Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

El valor de la una madre

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Tras la ausencia de una madre siempre queda en la memoria todo aquello de lo que fue capaz por un hijo

El pasado día 25 de agosto hacía un año que mi madre abandonó esta vida, y pasó a un plano espiritual. Fue un hecho singular, triste… Como humanos, todos sentimos miedo, tristeza y coraje. Nos costaba entender cómo la figura más importante de nuestra vida nos abandonaba. Como egoístas nos sentimos triste, sin lograr entender que era un paso más en su vida. El paso.

Mi madre en eso no era de las que se quedaba a mirar como perdía la batallas, más bien era de las que presentaba cara

Este jueves, su aniversario, hice un ejercicio de conciencia sobre las cosas que mi madre me enseñó, cuando me apoyó siempre sin condición. A pesar de su pesimismo, hubo una época que no se dejó llevar por los pensamientos negativos que le caracterizaban. Y cuando el médico le mencionó que yo nunca iba a andar, no se resignó a creerlo sin más, mi madre en eso no era de las que se quedaba a mirar como perdía la batallas, más bien era de las que presentaba cara, y gracias a ella, y a los médicos tan increíbles que me operaron, y a Dios, hoy ando. Mi madre luchó de arriba abajo, peleó, y tuvo fe.

A veces la diferencia entre un resultado u otro es la fe. ‘La fe mueve montañas’ y mi madre eso lo sabía. Corrió como pudo para lograr que su hijo andara. Si se hubiera quedado en casa llorando seguramente hoy estaría en una silla de ruedas. Mi deuda con mi madre es impagable.

A veces cuando miro su foto sonriendo, siento todo el amor que ella me tuvo, y me tiene, allá donde esté. Hoy podría ponerla de ejemplo de fe. Pero hoy sólo quiero hablar de mi madre, y el gran amor que tuvo por sus hijos. Y lo mucho que nos quería. Incluso a mí, a pesar de lo trasto que fui.

Vicente Cuenca
Life Coach


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario