Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

El México que realmente queremos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El México que todos queremos, definitivamente, no es el México que quieren nuestros políticos, gobiernos y autoridades

Opinión

El México que todos queremos, definitivamente, no es el México que quieren nuestros políticos, gobiernos y autoridades… Hay una brecha muy grande entre lo que nosotros como pueblo deseamos y lo que ellos como manipuladores del poder tienen en mente.

Desgraciadamente, los ciudadanos hemos dejado el poder y control total de nuestra nación y nuestras vidas a un grupo de seres que no se caracterizan por su capacidad profesional ni mucho menos moral y ciudadana. Los Senadores y Diputados de nuestra nación han tomado en sus manos el uso y manejo de las leyes, de las instituciones y hasta del mismo presidente; lo irónico de esta historia es que ellos se protegen diciendo que representan al pueblo y que han sido elegidos democráticamente. Lo cual todos sabemos y somos conscientes de que no ha sido así.

Tendríamos que sentarnos ahora a llorar porque ya ni siquiera el privilegio de la duda tendremos ante las elecciones
Se acabó la libertad de expresión, ningún mexicano tiene la plena libertad de expresar por cuenta propia sus opiniones
Es mas fácil modificar las leyes que cumplirlas. Eso
sí, se cambian las mas convenientes, las que traerán beneficios
personales a todos los partidos, no a los ciudadanos

Los políticos que nos representan en realidad son personas que los partidos mismos han elegido y han ocupado los cargos en votaciones de las cuales antes teníamos la duda de si creer o no. Pero a partir de la reforma electoral, en donde ahora el Instituto Federal Electoral dependerá totalmente de la Cámara de Diputados y ya no de los ciudadanos, tendríamos que sentarnos ahora a llorar porque ya ni siquiera el privilegio de la duda tendremos ante las elecciones.

Me asusta e indigna que los ciudadanos continuemos sentados esperando que la solución y el milagro caigan del cielo.
La Reforma electoral realmente nos afecta directamente a nosotros, porque el Instituto Electoral es autónomo y depende de los ciudadanos; pero si hay algo que admirar a los políticos es lo bien que conocen a su pueblo. Saben que pueden hacer y deshacer con el país de la forma como mejor les convenga porque todos aceptaremos.

Callaremos y acataremos al final lo que ellos decidan. Es decir, seguirán enriqueciéndose a nuestras costillas y nosotros seguiremos rumiando en nuestros hogares por las injusticias, la inseguridad, la burocracia, la crisis y tantas otras circunstancias que día a día les garantizo van a empeorar.

La reforma electoral comprende modificaciones a los artículos 6, 41, 85, 97, 99, 108, 116, 122 y 134 de la Constitución. Definitivamente es mas fácil modificar las leyes que cumplirlas. Eso sí, se cambian las mas convenientes, las que traerán beneficios personales a todos los partidos, no a los ciudadanos.

El dictamen señala: “Ninguna otra persona pública o privada, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar la difusión de mensajes en radio y televisión dirigidos a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular”. Se acabó la libertad de expresión, ningún mexicano tiene la plena libertad de expresar por cuenta propia sus opiniones.

¿En realidad pretenden hacernos creer que esto es democracia?
El spot del Senado y la Cámara de Diputados es: “El México que tu quieres es el México que nosotros queremos”. Cada vez que escucho este anuncio tengo que controlar las ganas de vomitar que me provoca. 

Y disculpen que en estas fechas patrias mi artículo y mis palabras estén planteadas en este tono. Pero, honestamente, declaro que estoy harta de tanta mentira, y de que los seudopolíticos que ahora nos rigen sigan pensando que todos los ciudadanos somos unos tontos fáciles de manipular.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario