Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El mutismo político de Mariano Rajoy

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Esta trama de enriquecimiento se monta durante los ocho años en que el Gobierno de España lo preside el ‘ínclito’ Sr. Aznar

 

Desde que estalló el escándalo de corrupción y enriquecimiento del antiguo gobierno balear (PP) observo las divagaciones que la dirección del Partido Popular utiliza para atenuar las consecuencias que esto pueda tener ante el electorado. Y todavía nos falta el levantamiento del sumario del día 5 de abril (caso Gürtel).

Las consecuencias políticas no pueden saldarse con la petición de baja temporal de militancia del Partido Popular

Lo más sorprendente de todo lo sucedido es que esta trama de enriquecimiento se monta durante los ocho años que el Gobierno de España lo preside el ‘ínclito’ Sr. Aznar. La autoridad severa que parecía transmitir ahora se revela que no era tal. Y, con o sin su consentimiento, se han lucrado todos sus amigos y allegados. Grandes fortunas que se han gestado en todos los círculos de la economía. Además, lo que parecía una gestión ejemplar, cuando hicieron caja, dejaron empresas y gobiernos en situación muy precaria.

Así, llegamos al caso estrella hasta el día de hoy: Palma Arena. Un velódromo cuyo importe de la obra es la base para repartir prebendas y ganancias para mucha gente. El más significado, el ex presidente Jaume Matas. También ministro de Medio Ambiente en el Gobierno de Aznar y compañero del Sr. Rajoy.

Siguiendo la línea argumental, cuando pierde las elecciones y conociendo todo lo que estaba montado en las Islas Baleares, decide abandonar España, su palacete y marchar a EE UU. La gravedad de la imputación judicial le obliga a volver y ahora se encuentra con 72 horas para depositar una fianza de tres millones de euros en el juzgado que le investiga por corrupción. Nunca se había pedido una cantidad tan importante para evitar la cárcel a un político. Veremos la solvencia económica de él y sus cómplices.

Las consecuencias políticas no pueden saldarse con la petición de baja temporal de militancia del Partido Popular. Es decir, la expulsión de la organización política es coherente y justificada; pero la trama corruptora que se descubre no puede dejar indiferentes a la sociedad civil. Es nuestra obligación retener en nuestra mente todo lo acontecido. Y en el ámbito político que se genera.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario