Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El ‘Dos de Mayo’ y el fin de Osama Bin Laden

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ayer, cámara en mano, me extrañó que ante 5.000.000 de parados el ‘primero de mayo’ se pareciera a otras tantas celebraciones; un rito, una ‘procesión laica’ y con menos concurrencia que en otras épocas de bonanza económica

Barcelona. Mucho ruido de tambor por el mismo grupo que alegró en el Paseo de Gracia la consulta por la Independencia del 10 de abril. Un ritmo simpático, provocando bailoteo, aprovechado por los turistas.

Nunca me han gustado las situaciones límite con peligrosas manifestaciones (de hecho, cualquier multitud me provoca cambiar de acera o rumbo) aunque convengo que ante el régimen español, capaz de crear ficciones (liquidando plantillas con viejos sueldos y derechos) o realidades tan graves como esa cifra de parados, las muestras callejeras se impongan… pero en serio, sin organizar.

UGT y CCOO han convertido la celebración reivindicativa en su fiesta particular, una colorida e inútil presencia

UGT y CCOO han convertido la celebración reivindicativa en su fiesta particular, una colorida e inútil presencia. Burocratizarse subvencionados y a la órdenes del mando, PSOE, les convierte en sindicatos verticales. Las mismas caras año tras año, una manifestación o procesión tras otra. Contado otras veces, traté los sindicatos franquistas por enlace sindical votado por mis compañeros del Banco Comercial Transatlántico a mis 20 años, y he visitado los actuales en el mismo edificio de Vía Layetana; mucha oficina, escasa atención (casi siempre a volver varias veces por la misma reclamación), y alguna promesa, entonces y ahora.

Y para rematar la procesión, o encabezándola ante la catedral, un discurso del delegado de no se qué, ¡ni me importaba!, que pide el voto para las formaciones políticas que defiendan las tradicionales reivindicaciones, o sea, el PSOE.

Me recordó los discursos de José Solís, el charlatán Ministro de Trabajo con Franco. Él discurseaba y su hermano Domingo amasaba fortunas, con estafas incluidas. Una Caja Rural quebrada y varias cooperativas endeudadas y esquilmadas, el aceite de Jaén desaparecido, miles de millones de pesetas impunemente robados. Parecido a CataluñaCaixa y sus inmobiliarias, aunque ahora los miles de millones se han convertido en centenares de miles de millones de pesetas ¡o billones! al son de los discursos ‘socialistas’ de Narcís Serra, que al igual que los Solís no acabará en la cárcel.

Por las Ramblas a distancia de la ceremonia oficial fotografié a la CNT con pancartas acusando a CCOO y UGT de traidores, y para rematar el día veo por televisión que por la tarde los ‘antisistema’ mostraron su presencia. Golpes y detenidos.

Nada nuevo bajo el sol. Y puestos a recordar, más violencia: el círculo cerrado de donde la humanidad ni sale, ni puede, o ni quiere salir. Osama Ben Landen (el nombre varía según fuentes) muere a manos de un comando de las “fuerzas especiales americanas”. Como en las películas. Vengadas las Torres Gemelas. Fiesta en EEUU, una atrocidad castigada.

Recuerdo que asustado y escondido, en “busca y captura” por tres denuncias falsas (demostrado pasados años en dos juicios y un sobreseimiento, ver en ‘Barcelona, 30 años de corrupción’) de lejos sin sonido vi en la tele explotar las Torres Gemelas. Una película, pensé. Se trataba de otra de las muchas salvajadas del civilizado género humano. No me cupo duda que tras aquella bestialidad las habría a cientos, a miles…

Total, que del Dos de Mayo solo sigo admirando las inconmensurables pinturas de Goya.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario