Miércoles 02 de abril de 2014,
Bottup.com

Las acequias de Chiclayo se encuentran contaminadas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La utilización de las principales acequias de Chiclayo como lavaderos o desagües y su falta de acondicionamiento, las convierten en caldo de cultivo para enfermendades como el dengue

Las tres principales acequias que cruzan Chiclayo, la Cois, Yortuque y la Pulen, se utilizaron para riego agrícola antes de que existiera la ciudad. Sin embargo, actualmente sus aguas son utilizadas para otros fines.

Cuando se empezó a urbanizar Chiclayo, las acequias siguieron funcionando porque se necesitaba regar la parte baja de las tierras.

Sin embargo, en los últimos años, estas acequias se han convertido en un peligro latente para la población que las circunda, por los altos índices de contaminación que presentan, lo que origina focos infecciosos de zancudos, que traen como consecuencia enfermedades como el dengue. Asimismo, no cuentan con el

Además de las consecuencias higiénicas, la falta de acondicionamiento hace peligroso afrontar las consecuencas eventuales del fenómeno del ‘Niño’

acondicionamiento necesario para afrontar un eventual fenómeno del Niño.

Como se sabe, estas aguas son utilizadas para el riego de sembrados, cuyos productos posteriormente son introducidos en el mercado y consumidos por la población.

Por lo serio del problema, hicimos un recorrido por las principales acequias de Chiclayo, donde pudimos observar la inadecuada utilización de los canales de riego, porque sus aguas son utilizadas para lavaderos clandestinos, y además, la poca sensibilidad ambiental que muestran los moradores de la zona, porque todos sus desechos terminan en la acequia, lo que ha contribuido a la contaminación de sus aguas, además del suelo y el aire, poniendo en riesgo no solo su salud sino también la de sus hijos.

[blockquote]Pincha para ver cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario