Jueves 17 de agosto de 2017,
Bottup.com

El niño que sobrevivió a los campos de exterminio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Portada del libro

Crítica libro: ‘Sin destino’, de  Imre Kertész

La Segunda Guerra Mundial deja –por desgracia– muchas historias; novelas, biografías, leyendas etc. Llenas –la mayoría de ellas– de tópicos, de héroes y de cuentos ejemplarizantes. Como en casi todo, lo diferente marca la diferencia. Imre Kertész logra un relato equilibrado, sin aspavientos heroicos ni voluntad didáctica sobre lo que ocurría en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Imre Kertész narra en ‘Sin destino’, el paso de György Köven, por los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial. György, un joven húngaro de 15 años, es conducido a Auschwitz, al igual que el propio autor en su vida real, y desde allí a otros campos de concentración.

Este itinerario le sirve al autor para describir, con sumo detalle, las características de la vida en Buchenwald, Auschwitz y otros centros de exterminio. La rutina en la vida del protagonista se rompe el día que su padre marcha a hacer ‘trabajos forzosos’. El tío de György le advierte que ese día marcará un antes y un después en el resto de su vida, “de ahora en adelante tú también serás partícipe del destino común de los judíos”. Ese destino consistía en “una persecución constante desde hacía milenios, que los judíos tendremos que soportar con paciencia y resignación”.


Campos de exterminio

György es trasladado a Auschwitz creyendo que allí va trabajar y a convertirse en un hombre. En un primer momento cree que quienes llevan traje a rayas son delincuentes, “empezaron a intrigarme y tuve curiosidad por sus crímenes”. Sin embargo pronto descubrirá que se encuentra en un lugar proyectado, diseñado y construido para la muerte, “percibimos aquel olor, difícil de definir, que ya nos había llamado la atención: era un olor dulzón y pegajoso, con un deje a residuo químico, un olor tan intenso que casi me hizo devolver el pan”.

Sobrevivir en Auschwitz

El protagonista se deja llevar por los acontecimientos sin poner a penas resistencia a nada. Su único objetivo desde que es recluido en un campo de exterminio no es la libertad, es la supervivencia. La sencillez y la humildad con la que el autor narra los hechos contrasta con los tópicos que a menudo aparecen en estos libros, “me imagino que un infierno es un lugar donde uno no se puede aburrir, y por el contrario, en los campos de concentración como Auschwitz puedes llegar a aburrirte mucho, en el supuesto de que tengas la suerte de poder hacerlo”.

No es un relato macabro ni sangriento. El ritmo de la novela es lento, cadencioso y muy descriptivo


El estilo

No es un relato macabro ni sangriento. El ritmo de la novela es lento, cadencioso y muy descriptivo. Podría decirse que se trata de un ‘paseo’ de la mano del autor por lo que él mismo vivió durante la Segunda Guerra Mundial y que ahora quiere enseñarnos poco a poco. Sus frases son cortas y directas. A penas siete u ocho palabras bastan para dar un fogonazo y mostrarnos una imagen de la vida durante el holocausto nazi. El autor Imre Kertéz respiró el mismo aire emponzoñado de los campos de exterminio nazis que también respiraron millones de judíos.

Hungría, tierra natal del autor, es ocupada por los nazis en marzo de 1944. Con a penas 15 años Imre es trasladado a un campo de concentración que será, en el futuro, su inspiración y su mejor fuente documental para escribir algunas de sus novelas. Además de ‘Sin destino’ ha escrito: ‘Kaddish por el hijo no nacido’, ‘Un instante de silencio en el paredón’, ‘Yo, otro’ y ‘Crónica del cambio’. En 2002 le fue concedido el premio Nobel de literatura.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario