Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El Parlament vota ‘No’ a la independencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Tenemos una Democracia que permite a unos diputados votar el domingo en una consulta ‘Sí’ a la Independencia y el miércoles en el Parlament ‘No’

Barcelona. Los diputados, cual borregos a la orden del líder. Repito que en el franquismo siempre pensé en el porqué de aquella pantomima de Parlamento, Congreso o Cortes, si todos votarían lo que Franco ordenara. La refinada burla del Tercio de Representación Familiar completaba con unas elecciones generales el esperpento de la Democracia Vertical.

Pero ahora es peor: el líder jura o promete por el cargo de Presidente de la Generalitat un Estatuto, hijo de una Constitución a la que vota ‘No’, o sea, que se la pasa por la entrepierna. Y sus diputados en Madrid jurarán o prometerán lo que en privado abjuran (según el diccionario: retractarse, renegar, a veces públicamente, de una creencia o compromiso que antes se ha profesado o asumido) y ¡cobrarán! de un país del que votan separarse. Mi amigo de mili Pere Baltá se pasó en Madrid 17 años de parlamentario por CIU a las órdenes de su admirado Jordi Pujol. Lo cito, porque hace cuatro o cinco años en un encuentro le escuché sin rechistar, antes de la crisis, pero ya convencido de lo que ahora escribo.

Dos jefes de partido con otros dos o tres jefes tribales, se han repartido no ya los escaños de un inútil Congreso de los Diputados y Senado, sino mucho más

Un inmejorable caldo de cultivo donde germina la ‘Gran Corrupción’.

Me pregunto si los españoles, como me decía Pascal (francés-magrebí) en nuestras eternas discusiones de celda, comedor y biblioteca, al igual que los musulmanes no sabemos ni somos conscientes de vivir una o en Democracia: que el jefe (“por la Gracia de Dios”, imprimía Franco en las monedas) está por encima de la conciencia individual, donde el líder gobernará dictatorialmente, o pactando con los líderes o jefes de las tribus cantonales dominantes. El más primitivo Fascismo.

En esta macabra conjunción de franquismo y Democracia, dos jefes de partido con otros dos o tres jefes tribales, se han repartido no ya los escaños de un inútil Congreso de los Diputados y Senado, más los parlamentos de 17 autonomías y ayuntamientos con de 12 a 20 obedientes concejales ¡a sueldo!, sino todo el aparato del Estado, anulando Legislativo, Ejecutivo y Judicial; y más si cabe: la mitad del sistema financiero, cargos en las cajas de ahorro, y ¡más aún! en consejos de anónimas, bancos, oligopolios y cárteles, alcanzando así el cenit de su ‘Total Corrupción’, y creado lo que ya se ha definido como ‘El Estado del Malestar’.

Hemos pasado de la ficticia ilusión del ‘Estado del Bienestar’ al real ‘Estado del Malestar’… del desasosiego, de la desilusión.

La consecuencia práctica del troceado franquismo conlleva al disparate de un amelé financiero-político donde nada es lo que dice o parece ser; donde un periódico ‘afecto’, Público, quiebra financiada con pólizas de crédito y publicidad dirigida, dice

La crisis deja al descubierto el vaivén del Banco de España
Expertos, políticos y responsables de cajas y bancos censuran la gestión de Fernández Ordóñez en la reforma del sistema financiero”

El Banco de España no existe, es una más de las secciones de contabilidad y control del régimen, manejado al antojo y corrupción del Ejecutivo de turno

… y debería decir que el Banco de España no existe, que es una más de las secciones de contabilidad y control del régimen, manejado al antojo y corrupción del Ejecutivo de turno, y que achacarle culpas no es más que otra falacia. El tal Fernández Ordóñez, callando cuando su sección de Control de Riesgos le anunciaba que tal o cual inmobiliaria se situaba más allá de cualquier ley y lógica de mercado en una caja de ahorros, obedecía a su amo o corte política.

Pero hay más, formando la cabecera del cártel financiero, que con cinco o seis instituciones (tras las fusiones, más concentración) controlan directamente casi la totalidad del dinero del país, sabía que, por ejemplo, un elemento como Sáenz Abad (condenado por denuncia falsa para extorsionar) ganaba 10 millones de euros de sueldo al año (y jubilación de 85 millones) y toda una recua de ejecutivos se repartían y reparten multimillones en euros que salen de instituciones, la mayoría en quiebra, y avaladas por el Estado. Estado del que entre otras lindezas hoy se lee:

El Confidencial:
“La deuda pública rompe por primera vez la barrera de los 800.000 millones de euros
La cifra supone ya el 75% del producto interior bruto español”

Y si el lunes los manifestantes del Clínico me impidieron mi habitual recorrido, ayer con los demás hospitales colapsaron la ciudad, al tiempo que los muñecos del Parlament votaban otra de sus terribles entelequias.

Me hace gracia la pequeña noticia… Otra inmobiliaria sale a flote: Grupo Pinar refinancia su deuda de 770 millones, ¡añadiéndole 23 millones!… cuando en su lugar en un Estado de Derecho debería decir que ha presentado los libros al juzgado declarándose en quiebra… o en España existe un stock de 1,5 millones de viviendas sin vender que no se absorberá en los próximos cuatro o cinco años. Algunas incluso, nunca encontrarán comprador.

Aquí se vive y trabaja para arrastrar quiebras y pagar a sus responsables, por graciosa concesión y terror de los europeos, nuestros atrapados acreedores

Ayer Artur Mas en el Parlament dijo que de seguir como en el Tripartito acabaríamos igual que Grecia. ¡Estamos peor que Grecia!, puesto que allí ya han hecho su ‘suspensión de pagos’; han situado y conocen su cáncer, y la cifra que pagarán sus actuales y futuras generaciones, y aquí se vive y trabaja para arrastrar quiebras y pagar a sus responsables, por graciosa concesión y terror de los europeos, nuestros atrapados acreedores. Unos europeos que digo tiemblan con lo de la independencia, sin que a ninguno de esos independentistas se le ocurra un reparto de esos 800.000 millones de euros o ni siquiera mentar los por ejemplo 100.000 millones de CataluñaCaixa y otras por el estilo.

Y si los europeos ya no tragan, no creo que a los chinos se les engañe… como a tales, por más que reciban a Zapatero y prometan ‘recapitalizar’ quebradas cajas, que como dice Martín de la Asociación Española de Banca: Con dinero público, cualquiera cumple los requisitos de capital. No añade que “ese dinero público” son simples apuntes contables, pasando cifras de unas hipotéticas cuentas a otras.

Hoy, aniversario de una efímera República Catalana, a la que quizá votaría gustoso si no deviniera en un corralito para pujoles y secuaces o caciques de provincia, la Historia nos muestra que aquello y sus consecuencias se pueden repetir…


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario