Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

“El Síndic investigará el fraude de los pisos sociales en Badía del Vallés”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / El País publica una nueva dosis de cinismo político. Parece que sigue sin haber culpables del fraude, pero sí un beneficiario: las entidades financieras se quedarán con los inmuebles ‘ilegalmente revalorizados’

Barcelona. No se trata de investigar qué mecanismos fallaron en la Generalitat, !que también!, se trata de investigar quienes dentro de la Caixa de Cataluña estafaban a su propia entidad valorando las concesiones hipotecarias. Competencia de lleno de la Policía (Mossos), Fiscalía… y la Justicia… No del Defensor del Pueblo.

Se trata de investigar quienes dentro de la Caixa de Cataluña estafaban a su propia entidad valorando las concesiones hipotecarias

El tema es clarísimo: durante años y cientos de operaciones (miles en toda Cataluña), sobre unos pisos VPO (en la franquista Ciutat Badía todos lo eran, además de pequeños y mal construidos) que máximo y reflejadas sus condiciones y valoración en las escrituras valían legalmente no más de 15.000 euros, se hipotecan por 180.000 o 200.000 euros. ¿Cómo se repartía el dinero?

El artículo de ayer en El País de nuevo cita el “precio de mercado” en el “boom inmobiliario”. !Del cinismo al cretinismo! Los precios de mercado eran una ficción, y el boom inmobiliario también. Jamás existió, siempre superó la oferta a la posible y real demanda. Lo que sí existió fue una desenfrenada carrera para la creación de hipotecas (con comisiones a directores de caixas y agencias inmobiliarias) convertidas en dinero barato en los mercados internacionales. Y vuelta a invertirse (una parte) para más construcción de invendibles pero en teoría carísimos pisos. Hasta que se acabó el dinero internacional. Boom de dinero barato tirado por la ventana o convertido en negro para los bolsillos de politicos-financieros-inmobiliarios. El estatismo español conducido y revuelto con códigos y leyes “de mercado” produce estos pastiches y sopa de letras.

  • No te preocupes, paisa… te concedemos una hipoteca y tienes piso… a tí y a quien nos traigas.

  • Yo no tener nómina…

  • Te haré una… y papelas si hace falta.

Las variantes a esta proposición son infinitas, como tantas veces he repetido. Ahora lo que se ha de investigar no es que si Adigsa vigiló esas compraventas que se anunciaban (y aún se anuncian) en los escaparates de las agencias, sino el destino de los 30 millones de pesetas que parece lógico no se regalaran al propietario del piso sabiendo que solo debía cobrar máximo 4.500.000 de pesetas, o nada, según las variantes de las viviendas VPO.

El País 17 de noviembre de 2010: La alcaldesa Eva Menor se explaya ante 80 familias amenazadas de desahucio por hipotecas de 180.000 euros, y declara la denuncia ante la fiscalía puede tener consecuencias impredecibles“.

El País 18 de noviembre de 2010: Carme Trilla, secretaria de Vivienda de la Generalitat, “en toda Cataluña hubo venta ilegal de pisos sociales“.

Imagino a los políticos metidos en campaña electoral elucubrando para que el tema no se desborde. Por el momento la tele ni palabra.

El País 19 de noviembre de 2010: El Síndic investigará el fraude de los pisos sociales en Badía.

Los sabios de la Generalitat, CatalunyaCaixa, Adigsa, APIs, y algún notario y registrador de la propiedad, han dado con la solución. Además de una oficina donde se atienda a los posibles perjudicados y que CatalunyaCaixa les “alquile” las viviendas de las que les iban a deshauciar (con antes una rocambolesca ‘dación’ del propietario hipotecado), el Sindic de Greuges, un suculento cargo elegido y mantenido por quienes debe investigar, investigará… !todo menos Fiscalía!, donde los desahuciados o firmantes de hipotecas hablarían demasiado. Y aunque Fiscalía también se deba al Ejecutivo, los sumarios se hacen públicos o pueden acabar en engorrosos juicios !dentro de diez años! cuando quizá y por suerte para Cataluña y la Justicia no gobiernen ni CIU ni PSC, con quienes se desarrolló la gran estafa. !No caerá esa breva!

Imagino a los políticos metidos en campaña electoral elucubrando para que el tema no se desborde. Esos pisos fueron casi regalados ya hace 40 años. En la actualidad no es una okupación al estilo okupas, lo es al estilo ‘fraude a las caixas desde dentro’… en esa oficina (Ofideute, !el nombre, otra genialidad!) de reclamaciones contenemos a los perjudicados amenazando con posibles delitos a vendedor y comprador… y pues tenemos dinero de sobra con la emisión de los ‘bonos patrióticos’… que pague CatalunyaCaixa… y después transferimos al Estado, de donde salieron, esos pisos por el valor de las hipotecas, y negocio redondo para Cataluña… y que investigue el Defensor del Pueblo, el inefable Rafael Ribó !Síndic de Greuges!

Por el momento la tele ni palabra… el problema y fraude no existe.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario