Jueves 23 de marzo de 2017,
Bottup.com

Veredicto de ida y vuelta

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El TSJV reconoce que sí existieron regalos y dádivas a Camps pero sin relación directa con las empresas que luego obtenían contratos adjudicados por la Generalitat Valenciana

Opinión


Camps está obligado a
comparecer ante el Parlamento autonómico y explicar lo
dicho en su día en la sede parlamentaria declarando que “él se pagaba sus
trajes”

El TSJV
se ha pronunciado sobre el caso Camps. Reconoce que sí
existieron regalos y dádivas al presidente Francisco Camps. Pero dos
magistrados no ven relación directa entre los obsequios adquiridos y
las empresas que luego obtenían contratos adjudicados por la
Generalitat Valenciana.

Hay un tercer magistrado que
emite su voto particular y cuestiona la clarividencia de lo anterior.
Pero en un Estado de Derecho, todo demócrata debemos aceptar lo dicho
por los tribunales.

Ahora bien, hay dos comportamientos que también los demócratas estamos obligados analizar: La desaforada reacción de Mariano Rajoy, pidiendo que hablaran los “inquisidores”
que con las pruebas escritas y grabaciones han cumplido con su
obligación hasta llegar al punto del pronunciamiento del Tribunal
valenciano.

Por ser Rajoy quien es, no debería hablar de la manera
que lo hace. Ya que, si llegado el momento, el Tribunal Supremo dice lo
contrario, la sociedad democrática podremos pensar que también el
Supremo, en versión Rajoy es un “inquisidor”. Y esto, haría mucho daño a la institución.

Luego
está la responsabilidad política. El presidente Camps, está obligado a
comparecer ante el Parlamento autonómico y explicar la reversión de lo
dicho en su día en sede parlamentaria declarando que “él se pagaba sus trajes” y lo afirmado en el contenido del auto de los magistrados.

Han
sido tantas las pruebas y también la relación directa de los
regaladores con el caso Gürtel, que desde un punto de vista
democrático, podemos comprender que la Fiscalía General, decida
recurrir el auto ante el Tribunal Supremo que está juzgando el caso.

Por
eso, el venenoso ataque que los dirigentes populares, con Dolores de
Cospedal a la cabeza, están haciendo contra el Gobierno no está justificado. Los
tribunales de Justicia con los datos aportados por las partes,
analizan, estudian, y se pronuncian. Pretenden mediatizar desde lo
político el veredicto de las Instituciones judiciales, y eso es un grave error.

En
un Estado de Derecho fuerte y firme, el Poder Judicial siempre debe ser
independiente del Poder Político. Esto, junto con otros principios y
valores son la base sólida de la democracia del s. XXI.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario