Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Elecciones Generales de 2011: ¿anticipo del adelanto?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

PSOE,  PP o CIU, más el resto, nos conducen a la misma alternativa: ninguna

Las promesas de 2008 con incluso 400 euros descontados del IRPF, o las empíricas “creación de empleo” y “superación de las turbulencias”, se han convertido en una urgencia absoluta por “recortar” y “reformar”, de lo contrario los europeos cerrarán el grifo. Y si cierran los euros,  el castillo de naipes se derrumba mostrando las degeneradas miserias de la ‘Gran Corrupción’.
Lo único que le preocupa a la Partitocracia es su subsistencia: seguir en el poder, eternizarse aunque sea en la oposición

Pero una campaña sin promesas es lanzarse a una piscina vacía. Si comparando el 20-N de las elecciones con el de la muerte de Franco escribí ‘El último sarcasmo de Zapatero‘, el sarcasmo es ampliable a las elecciones en sí mismas, donde nos anuncian el más negro futuro como única perspectiva.

Dice F. Rubiales en su web Voto en Blanco:

“Los problemas de España parecen no tener fin. Ahora nos enfrentamos a un nuevo líder socialista que, anteponiendo sus propios intereses a los del país, recomienda a Zapatero que resista en el poder hasta el 20 de noviembre, sin emprender reforma impopular alguna, para no perder votos. El egoísmo mezquino de Rubalcaba y su equipo es una nueva amenaza para España y podría lograr que los españoles añoremos pronto a Zapatero.”

PSOE,  PP o CIU, más el resto, nos conducen a la misma alternativa: ninguna. No hay alternativa, la situación financiera es límite, la deuda española es impagable porque el país es un agujero sin fondo, y no existe más promesa que los recortes y reformas sociales. Menos sueldos y pensiones y más impuestos. Y paro, aunque se saquen de la manga el contrato más basura que se puedan imaginar.

Aparte de la Ley Electoral, hace falta reformar la Ley de Partidos obligando primarias y listas abiertas, más limitación de mandatos

Lo único que le preocupa a la Partitocracia es su subsistencia: seguir en el poder, eternizarse aunque sea en la oposición, y metidos en este absurdo baile, los que pagamos, o los que nos recortan, debemos considerar esto que nos explica Vicenç Navarro en su artículo ‘¿Nos representan las Cortes?’


“El sistema electoral español es de los menos proporcionales entre los países democráticos y, como consecuencia, existe un desfase muy marcado entre voto popular y distribución de escaños en España”.

El artículo, de cómo se consumó en 1978 el “atado y bien atado” franquista, tampoco me parece el quid de todos los males eternizando a nuestra casta política. Al cambio de la Ley Electoral se ha de añadir la de la Ley de Partidos obligando primarias y listas abiertas, más limitación de mandatos y, como siempre añado, separación absoluta de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial… apertura total, Democracia Real Ya.
De no haber las clásicas “promesas”, ni siquiera solución alguna, ¿para qué queremos a los políticos que nos han conducido a la ruina?

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario