Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

“El político que se corrompe se ve impune”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

‘La mente del corrupto’ en La Vanguardia de hoy

Barcelona. Leer en La Vanguardia uno de tantos artículos sobre la generalizada corrupción, cuando ese periódico es el paradigma del encubrimiento, tergiversación o silencio de la gran corrupción barcelonesa, me conmueve.

Publicar sobre el sentimiento de impunidad de los políticos corruptos no revela las causas que la propician: la prensa y la justicia

Lo poco, o nada y mal, publicado sobre lo apuntado en La gran corrupción, al tratarse del emblemático periódico en Cataluña, le hace merecedor de algo más que un reproche en un blog. Debería formar parte del artículo, entre las causas que cita, la contribución de la gran prensa en la corrupción o “mente del corrupto”. La complicidad, o incluso encubrimiento, en el proceso corrupto que ha conducido al país a una quiebra fraudulenta.

Cuando ya el torrente se ha engullido España entera, me suenan bien, aunque no suficiente, artículos como el del pasado día 3 en El Mundo :

“Pocas veces en la historia de un pueblo la corrupción fue tan general y agobiante
3 Ago 2012 – Las crisis económicas, no obstante ser un mal grave, no es lo peor que padecemos en España. La corrupción en las conductas de los (…)”

O el de hoy en La Vanguardia:

“En la mente del corrupto”

Pero publicar sobre el sentimiento de impunidad de los políticos corruptos no revela las causas que la propician: la prensa y la justicia.

Las circunstancias crean la codicia: siempre digo que el cajero que roba a su banco es culpable la primera vez, de las demás tiene la culpa el banco y sus controles.

Si la prensa se mediatiza con créditos, publicidad y subvenciones, y la justicia forma parte de la política, sin denunciar de oficio, archivando o eternizando los casos de corrupción, se crea la impunidad

Es evidente que el control de una sociedad democrática sobre su dinero público, además del entramado legal y burocrático, fácilmente manipulables desde el poder, reside en la libertad de prensa o ‘cuarto poder’ y la disuasión o castigo del independiente poder judicial. Repito pues, que si la prensa se mediatiza con créditos, publicidad y subvenciones, y la justicia forma parte de la política, sin denunciar de oficio, archivando o eternizando los casos de corrupción, se crea la impunidad.

Insisto que la mayoría, o todos los grandes casos en la Barcelona de los últimos 33 años, los conocía el “todo Barcelona”, formando parte consustancial de la sociedad barcelonesa, el ‘ambiente barcelonés’, y para más inri su descubrimiento por investigación policial, fiscal o judicial, se inicia fuera de la ciudad. Diez años mínimo para juicio, y en todos, todos, absolutamente en todos los casos, se pierden culpables, y se consolidan impunes y delictivas fortunas, por el camino.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario