Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El palo tutor

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La semana pasada regresó al Congreso de los
Diputados, tras su rechazo en el Senado, la ley que pretende modificar
el Código Civil, para suprimir los cachetes del catálogo de
atribuciones paternas

Opinión

“…Nuestros gobernantes ahora se han propuesto
solucionar nuestras relaciones familiares. Han comenzado por legislar
los cachetes paterno-filiales, pero deberían regular igualmente los
pellizcos en el trasero de la parienta…”

No sería de extrañar que en una hipotética clase
de Educación para la Ciudadanía, pueda acontecer un hecho como éste:
“Si como todo el mundo sabe Aznar debería ser juzgado como criminal de
guerra, los votantes de su partido deberían tener como penitencia, al
menos, una hostia. Por eso, como ejercicio práctico para mañana, tenéis
que averiguar a qué partido votan vuestros padres. Si apoyan al PP les
dais una hostia, pero si votan al PSOE pueden irse en paz sin comulgar,
demos gracias a Zapatero”.

“Podremos tener los estudiantes más burros de
Europa, sí, pero también a los más felices. Ni un alumno más
traumatizado por suspensos que impidan pasar de curso, o por mandobles
que impongan disciplina paterna”

Como ya han conseguido que nos vaya fenomenal la
cosa de los dineros, nuestros gobernantes ahora se han propuesto
solucionar nuestras relaciones familiares. Han comenzado por legislar
los cachetes paterno-filiales, pero deberían regular igualmente los
pellizcos en el trasero de la parienta, así como los decibelios
producidos por los ronquidos y las broncas maritales, con un apartado
especial para los cónyuges con problemas de meteorismo. Todo sea por el
bienestar de la familia. Lejos queda el antiguo y obsoleto modelo
familiar, cuando los padres y las madres zurraban la badana a sus
churumbeles cuando éstos sacaban los pies del tiesto. Ahora son sus
hijos quienes pueden enterrarlos en el ficus, también con los pies
fuera del tiesto, para que boca abajo puedan ejercer de palo tutor, y
la planta no se tuerza. Una idea de las más de mil de Zapatero: no te
dejaremos enderezar a tus hijos, pero sí a una planta. Esto es un país
ecologista y de paz.

Podremos tener los estudiantes más burros de
Europa, sí, pero también a los más felices. Ni un alumno más
traumatizado por suspensos que impidan pasar de curso, o por mandobles
que impongan disciplina paterna. Es una gentileza de la vastísima
sapiencia de los pedagogos, psicólogos y demás patulea de expertos que
moran en diversas instituciones públicas. Tanto han cambiado los
tiempos, que gracias a estas políticas para el bienestar de nuestros
jóvenes, podrán emanciparse sin que la carestía de la vivienda suponga
obstáculo alguno. Cuando los hijos deseen vivir solos, podrán poner a
sus padres de patitas en la calle, y que ni se les ocurra rechistar,
que ya han disfrutado de la casa bastante. Así que dejad de criticar a
la Ministra de Vivienda y futura mamá, pues bastante tiene con engañar
junto al resto de su casta a los padres españoles. Gane quien gane en
marzo, nuestros tutores políticos seguirán infligiendo a los
progenitores presentes y venideros cuantos palos hagan falta, que jamás
serán regulados en el Código Civil.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 22/12/2007 en 8:28

    Los padres no debería pegar nunca a los hijos, porque son personas humanas y tienen derechos. A mí me parecen bien todas las medidas para acabar con la violencia doméstica.

Participa con tu comentario