Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

El talento revolucionario de los borjamaris

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

¿Cómo es posible que sean ellos quienes generen con tanta eficacia y precisión la barbarie y el caos urbano y no los desgraciados inframileuristas?

Los luminosos de los túneles de la madrileña M-30 me recuerdan que mañana lunes no es un día cualquiera: “El lunes arranca la vuelta al cole. Utilice transporte público”. Es leerlo y acordarme de cuando esa vuelta me afectaba tan directamente. Voy dejando atrás metros y metros de túnel al volante de mi ya viejo coche y pienso en qué esperaba yo de la vida cuando iba al colegio. O al instituto. O en primer año de carrera. Aunque mi generación, los nacidos entre 1978 y 1982, no ha alcanzado aún ningún hito relevante, en aquellos momentos pensaba que había expectativas y mucho por hacer en la vida.

¿Habría sido el castigo el mismo si estos chavales fuesen de Vallecas y los disturbios se hubiesen dado sin alcohol de por medio, protestando contra el paro y la subida de los impuestos indirectos?

No participé nunca en un asalto a ninguna comisaría en represalia por el incordio de cuatro policías a mi ‘bebercio’ en grupo, aunque sí soñaba con hacerlo por otros motivos. Los pijos de Pozuelo de Alarcón, hijos de papás con corbatas rojas y acento a lo Ricardo Costa que consideran desproporcionado que el juez prohíba salir de farra a sus cachorritos, estuvieron a punto de tomar la bastilla al ver peligrar sus ‘minis’ de Brugal-cola. Siendo el alcohol la droga más tolerada por la sociedad y el Estado, no entendían cómo los esbirros de éste les tocaban los huevos.

¿Qué expectativas ante la vida tienen estos chavales con greñas a lo ‘borjamari’? ¿Cómo es posible que sean ellos quienes generen con tanto talento y precisión la barbarie y el caos urbano y no los desgraciados inframileuristas, o mejor aún, los jóvenes inmigrantes que rebuscan en los contenedores de cualquier calle madrileña (excepto las de Pozuelo, claro)? ¿Considerarán como su único derecho realmente inalienable el ponerse hasta las cejas de alcohol para evadirse de esta mierda de sociedad, dándoles lo mismo que a los que no pueden pagar el ADSL para tuentis rebusquen en contenedores?

Y peor aún, ¿habría sido el castigo el mismo si estos chavales fuesen de Vallecas y la quema de contenedores, asaltos a comisarías y robos de armas reglamentarías a policías noqueados se hubiesen dado sin alcohol de por medio y con la consciencia en plena forma, protestando, por ejemplo, contra el paro y la subida de los impuestos indirectos? Es más: ¿Por qué aún no ha ocurrido esto último?

El alcohol en el super, al lado de los lácteos. El porro a escondidas. Pozuelo con papás de borjamaris. Y la conciencia social y ciudadana, como la policía: noqueada

Acabo, que mañana hay que llevar a los niños al cole: ¿será por todo lo anterior que el alcohol es legal y otras drogas que en lugar de reblandecer la mente la potencian con la apertura de nuevas miras, como el cannabis, no?

Siempre habrá clases. Mañana comienzan para todos los niños y chavales. El alcohol en el super, al lado de los lácteos. El porro a escondidas. Pozuelo con papás de borjamaris. Y la conciencia social y ciudadana, como la policía: noqueada.

Feliz curso escolar.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

1 comentario

  1. Anónimo 15/09/2009 en 19:00

    Mejor expresado imposible….poco más que añadir.
    uno del 81…

Participa con tu comentario