Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

El pueblo de Túnez pone fin a la dictadura de Ben Alí

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Túnez vive estos días la revolución de un pueblo que dice basta a la opresión del régimen dictatorial de Ben Alí. Narramos lo acontecido.

Diecisiete de diciembre, fecha emblemática para el pueblo de Túnez. La desesperación de Mohamed Bouazizi y la fuerza del pueblo tunecino han puesto en jaque al presidente Ben Alí. Narramos de manera cronológica lo acontecido durante el último mes en el pueblo norteafricano, mes que puede marcar la diferencia entre la perpetuación de la represión o la obtención definitiva de libertades.

Cronología de las revueltas

El 17 de diciembre un joven universitario y desempleado no aguanta más las represiones administrativas a las que se ve sometido y se quema vivo en Sidi Bou Zaid

17 de diciembre de 2010. la policía tunecina requisa el carro de hortalizas que Mohamed Bouazizi emplea para ganarse la vida. Delito: no tener licencia. El joven, con estudios superiores y en desempleo, no aguanta más las represiones administrativas a las que se ven sometidos cientos de jóvenes preparados como él. Se quema vivo en Sidi Bou Zaid. Nadie en esos momentos fue consciente de los hechos que se desencadenarían, ni de la fuerza del pueblo tunecino.

18 de diciembre. Inicio de las revueltas. Las manifestaciones se extienden a El Guep, Meknassi y Bouzayane, en la región de Sidi Bou Zaid.

24 de diciembre. Ataque a un cuartel de la guardia nacional tunecina en el pueblo de Bouzayane. Los disturbios provocan la muerte de dos militares.

25 de diciembre. Houcine Neji, de 24 años, muere electrocutado en un poste eléctrico. Su proclama: fin de la miseria y desempleo del pueblo tunecino. Frente al ayuntamiento miles de personas son espectadores del suicidio. Las tensiones se incrementan y radicalizan.

28 de diciembre. La gravedad y cariz de los acontecimientos obligan al presidente Zine El Abidine Ben Alí, a la visita del joven quemado a lo bonzo.

29 de diciembre. Ben Alí destituye a parte del Gobierno como respuesta a las manifestaciones ciudadanas. La noticia no penetra en el pueblo tunecino. El cansancio y los años de promesas han fortalecido a un pueblo que no aguanta más.

Inicio de 2011: más represión y protestas del pueblo
4 de enero de 2011. Las graves quemaduras de Mohamed Bouazizi ponen fin a su vida. El gobierno censura

Las manifestaciones y revueltas se extienden, provocando la muerte de dos policías. Otro joven se suicida frente al Ayuntamiento

los medios de comunicación. Correos electrónicos y redes sociales son bloqueados. La censura y opresión del todavía gobernante Ben Alí se hacen patentes.

06 de enero. Amnistía Internacional condena la represión de las autoridades tunecinas ante las manifestaciones y protestas populares.

Algunas de las manifestaciones de la organización:

“Los tunecinos deben tener permiso para expresar sus quejas y protestar con libertad. Las autoridades hicieron promesas vacías de oportunidades de trabajo y a eso le siguió una ofensiva contra los manifestantes”.

“Las autoridades tunecinas tienen la responsabilidad de mantener el orden público, pero esto no debería ser excusa para atacar a la gente simplemente porque está ejerciendo sus derechos a la libertad de expresión y de asamblea”.

Segundo suicidio ante la represión en Túnez
07 de enero. Ayub Alhammi se quema a lo bonzo en un instituto tunecino. El joven de 17 años fue expulsado del instituto Al Wafa al intentar organizar el apoyo a las revueltas de Sidi Bouzid. 50.000 profesores guardan 20 minutos como duelo a los jóvenes fallecidos y en apoyo a la población de Sidi Bouzid. Estado de sitio en Siliana, Tela, Redeyef, Um Laraies y Kebili desde principios de la semana.

08 de enero. Disturbio en Kasserin (frontera con Argelia), Thela y Regeb. Muertos contabilizados por el gobierno: diecisiete. Muertos contabilizados por la oposición: 35.

10 de enero. Declaraciones de la Unión Europea. Se pide a las autoridades tunecinas mesura en el empleo de la fuerza así como el levantamiento de la censura a la actualidad informativa, mediante la liberación de los

El gobierno censura los medios de comunicación. Correos electrónicos y redes sociales son bloqueados. Tras el toque de queda los muertos son entre 17 y 35

periodistas detenidos. La ONU se pronuncia solicitando respeto a la liberta de expresión. El gobierno de Túnez a la desesperada promete 300.000 nuevos empleos. El pueblo ya no cree promesa alguna.

Se instala el toque de queda, recrudecimiento de las protestas
11 de enero. Balance de víctimas de los sindicatos: 50. Balance gubernamental: 18 muertos. Toque de queda en Gafsa, Kaserín y Telab, que tendrá una duración de 20 horas.

12 de enero. Se desaconseja el viaje a Túnez por parte del Gobierno español. Recrudecimiento de los enfrentamientos en le Kram y Goulette. Cada vez el Palacio de Presidencia se encuentra más cerca. Rafik Belhaj Kacemm, ministro de Interior, es destituido.

13 de enero. La policía carga contra profesores y estudiantes en una manifestación en Habib Burguiba. Muere a tiros uno de los asistentes. La oposición denuncia más de 60 muertos. Ataque a tres comisarías de policía en la ciudad de Gafsa, incendio de un supermercado y asalto a una oficina de correos. Ben Alí destituye a su portavoz y principal consejero Bdelaziz Ben Dhia, y promete profundas reformas. Más promesas.

Exilio de Ben Alí en Arabia Saudí y decreto del estado de excepción
14 de enero. Proclama del pueblo: “O te vas, o nos matas”. El presidente destituye al gobierno en pleno y anuncia elecciones anticipadas para dentro de seis meses. Ben Alí huye del país, se refugia en Arabia Saudí tras 23 años de poder despótico sobre el pueblo tunecino. Mohamed Ghanuchi asume la presidencia. Se decreta el estado de excepción.

Refugiado el presidente en Arabia Saudí e impuesto el estado de excepción, el pueblo tunecino exige que Ben

Ben Ali sale del país con su esposa y se refugia en Arabia Saudí. Ghanuchi asume la presidencia y promete elecciones

Alí y su esposa, Leila Trabelsi, denominada de manera despectiva como ‘la peluquera’, se sienten en el banquillo y se enfrenten a los delitos por expolio nacional. Los cables diplomáticos filtrados por la mediática WikiLeaks darían constancia de ello.

La pulcritud en el historial de Ghanuchi refrena de momento las fuerzas populares. La palabra democracia no tuvo cabida en las palabras del provisional dirigente, no obstante, Túnez alberga la esperanza de que los tan prometidos cambios lleguen. En cualquiera de los casos, Túnez ha tomado consciencia de su fuerza, y ha demostrado al panorama internacional lo que un pueblo es capaz y puede llegar a conseguir cuando toda promesa ha sido incumplida.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario