Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

El menú del planeta: las mejores recetas Gourmet contra el Cambio Climático

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ENTREVISTA / Aris Latham, Doctor en Nutrición Solarizada, da las claves para que nuestra alimentación no perjudique al medio ambiente: alimentos sin procesar, reutilización de envases y menos carne, como algunas de las claves

(…) El propósito de la vida (…) es ser útil, (…) que el haber vivido haya hecho alguna diferencia, (…) saber que al menos una vida ha respirado con mayor facilidad porque tú has vivido (…)” – Ralph Waldo Emerson (1803 – 1882).

Le caracteriza un profundo apego a las más ancestrales tradiciones alimenticias. Piensa – según los grandes maestros gastrónomos – que “somos lo que comemos”.

Por más de cuatro décadas ha procurado “predicar con el ejemplo” a la hora de escoger y preparar lo que ingiere.

Entre otras complejidades globales le preocupa el Cambio Climático, y a propósito de éste, a Aris Latham, especialista en Técnicas de la Alimentación Crudívera y Doctor en Ciencias de la Nutrición Solarizada por la Universidad de Los Ángeles, California, le inquieta cómo inciden los efectos nocivos de la dieta humana carnívora sobre la salud de la propia población, así como en la condición del medio ambiente.

Esta realidad le ha llevado a enseñar con empeño a la gente acerca de los beneficios de una alimentación compatible con la preservación del planeta.

(En algunas ciudades) se han decretado días semanales en los que se fomenta el no consumo de carnes como medida para salvar el ambiente

Con este ejemplar científico, educador y lingüista afroamericano, de raíces hispanas, conversamos en ciudad de Panamá, en el marco del ‘Veggifest‘, una jornada didáctica sobre ‘Salud y Calidad de Vida’ organizada por grupos ambientalistas y asociaciones para la promoción de la nutrición sostenible.

Michelle Simpson Alemán. ¿A qué obedece la actual preocupación científica respecto a la alimentación de los seres humanos?

Dr. Aris Latham. Lo que consumimos terminará por consumirnos a nosotros. Si quitamos la vida a los animales para comer, esta práctica nos quitará también vida a nosotros. El ser humano debe procurar – como decían los antiguos –, “que su comida sea su medicina y que su medicina sea su comida”.

M. S. A. ¿Existe alguna relación entre el consumo de productos de origen animal (carne, huevos, leche) y el deterioro del medio ambiente?

Dr. A. L. Sabemos que la actividad de las granjas (ganaderas, avícolas, porcinas) está causando mucho daño al ambiente. En ciudades como Sao Paulo en Brasil o San Francisco en los Estados Unidos de Norteamérica, se han decretado días semanales en los que se fomenta el no consumo de carnes como medida para salvar el ambiente. Aparte, se hace necesario promover la siembra masiva de árboles frutales, pues éstos son fábricas de alimentos gracias a las semillas que poseen.

M. S. A. ¿Cómo puede una disminución en el consumo de alimentos procesados contribuir a mitigar los efectos del Cambio Climático?

Dr. A. L. Mientras más cantidades de alimentos procesados ingiere uno, el cuerpo se esfuerza en una labor química que le hace mucho daño. Es recomendable que cada persona procure vivir en un lugar en el que pueda tener un jardín propio. Llevar al mercado nuestra bolsa para víveres – evitando el uso de las no reciclables – también es ecológicamente conveniente. Al ir a la tienda, procuremos siempre visitar el área en el que están los productos frescos antes que la de los procesados. Para mantener una dieta balanceada no debe incorporarse más de un 10 por ciento de alimentos procesados. Cuanto menor sea la alteración del alimento en su preparación, así mismo será su repercusión en el medio ambiente.

Los gobernantes del planeta y sus equipos de trabajo deben asesorarse con relación a su propia dieta, es decir, ‘predicar con el ejemplo’

M. S. A. ¿Qué actitud debieran asumir los gobiernos del mundo a este respecto?

Dr. A. L. Creo que deben tomar en consideración las políticas adoptadas por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil, quien anualmente apoya la celebración de una convención de productos orgánicos (Feria Internacional de Productos Orgánicos y Agroecología). Además, pienso que los gobernantes del planeta y sus equipos de trabajo deben asesorarse con relación a su propia dieta, es decir, ‘predicar con el ejemplo’.

M. S. A. Finalmente, ¿qué sugerencias puede compartir con nosotros para que logremos experimentar la longevidad (tiene ya 64 años) con vigor de que goza usted?

Dr. A. L. Ante todo, prefiera lo fresco a lo procesado. Yo siempre consumo una mayor proporción de alimentos líquidos (jugos, licuados, batidos) que sólidos. Es necesario dedicar atención al tiempo de descanso. Se recomienda que las horas de sueño oscilen entre las 8 de la noche y las 4 de la madrugada. Consumir importantes cantidades de frutas (entre 4 y 5 porciones al día) y de agua (de 6 a 8 vasos diarios) también es provechoso. El agua de pipa o coco es particularmente beneficiosa. Yo me he deshecho de la estufa y del horno de microondas. Cuanto menos cocido esté un alimento, más conservará sus propiedades nutricionales. Y, por supuesto, olvídese del restaurante y vuelva a la comida en casa.

_________________________________________________

Aún la Enciclopedia Oxford sobre Comida y Bebida en América admite que “(…) el movimiento de la comida cruda debe mucho a Aris Latham (…) él es considerado el Padre de la Cocina Ética Gourmet Cruda en América (…)”. Su amor por la naturaleza, por lo que ella produce y por la gente del mundo le han granjeado el aprecio y la admiración de agrupaciones internacionales dedicadas al tema de la nutrición sostenible, entre ellas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

The fantastic world of Cinema using a different point of view about the best films based on books.

1 comentario

  1. pepa 15/05/2010 en 15:53

    menos carne? en realidad si fuéramos serios correspondería abandonar la carne, pues a decir de los científicos responde por el 18% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. mucho más que todo el transporte (tierra, mar y aire). por lo demás, no sólo la producción de carne incide sobre el planeta de este modo: tb la produccción de leche o cualquiera de los productos de estos animales sacrificados.
    saludos :)

Participa con tu comentario