Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Elecciones 2008. Hace dos años.

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Los partidos han pasado de los repartos parciales a la corrupción total, con el fraude piramidal inmobiliario como principal baza para la imposible solución

¡Ciudadanos, sigan votando!

Más sobre lo mismo a los seis años de Gobierno Socialista. De los de Narcís Serra, mis tres años de cárcel para capitalizar al PSC a través de Javier de la Rosa, o Felipe González, capitalizando a los suyos con Rumasa. ¡Políticos!… todos revueltos, luchando entre ellos para hacerse con más Poder.

El fraude inmobiliario tiene una variante respecto al clásico Ponzi: los miles de pobres estafados se unen en uno, el país entero

PSOE, PP, PSC, o CIU, han conseguido pasar de los repartos parciales, ‘Consorcio de Barcelona’, Rumasa, Kio-de la Rosa, AVE-Feria Sevilla, Gran Tibidabo, Banesto, Hacienda-Barcelona, Forum-Diagonal, Telefónica-Terra, Caja Castilla La Mancha, y tantos otros para la ‘financiación del Partido o partida’, a una macro corrupción global, absoluta, de imposible solución. El fraude piramidal inmobiliario. La totalización de ‘La gran corrupción’, desbordada y sin contención a partir de los primeros 2000.

Los fraudes piramidales son tan viejos como la Biblia, que los cita. Sistema Ponzi, lo describen los manuales. En España, el último dentro del esquema más académico y clásico es el de Afinsa-Forum Filatélico, unos 3.000 millones de euros con cientos de miles de inversores, arrastrándose la pelota durante veinticinco años.

El inmobiliario, el total fraude al País, tiene una variante respecto al clásico Ponzi: los miles de pobres estafados se resumen en uno, el Sistema Financiero, el País entero. La mecánica es la misma, siempre existe un ‘sello’ o ‘acción’, ‘papelitos’, con que el estafador justifica su genialidad y ganancias. Aquí, partiendo de la ficción de que el suelo recalificado vale un mínimo del 50% de lo que se construya encima (auto fabricado precio de venta, se venda o no), y los pisos suben un 10 o 20% anual (sin compradores), los Poderes (de cualquier color o institución) convencen al inversor (ellos mismos dominando cajas y bancos) y succionan con créditos hasta un 60% del ahorro nacional, agotando toda liquidez, y lo que es peor, la paciencia y buena fe de los prestamistas internacionales.

No entra más dinero a la pirámide, y se derrumba. Sobran 1.200.000 pisos, unos 2.000.000 de vendidos a insolventes que no pagan, ni pagarán jamás, e infinidad de locales, y la pelota continúa con los euros que Europa no tiene más remedio que seguir inyectando, ver en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. ¡Así de sencillo! Y si a la estafa piramidal se une que cualquier presupuesto público, y más los Generales del Estado, son deficitarios, el panorama se muestra completo e irreversible.

Sobran 1.200.000 pisos, unos 2.000.000 de vendidos a insolventes que no pagan ni pagarán jamás.

Tras las elecciones 2008 me proponía seguir mes a mes (ver, si pueden, www.lagrancorrupcion.com) el fracaso o imposibilidad y mentira de tanta promesa. Tomaba nota de las frases más absurdas. Llegué al asco, y por vergüenza ajena, o porque me cabrea que me tomen el pelo, me negué a oírles por su Tele. Tele y Prensa, más dinero a espuertas, siempre indispensables en las macro estafas. Me decía e intentaba escribirlo, “no se trata de una vulgar crisis, ni menos su causa los ninja americanos, es el fraude total”. ¡Y ahora surge una confabulación contra España! ¿No serán los mismos judeo-masónicos de Franco?

Esta Crisis no pertenece a las clásicas cíclicas; desarrollo y frenazo a la excesiva expansión crediticia. En países, más o menos desarrollados, los vasos comunicantes de la economía nivelan los desfases, quebrando los sectores o empresas poco capitalizados, con excesiva deuda, o de deficientes servicios y producción. Inflación galopante, más billetes en circulación, y vuelta a empezar. Pero en España, no es el caso. Una mal llamada Democracia ha enquistado en el Poder Absoluto, desbordado por su Aristocracia (nuevos y viejos ‘barones’), a un tan enorme porcentaje de corruptos, que, simplemente, y repito las palabras de José María Aznar, se han fundido el País, nos han estafado, y, peor aún, no quiebra nadie de los grandes.

¡Ciudadanos!… sigan votando…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario