Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Un paseo ‘bajo los tilos’ por Berlín

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

La catedral de Berlín se encuentra en el centro de la ciudad, en la famosa avenida Unter der Linden

La catedral de Berlín se encuentra en el centro de la ciudad, en la famosa avenida Unter den Linden

Partida en dos durante décadas por el llamado ‘muro de la vergüenza’, el nuevo Berlín ofrece nuevamente en la actualidad ese esplendor que perdió tras la segunda guerra mundial.

Con poco más de tres millones de habitantes y una extensión aproximada de unos novecientos kilómetros cuadrados, en Berlín encontrarán peculiares y sugerentes barrios que no les dejarán indiferentes. No obstante, y debido a su gran extensión, en este artículo les hablaré tan solo de su amplio centro histórico, el cual se halla ubicado en su mayor parte en lo que era hasta hace unos años el ‘Berlín Este’.

Para que puedan aprovechar su tiempo sin perder detalle de las zonas más pintorescas y atractivas de esta ciudad, les recomendaría que recorrieran a pie dos de sus grandes avenidas: la ‘Unter den Linden’ y la ‘Friedrichstrasse’

Así pues, y para que puedan aprovechar su tiempo sin perder detalle de las zonas más pintorescas y atractivas de esta ciudad, les recomendaría que recorrieran a pie dos de sus grandes avenidas: la ‘Unter den Linden’ [Bajo los Tilos] y la ‘Friedrichstrasse’, las cuales al cruzarse por su mitad les dará la oportunidad de abarcar casi todo el centro histórico de la ciudad.

Si comienzan pues su recorrido por el extremo oeste de la avenida Unter den Linden, allí encontrarán la espectacular Puerta de Brandemburgo frente a la lujosa Plaza de París. No obstante, antes de iniciar su recorrido por esta avenida en dirección este, les recomendaría que se desplazaran primero unos metros al norte y después al sur puesto que muy cerca de esta Puerta encontrarán por un lado el famoso Bundestag, mientras que en dirección opuesta descubrirán primero el monumento al Holocausto y no muy lejos de este la plaza de Postdam, la cual les mostrará algunas de las construcciones más modernas de esta gran urbe. Y una vez habiendo satisfecho su curiosidad admirando los lugares comentados, inicien ya su recorrido en línea recta y hacia el este puesto que al final de la avenida Unter den Linden enlazarán con un pequeño tramo de la Karl-Liebknecht Strasse, que les dejará en el mismo corazón de Berlín: la Alexanderplatz y su famosa Torre.

Este que les acabo de decir es un recorrido muy fácil que no tiene pérdida, aunque lógicamente les recomiendo ir zigzagueando continuamente ayudados por su mapa o guía de viaje, pues tanto a la derecha como a la izquierda de la Unter den Linden y de la Karl-Liebknecht Strasse descubrirán edificios como la nueva Sinagoga o la Sophienkirche, monumentos como el de Marx y Engels o la plaza Bebel frente a la Universidad de Humboldt, aquel lugar en donde tristemente los nazis realizaron en 1933 la quema de libros. Evidentemente deberán descubrir también en su recorrido hacia Alexanderplatz la encantadora Isla de los Museos, con su importante oferta cultural, así como también plazas tan encantadoras y espectaculares como por ejemplo la Gendarmenmarkt. Una vez llegados a esta plaza, no lo duden, siéntense en una de sus terrazas para tomarse una refrescante cerveza mientras admiran la hermosura de sus edificaciones. ¡Ah!, y que no se me olvide, otro pequeño consejo antes de llegar a la Alexanderplatz: junto al Ayuntamiento Rojo, situado enfrente de la famosa Torre, adéntrense en el coqueto barrio de Nikolaiviertel, pues entrando en él tendrán la sensación de estar visitando un pequeño y bucólico pueblecito de la campiña alemana.

Visiten alguno de los tramos que todavía quedan en pie del muro de la vergüenza, puesto que su conservación nos debería dar ejemplo para que barreras de este tipo no volvieran a implantarse en ningún lugar del mundo

Y no, no se me olvidaba, una vez hayan disfrutado y descubierto todo lo que Berlín nos ofrece zigzagueando desde la Puerta de Brandemburgo hasta la Alexanderplatz, entonces sitúense en el cruce de la ya recorrida avenida Unter den Linden con la Friedrichstrasse para, en este caso de norte a sur, recorrer la mencionada Friedrichstrasse para así admirar todo lo que nos ofrece a ambos lados esta lujosa calle plagada de restaurantes, tiendas, centros comerciales y un sinfín de lugares de ocio. Como cosa curiosa, yo les recomendaría que en la parte sur de esta avenida se acercaran hasta el Checkpoint Charlie, el antiguo paso fronterizo entre el Berlín ocupado por los EE.UU. y el ocupado por la URSS, ya que allí podrán ver varias exposiciones de aquella época. Y ya en el otro extremo de esta gran avenida, les recomendaría también que paseasen por la noche por la bulliciosa calle de Oranienburger, pues si se sientan en alguna de sus numerosas terrazas seguro que el aburrimiento no hará mella en ustedes.

Evidentemente les he enumerado solo algunos de los lugares más típicos y llamativos de Berlín, ya que deberán ser ustedes los que, ayudados por su guía de viaje y un plano de la ciudad, descubran todos esos rincones inesperados que hacen que el recorrido por cualquier población se convierta en algo mágico y sugerente.

¡Ah!, y una última recomendación: visiten alguno de los tramos que todavía quedan en pie de ese llamado muro de la vergüenza puesto que su conservación es la que en teoría nos debería dar ejemplo para que barreras de este tipo no volvieran a implantarse en ningún lugar del mundo. Pero esto, como ya saben, solo es en teoría para esos hipócritas mandatarios mundiales que mientras derriban un muro como el de Berlín van construyendo otros como el de Palestina, ese otro muro de la vergüenza que nos demuestra el egoísmo e infinita estupidez del ser humano. Pero esto, evidentemente, es otra historia que quizá les cuente en otra ocasión con algo más de tiempo.

Así pues, disfruten de Berlín, de sus monumentos, de sus sugerentes barrios y plazas y, también, sueñen con que algún día puedan caer, al igual que lo hizo el de Berlín, todos esos otros muros de la vergüenza que todavía existen a lo largo del mundo.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

Editado por la Redacción: subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario