Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La exposición al ladrillo: una monumental estafa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Bankia, Caja Madrid, otro agujero negro endosado al Estado

Barcelona. Un feliz invento la palabreja ladrillo aplicada a una monumental estafa. Cada eslogan político-financiero esconde una falacia. El común de los mortales cuando oye ‘exposición al ladrillo’ entiende que esa caja o banco tiene miles de pisos derivados de sus promociones o propias inmobiliarias, o de las que prestó dinero, también de los miles de desgraciados que no pueden pagar la hipoteca… y esa ‘buena gente’ en su lógica piensa que aunque hayan perdido valor los pisos ‘siempre valen’… y perdona un error generalizado, sin ningún culpable, un fallo de perspectiva, donde hasta el que compró en plena burbuja se siente culpable.

Se perdona un error generalizado, sin ningún culpable, un fallo de perspectiva, donde hasta el que compró en plena burbuja se siente culpable

El caso que hoy ocupa portadas y tele, al igual que sus predecesores en el derrumbe de la fraudulenta gran pelota Española, Bankia (Caja Madrid y varias más) cifra en 37.000 millones (227.000 millones de euros de activo en 2009) su exposición al ladrillo. Pero, y ¡aquí reside el engaño!, más que de pisos por vender o alquilar se trata de un agujero negro… una política depredadora de sus dirigentes contra la propia entidad, de chalaneo ‘entre amigos’ con pólizas de crédito a inmobiliarias quebradas… unos terrenos y acciones o títulos inmobiliarios que jamás valdrán los disparates que se pagaron o ‘invirtieron’.

Dinero público o del público, depositado en entidades ‘benéfico sociales’, desaparecido a manos de gente que debería ya catalogarse como ‘presuntos estafadores’… o juzgados y en la cárcel al igual que en USA. Político-financieros comprando terrenos, recalificando, y auto otorgándose créditos que se parecen más a un atraco que a una inversión… sin plicas ni concursos… ni siquiera estudios de mercado y posibles beneficios… y para general burla valorado por sus propias tasadoras.

Y si el activo era una burla, ‘un coge la maleta y corre’… a la par a los ahorradores les colocaban ‘productos financieros’… con grandes beneficios futuros… y de liquidez inmediata.

Pero si el camino hasta aquí, la quiebra del país, está claro para quien quiera ver, la oscuridad continúa, y en este caso nombrando al sucesor de Rato:

El Confidencial:

“Procedentes de su plan de pensiones en la entidad bilbaína
Goirigolzarri mantendrá sus 52 millones de euros de BBVA pese a presidir Bankia

Antes de que se conociera la dimisión ya tenía sucesor, es de suponer que Rato se reúne con De Guindos, que llama por teléfono o acude a Rajoy, y ¡asunto solucionado! Y ¿el Consejo de Administración más la Junta General de Accionistas? ¿En media hora por video conferencia? El Cartel Estado-Banca, como siempre comparo… al estilo Chicago se reparte la ciudad, el país. ¡Ni leyes neoliberales ni gaitas!, a dedo… de confianza de la casta… y supermillonario por la gracia del especial modus operandi del quebrado mejor sistema financiero del mundo.

Político-financieros comprando terrenos, recalificando, y auto otorgándose créditos que se parecen más a un atraco que a una inversión… sin plicas ni concursos

Cuando el 2 de marzo de 2012 escribía y adjuntaba en La Gran Corrupción los documentos sobre las hipotecas de Caja Madrid en el polígono Gornal de Barcelona, copia de la estafa en el polígono VPO franquista de Badía del Vallés, me decía que la monstruosidad reventaría, pero parece que no, paga el Estado, ¡y tema concluido!:

“Caja Madrid, hipotecas por 180.000 euros a viviendas VPO franquistas valoradas en 27.393.62 euros. Polígono Gornal de Hospitalet del Llobregat.”

Y premonitorias las Torres Kío de Javier De la Rosa, con recalificaciones y alguna estafa juzgada, la de los primos Cortina al amparo y reparto con el Gobierno de Felipe González… indultos, perdones, más trampas judiciales y mafiosas.


Titular y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario