las razones de esta reducción de los precios se debe a la severa contracción de la demanda mundial y a la huida de los brokers especualitavos.

La consecución de unos precios competitivos permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y la búsqueda de nuevas explotaciones. Así que no sería descartable un posible estrangulamiento de la producción mundial del crudo en el horizonte del 2020. 

Esto originará presumiblemente una psicosis de desabastecimiento. Y por consigiuiente, el incremento espectacular del precio del crudo tendrá su reflejo en el encarecimiento salvaje de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas.

De esta manera los principales productores mundiales restringirán la exportación de crudo para asegurar su abastecimiento. Esta cuestión terminará por producir el desabastecimiento de los mercados mundiales y el posterior incremento de los precios. Y como consecuencia del desabastecimiento y el incremento de los precios se producirá una crisis alimentaria mundial.

La hambruna afectaría especialmente a las Antillas, México, América Central, Colombia, Venezuela, Egipto, India, China, Bangladesh y Sudeste Asiático. Pero el área donde se ensañárá con especial virulencia será África Subsahariana. La inanición aumentará en esta área de los 1.000 millones de personas actuales a los 2.000 millones estimados por los analistas.

Image
Subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario