Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

En EE.UU. se celebran elecciones al Congreso, Senado, referendums locales, y hasta para jueces y fiscales

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Contrastan las elecciones celebradas en EE.UU con las que se celebran en el Parlament de Cataluña o en el resto de España

Barcelona. Obama pierde el control de la cámara baja ante la victoria de los republicanos

De Wiquipedia:

“En muchos estados, donde las posiciones siguientes son cargos de elección, los electores emitirán su voto para los candidatos a oficinas ejecutivas estatales (incluido Teniente Gobernadores (aunque algunos casos se votará en el mismo boleto del candidato a gobernador), Secretarios de Estado, Tesoreros del Estado, Auditores del Estado, el Fiscales Generales del Estado, superintendentes estatales de Educación, comisarios de Seguros, de agricultura, o de trabajo, etc) y las oficinas estatales del Poder Judicial (escaños en la Corte Suprema del Estado, y, en algunos estados, elecciones a tribunales de apelación del estado)”.

En España un engendro al que llaman ‘democracia’ ha fabricado dos llamados ‘partidos’ donde un grupo bastante reducido se ha alternado o repartido el poder desde que murió Franco

Es evidente que aquella Democracia y la nuestra no tienen nada que ver, por lo que toca repetirme. En Cataluña, repitiendo en local el modelo español, un engendro al que llaman ‘democracia’ ha fabricado dos llamados ‘partidos’ (oficinas de colocación de familiares y amigos) donde un grupo bastante reducido se ha alternado o repartido el poder desde que murió Franco, continuando con los métodos fascistoides del liderazgo y nombramientos a dedo. Total: ‘dedocracia’ y ‘amigocracia’.

Además de la estricta separación de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, hasta las jefaturas de jueces y fiscales, poder clave en toda sociedad, pasan por las urnas en EE.UU. Las urnas como mínimo criban, impiden que se eternicen individuos, y ya se sabe que el Poder degenera. Así lo entendieron los ideólogos de la Revolución Francesa, cuyas ideas democráticas ni de lejos cuadran con la propiedad de la plaza de juez o fiscal español, y menos con ese engendro donde el líder, o la suma de dos o tres líderes, dominan congreso, senado, parlamentos, poder judicial, fiscalía y hasta el Constitucional para que nada se ‘desate’. “Atado y bien atado”, dijo Franco, y lo malo es que ni eso es cierto, adueñándose mediocres y ambiciosos reyes de taifa de partes del poder.

La Justicia, donde la Democracia brilla por su ausencia y cuya corrupción nos ha afectado a tantos, merece una cita especial. Al igual que una parcela o piso, un funcionario juez o fiscal es propietario de su plaza, y por las muchas sagas familiares en los mismos cuerpos se diría que la plaza se hereda. Y para romper esa endogamia a los socialistas recién llegados al Poder sólo se les ocurrió la llamada ‘ley del cuarto turno’, por donde colaron a amigos y tipejos como Luis Pascual Estevill. Y si se considera que la ‘Gran Corrupción’ domina el país, que sea el único juez que haya sufrido dos condenas con cárcel, aún demuestra más mafiosa corrupción.

Y ya no es que me importe demasiado una democracia fascistoide o la americana, pero España, o más concreto Cataluña, necesita un punto y aparte. Barrer al enquistado grupito socialista, pero que no sea sustituido por los enquistados de Jordi Pujol. Y como eso parece imposible, seguirán turnándose y repartiéndose poder y cargos, no dos partidos, sino dos grupos concretos de individuos, arrastrando tanta corrupción que solo nos pueden prometer gestionar la ‘gran quiebra’ que su corrupción ha generado.

Ver imágenes en lagrancorrupcion.blogspot.com.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario