Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El nacionalismo de Le Pen vuelve a las elecciones francesas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Convención Presidencial del FN (Libèration)

Durante la Convención Presidencial de
su partido el pasado fin de semana, el ultraderechista líder del Frente
Nacional presentó un programa basado en la “prioridad nacional” y “el cierre de
fronteras”. Jean Marie-Le Pen, que en las elecciones de 2002 fue el segundo
candidato más apoyado con el 17% de los votos en la primera ronda,
vuelve a presentar la inmigración como el principal problema del país.


Como hace cinco años, el discurso de Jean-Marie Le Pen vuelve a centrarse en el
control de la inmigración y la defensa del nacionalismo francés. La idea principal,
omnipresente en todas sus intervenciones, es que la política de inmigración
llevada a cabo por los gobiernos de Francia es la principal causa de la crisis
económica. Este “torrente incontrolado” de inmigrantes, que según él se han
aprovechado de las generosas ayudas del Estado, ha dejado de lado a “los
verdaderos franceses”, que ahora se encuentran sin trabajo y sin posibilidades
de volver a situar a Francia donde se merece.

Por eso, Le Pen, que se ha visto superado en las encuestas por el fenómeno
Bayrou
, apuesta por “una inmigración cero”, la expulsión de “los
clandestinos e ilegales” y “el cierre de las fronteras”
. Estas medidas se
verían acompañadas por lo que el llama “prioridad
nacional”:
según él, el Estado debe volcar sus ayudas sociales y de empleo primero en los franceses.

Image
Manifestación a favor de Le Pen en 2002 (BBC News)

En la ciudad de Lille, antiguo bastión de la extrema izquierda y ahora
especialmente afectada por la crisis económica, Le Pen aprovechó también para
atacar a la globalización, a la que culpa de la crisis francesa. El líder
ultraderechista, que sigue ampliando su larga
lista de provocaciones
(la semana pasado calificó
los atentados del 11-S de “incidente”), afirmó que “el hecho de suprimir nuestras fronteras nos deja en
manos del comercio internacional y nos hace correr un riesgo de ruina”.

Si los principales enemigos de Le Pen son la inmigración (centro de
todas sus intervenciones) y la globalización, la Unión Europea también se lleva
un parte importante. El líder del FN, contrario al Euro, se presenta como el
único gran candidato que dijo “no” a la Constitución Europea, al mismo tiempo
que culpa a la misma de las desgracias de Francia. Según él, el 80% de las
leyes francesas se aprueba en Bruselas, algo incompatible con su defensa de Francia. En un programa organizado por la cadena TF1 hace una semana, Le
Pen afirmó que él es el único candidato que se presenta a la Presidencia de la República
de Francia, puesto que “el resto se presentan a Gobernadores de una provincia
europea, incluso con menos poderes que los de Schwarzenegger en California”.

Le Pen, que en un primer momento de la campaña parecía querer alejarse
de sus posturas más radicales, vuelve poner de manifiesto que sus
ideas son las mismas
que le permitieron acceder a la segunda ronda de las
elecciones de 2002. Las últimas
encuestas
le sitúan con un 12% como el cuarto candidato más votado, más o
menos la misma intención de voto que tenía a estas alturas hace 5 años.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario