Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El país en el que nunca pasa nada

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Anteayer enterramos al enfermo 2009, un ‘annus horribilis’ que verdaderamente no se recordará por ser de los mejores de la historia

OPINIÓN

 

 

Empezamos por la inyección económica que los gobiernos han tenido que hacer para el reflotamiento de las entidades bancarias, en fallida por las malas prácticas de sus recursos. Curiosidades de la vida: éstas han cerrado el curso con ganancias sustánciales, teniendo en cuenta que la operación era para dar crédito y ayudas a las empresas y particulares, que no han llegado nunca, provocando el cierre de multitud de autónomos y empresas.

La oposición, mientras tanto, con unas ansias inconmensurables de poder y emperrada en hacer dimitir hasta a la mujer de la limpieza del Congreso

Por otro lado, los escándalos de corrupción, malversación de fondos públicos y cohecho han sido el pan de cada día, desde el caso Gürtel, con miembros del partido de la oposición implicados en primera persona, y que nunca se ha sacado el agua clara. Ahora parece que el caso se ha evaporado por arte de magia. El tema de la corruptela ha salpicado a todos, sean del color que sean. Uno de los más graves y a la vez más surrealistas ha sido el de Félix Millet en Cataluña, que vacío las arcas de la prestigiosa institución Palau de la Música – Orfeó Català, y que por obra divina no ha puesto pie en ninguna institución penitenciaria, más al contrario campa a sus anchas por Barcelona.

Y más: el caso Santa Coloma es la imagen de la connivencia entre partidos en el reparto del poder, hasta el punto de hacerse una sospechosa colecta popular para sacar al alcalde de la cárcel, que da que pensar y sospechar.

Con todo esto, la cola del paro es cada vez mas alargada, y ya llegamos a los cuatro millones de desempleados, sin solución vista a medio o corto plazo. Con unGobierno incapaz de coger el toro por los cuernos de la crisis, y dando bandazos de aquí para allá.

La oposición, mientras tanto, sin ideas positivas, con unas ansias inconmensurables de poder, y emperrada en hacer dimitir hasta a la mujer de la limpieza del Congreso, además de tener psicosis persecutoria, puramente de psiquiátrico.

Todos se comieron los turrones en casa bien arropados, sin pagar por lo que han hecho, mientras que por delitos menores otros comieron entre barrotes

Y para acabar de redondear el año, el presidente de la CEOE, máximo representante del empresariado, deja una deuda en la seguridad social, en los bancos, y pone en la calle a toda una plantilla dejando en tierra a mas de 7.000 personas por la quiebra de su aerolíneas, cuyos viajes asume el Gobierno con el dinero de todos los contribuyentes, por las malas prácticas del mayor representante de nuestra patronal.

Lo más curioso es que todos se comieron los turrones en casa bien arropados, sin pagar por lo que han hecho, mientras que por delitos menores otros comieron entre barrotes y otros ya no comieron.

2009 nos ha enseñado a desconfiar de una clase política caduca y un sistema acabado, que nos ha llevado a la fallida, con un poder judicial de dudoso funcionamiento.

¿Qué nos deparará 2010? Es una incógnita. Si lo supiera, tendría el boleto ganador de la ONCE, esperemos que los brotes verdes no sean para fumar y empecemos a ver el horizonte. Para ello tendrán de ponerse las pilas, pues el pueblo empieza a estar cansado y agotado, y así se les hace saber. ¡Que esto no es el país en el que nunca pasa nada!

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario