Miércoles 07 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El Puerto de Barcelona y el narcotráfico

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Si comentando sobre Piqué Abogados Asociados comparaba el bufete a La Tapadera, para encontrar un símil cinematográfico a la noticia del día 27 en toda la prensa e Internet sobre el Puerto de Barcelona, debería recurrir a las películas del cine negro americano donde los puertos y sus sindicatos crearon obras maestras

Aquí no encontraremos ningún Marlon Brando, pero si se une mi comentario del día 22 sobre blanqueo al narcotráfico mexicano con la actual noticia, se deduce el por qué de mis repetidas veces afirmando hallarnos en la capital europea del narcotráfico. Quizá no sea casualidad la defensa del Bufete Piqué a las ‘mafias’ juzgadas hace unos meses por quemar camiones imponiendo su dominio por el terror en el puerto.

Cae el ‘virrey’ del Puerto de Barcelona por un alijo de cientos de kilos de droga” publica El Confidencial con muy interesantes comentarios de sus lectores, entre los que destacaría que le detienen “policías venidos de Madrid”.

Si mi incursión en la corrupción político-financiera barcelonesa proviene de mi obsesión por descubrir el por qué de mis tres años preventivo en los 80 y condenado a esos tres años por encubridor (caso insólito en un tema económico), mi cierta curiosidad por el narcotráfico y las consecuencias fisiológicas de los consumidores o adictos, se origina en los años conviviendo con cientos directamente y miles rodeándome.

La cárcel es la universidad del delito, y el delito rey o primera licenciatura es el narcotráfico

Y he de advertir a los maliciosos comentaristas que puedo demostrar mi total abstención, jamás he tomado ni probado droga alguna. Pasar una temporada en la enfermería de Brians, en 1994, trabajando, verdadera antesala de la muerte por la escabechina entonces del Sida, vacuna más si cabe a cualquiera.

Si mi oficio, la banca, y años en el sector inmobiliario, dan cierta perspectiva y experiencia a mis comentarios sobre la catastrófica situación político-financiera, mi experiencia sobre el narcotráfico tiene un enfoque totalmente distinto: es el encuentro con cientos de aventuras y desgracias de celda y patio.

La cárcel es la universidad del delito, y el delito rey o primera licenciatura es el narcotráfico. Las hay más, los asesinos, violadores, pederastas o maltratadores también perfeccionan su especialidad. Me decía un viejo delincuente de oficio que toda la delincuencia profesional gira en torno a la droga, unos por vender y otros delinquiendo para pagarse la dosis.

Los últimos 30 años han forjado una Barcelona nueva y muy peculiar, políticamente hablando. Pero la herencia del franquismo, gobernada por quienes se decían sus acérrimos enemigos, no solo ha multiplicado las viejas corrupciones, sino que les ha añadido las decenas de miles de millones de euros del narcotráfico al mayor y menor. Escribí que el puerto de Barcelona había sustituido al de Ámsterdam en cuanto a la heroína, y que empresarios barceloneses surgidos de la crisis entre la del petróleo del 73 y la muerte de Franco complementaron y hasta sustituyeron a los contrabandistas gallegos por los 80. Un complejo proceso del que apenas se ha escrito.

Un mundo apasionante, rentable y tétrico que mueve en Barcelona decenas de miles de ‘empleados fijos’ y centenares de miles de consumidores. Y, sin ánimo de moralina, afirmo que tritura a todo el que por ambición o adicción se añade, sin alterar en lo más mínimo el abastecimiento del mercado. Cuantos más caen por narcotráfico, o revientan tomando, más abastecido. Como tantas veces comentamos en el patio y celda, solo cambiando las reglas del juego, la legalización, se paliaría como mínimo su efecto secundario de corruptor de la estructura social, política, y financiera. Un sueño de encarcelados que no contemplan los millones que viven de la producción y venta, y al parecer tampoco los que ‘luchan contra la droga’.

La noticia traerá nuevos comentarios.


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario