Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

El lenguaje del sexo hecho poesía

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

RELATO / Una de las ventajas de vivir en este siglo y tener el privilegio de ser parte de esta generación, es poder expresarnos libremente

El sexo es una de esas expresiones, que hasta no hace mucho tiempo era uno de esos temas considerados tabú y ni por equivocación podía hablarse de sexo.

Gracias a la información y a los avances tecnológicos, los medios de comunicación, el cine, la televisión e internet, las cosas hoy en día son muy distintas.

Hay cientos, miles de definiciones de la palabra ‘amor’ y claro, el amor está vinculado al sexo.

El sexo es la expresión más sublime del arte de amar, pero ¿cómo transformar la expresión sexual y lenguaje erótico hasta convertirlo en un poema lleno de sensualidad?

He aquí mis queridas lectoras/lectores mi expresión del lenguaje amatorio hecho poesía.

No me bastan mis manos

No me bastan mis manos, ya me duelen mis caricias porque tú no estás. ¡Qué has hecho de mí…, amor mío!

¡Cómo has llegado a mi vida en un momento así!

Hoy, cuando ya no puedo callar y sólo quiero gritar que he sido tuya.

En este momento estoy temblando y ya no aguanto a mi cuerpo que pide más de ti, más de ti.

Es inútil, no puedo conciliar el sueño, mi piel no se conforma sin tus caricias, sin tus besos.

Cuando me amabas, cuando fui tuya, apreté mi cuerpo con fuerza contra la almohada, rodé entre las sábanas buscando tu piel.

No puedo, no puedo aguantar este olor imaginario de tu perfume viril… que se mezcla con el mío y no me deja dormir.

Ya todo o nada importa, lo que leerse pudiera en mis imprudentes sábanas.

¿Por qué té extraño? Es que acaso has estado siempre en mi vida o es que en alguna otra tierra, en algún otro mundo, nos pudimos perder.

¡Cuánto te deseo!, no puedo callarlo, ¿de qué serviría?… si mi alma ha quedado desnuda ante ti.

Sabes, esta noche cuando te amaba, te sentía tan mío… y a fuerza de no tenerte, mis manos me tocaban con tus caricias y… yo te sentía.

Llena de pasión, metí uno de mis dedos entre mi boca imaginándote… queriéndote … besando tu hombría… te he besado y he lamido con mi lengua cada parte de ti, y con cada caricia me he abandonado a tu cuerpo disfrutando de tu amor.

Mis besos, tiernamente han recorrido tu… masculinidad, mi lengua ha lamido todo tu ser… y tus fluidos bañan mi cuerpo.

La noche me cubre con sus estrellas, la luna… generosa, se posa ante mi ventana.

Quiero arrastrarme por tu cuerpo, quiero besar cada parte de ti.

¿Por qué no te tengo?… ¿Por qué estás tan lejos y me dejas gemir…?

Apaga este fuego, sella con tus besos los gritos que salen de mi garganta, acaricia mi cuerpo y hazme tuya para no enloquecer…

Los dioses han sido gentiles conmigo, me han dejado alcanzarte, me han permitido tenerte dentro de mí… ¡cuánto te amo, cuánto te deseo, cómo te necesito…!

Has besado mi boca, has acariciado mi rostro… y, yo, como la sierva elegida por su amo, te he dejado tenerme.

Ven, mi señor… no me dejes.

Fotografía: j.ronald.lee


Subtítulo e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. andres 15/01/2014 en 15:37

    No me canso de leer tu poema, Eve. Siento que tus labios acarician mi oreja al susurrar tus palabras.

  2. Agustin David Velasquez 19/05/2012 en 21:33

    Simpático su pagina tía, estaré pendiente de sus próximas publicaciones publicaciones

  3. Anónimo 04/07/2011 en 17:27

    Néctar en mis Labios

    Bésame con tus labios tiernos, bésame con pasión y fuego
    Déjame recorrer mis manos déjame recorrer mis dedos
    Siente solo tu cuerpo desnudo y eterno
    Como se arquea al sentir la brisa como arde en el viento

    Como zarza ardiente brota dentro de ti, de ti muy adentro
    Fluidos quejidos suspiros lujuria de lamentos
    Acompañan tu candente ritmo de tus manos en tus pechos
    Que buscan más pasión como si te arrancaran el pecho.

    Yo ante ti como vasallo del deseo,
    Arrodillado entre tus piernas voy jugando
    Con ese jugo espeso que esta brotando y del centro de tu cuerpo va manando
    A cada contacto de mis labios en tus pliegues hinchados.

    Como si represa de amor estuvieses llena
    Diriges el ritmo con tus manos en mi cabeza
    Como pidiendo que no pare como rogando que no termine
    Tu cara se desencaja en un suspiro sublime
    Risa entrecortada de felicidad te embarga las oleadas de amor que tu cuerpo mana.

    La gloria en mis labios al tomar el néctar de tu cuerpo, mi lengua desenfrenada
    Arranca suspiros como si de arrancarte la vida tratara..
    No puedo parar no encuentro salida al estar prisionero de tus manos que guían
    mi entrada y cortan mi salida.
    Controlas por medio de ellas la porción de placer que recibas, guiando mis movimientos con tus manos en mis sienes.
    Sin fuerzas ya y dormido tu cuerpo como anestesia de placer que te duerme en silencio me abrazas me besas y quedas sonriendo.

  4. Anónimo 24/06/2011 en 11:21

    ;-) Gracias por compartirlo

Participa con tu comentario