Lunes 29 de mayo de 2017,
Bottup.com

En Chile, sobre asuntos indígenas no se censura, se recomienda

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Chileha logrado proyectar una imagen internacional de profundo respeto a los Derechos Humanos, pero al parecer, solo es eso, imagen. Los hechos queacontecen en Chile respecto a los asuntos indígenas indican unarealidad bien distinta.

Opinión

Image
Nativos de los pueblos indigenas de Chile
El Gobierno esta coartando los avances para los pueblos indígenas mendiante diversas artimañas legales

¿La censura puede ir disfrazada de recomendación? ¿Las recomendacionespueden esconder una amenaza?  ¿Es legítimo recomendar que no se opine?

Después de 18 años de reivindicaciones de los pueblos originarios, el pasado 15 de Septiembre de 2008 Chile ratificó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tratado internacional que  obligaa los países que lo ratifican a modificar su legislación, adaptándola alos estándares internacionales de este Convenio que garantiza losderechos de los pueblos indígenas.

Este hecho esun avance para los pueblos indígenas, pero el Gobierno está coartandosu alcance a través de diversas artimañas legales los legítimosderechos de los pueblos indígenas consagrados en el Convenio 169 de laOIT y en la Declaración Universal de  Derechos de los Pueblos Indígenas.

Unade las premisas fundamentales para cumplir con la normativa delConvenio 169 es el reconocimiento constitucional de los derechos de lospueblos indígenas.

Chilese encuentra en esta fase legislativa, reformando la constitución paraincluir a los pueblos indígenas en el texto de la misma. Y nunca mejorexpresado. Solo en el texto, porque en el fondo no reconoce losderechos de las etnias originarias del país, como manifiestan lasorganizaciones indígenas y organismos internacionales.

La realidad chilena sobre derechos humanos
Don Bartolomé Clavero, Catedrático en Derecho Internacional y Miembro del Foro Permanente de Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, lleva meses denunciando la anuencia de las oficinas de las Naciones Unidas en Chile con la política del gobierno que actualmente legisla ‘de mala fe’ sobre cuestiones indígenas.

Unaspecto fundamental de su denuncia es la falta de reconocimiento de losderechos indígenas en el texto constitucional aprobado en el Senadochileno después de ser pactado, a puerta cerrada, sin la participaciónindígena, entre el gobierno y la derecha.

El otro aspecto en las denuncias de don Bartolomé Clavero es la carencia de legitimidad de la denominada consulta sobre  el reconocimiento de los pueblos originariosen la Constitución Política de la República de Chile. Falta delegitimidad debido al incumplimiento del artículo 6 del Convenio 169 dela OIT ratificado por Chile.

Me instan a que suspenda mis comentarios sobre el caso mientras se realiza la consulta. Por eso no los suspenderé

Ladenuncia de la actitud del gobierno chileno no sólo proviene de esteMiembro del Foro Permanente de las Naciones Unidas, sino de las mismasorganizaciones indígenas, de las ONG y de los propios consejeros de laCorporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) dependiente delgobierno de chile.

Todas estas denuncias quedan plasmadas en lo que se puede denominar ‘gueto de la información indígena’, ya que para los grandes  mediosde comunicación, que dependen de grandes grupos económicos, una reformaconstitucional donde están los indígenas, aunque afecte a todos loschilenos, no existe.

La recomendación
La última denuncia que ha realizado don Bartolomé Clavero es la siguiente: ‘Herecibido últimamente recomendaciones en el sentido de que laobservación internacional debe abrir un margen de confianza a laconsulta que está desarrollándose en Chile hasta que se manifieste conella la posición indígena.

Bien está lo primero si estuviera abriéndoseespacio a lo segundo. Personalmente me instan a que, mientras que serealiza la consulta, suspenda mis comentarios sobre el caso. No losharé entonces. Confío desde luego en la inteligencia de quien me lea.

Larecomendación ha venido de varias partes, inclusive de instancias delas mismas Naciones Unidas. Hay sólo una parte de la que no he recibidoninguna sugerencia de que callemos mientras que se ‘consulta’. Se tratade la parte ‘indígena’.

¿Esta recomendación es censura? Parafraseando a don Bartolomé Clavero, confío desde luego en la inteligencia de quien me lea.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario