Martes 23 de mayo de 2017,
Bottup.com

Ellos no son juguetes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)



Según Acogelos.org cada año se abandonan más de 200.000 mascotas en nuestro país


Algunos dueños prefieren sacrificarlos antes de verlos con una nueva familia





El pasado 18 de febrero un hombre fue denunciado por la asociación protectora de animales ‘El Refugio’ por arrojar tres cachorros de gato por la ventanilla con el coche en marcha. El juzgado número 1 de Colmenar de Viejo, le imputó un delito de maltrato animal al acusado, quién ahora espera sentencia.


Éste es sólo uno de los más de 200.000 casos de mascotas que Acogelos.org calcula que son abandonadas anualmente en nuestro país. Dicha cifra, tal y como explica Javier González, responsable de comunicación de esta asociación, es orientativa ya que “no existen en España datos oficiales ni fiables sobre el abandono y el maltrato de animales”. La fundación Affinity, por su parte, realiza el Estudio Anual del Abandono, mediante el cual analiza por comunidades autónomas el número de perros recogidos por los servicios de los diferentes ayuntamientos, protectoras y otros tipos de asociaciones.


Andalucía está a la cabeza de abandonos caninos en los últimos 3 años con 22.200 perros por año. Le siguen Cataluña y Madrid con 14.000 y 10.000 animales respectivamente

Según dicha publicación, Andalucía está a la cabeza de abandonos caninos en los últimos 3 años con 22.200 perros por año. Le siguen Cataluña y Madrid con 14.000 y 10.000 animales respectivamente. Sobre el País Vasco, las cifras reflejan que son unos 3.300 perros los que sufren  abandono en esta comunidad cada año, destacando especialmente el aumento de casos durante el tercer trimestre. En cuanto a gatos, esta fundación se ve incapaz de hacer una valoración debido a que muchos ayuntamientos no disponen de servicio de recogida. Es por ello que su política es promover la existencia de colonias de gatos controladas.


La ley  6/1993 del 29 de octubre, aplicable en materia de protección del animal en la Comunidad Autónoma del País Vasco, contempla como infracciones graves o muy graves las siguientes acciones: El abandono de un animal doméstico o de compañía; la no vacunación o la no realización de tratamientos obligatorios; maltratar o agredir a los animales causándoles sufrimientos innecesarios, lesiones o mutilaciones; no prestar a los animales asistencia veterinaria adecuada ante dolencias o sufrimientos graves y manifiestos.


Image
Web de APA S.O.S Bilbao

APA S.O.S Bilbao es una asociación sin ánimo de lucro fundada hace 4 años con el único fin de lucha por el bienestar del animal. En sus comienzos se dedicaron exclusivamente a la búsqueda de familias en adopción para perros que estaban en la perrera municipal e iban a ser sacrificados. Con el paso del tiempo, y gracias a mucho esfuerzo, se ganaron la confianza de estamentos y particulares ampliando fronteras animales, dedicándose ahora también a gatos, y colaborando en la actualidad con las perreras de Bilbao, Santurce y Portugalete.

Susana López, una de las fundadoras, explica que los objetivos de esta asociación son: a corto plazo “evitar sacrificios en las perreras” lo cual, añadió, ya está conseguido; y a largo plazo concienciar a la sociedad de que “los animales no son juguetes”. A favor cuentan con más de 20 voluntarios y varias familias de acogida temporal, en su contra carecen de ayudas económicas o subvenciones, lo que les obliga a captar fondos a través de rifas, venta de merchandising y mediante la aportación mensual de los socios. 



El sistema que sigue esta asociación para tramitar las adopciones es más complejo en el caso de los gatos que en los perros. Cuando un felino es recogido de la perrera, se le hace un estudio veterinario y se le instala con una familia de acogida temporal, donde voluntariamente lo cuidarán hasta encontrarle un hogar permanente. Si se trata de un perro, el animal permanece en la perrera hasta que es recogido por su nueva familia. En ambos casos se hace un estudio minucioso de la familia adoptiva y su entorno, además de un seguimiento post-adoptivo para asegurarse de la buena adaptación de ambas partes a la nueva situación. 


Familias solidarias
“Rubio tiene cuatro años, el pelo brillante y ojitos de eterno agradecimiento. Se trata de un gato común europeo recogido de las calles de Bilbao cuando sólo contaba con pocos meses de vida”


Rubio tiene cuatro años, el pelo brillante y ojitos de eterno agradecimiento. Se trata de un gato común europeo recogido de las calles de Bilbao cuando sólo contaba con pocos meses de vida. Su dueña, Marisa, le abrió su casa y su corazón en el mismo momento en que lo recibió de manos de unos familiares. Lo encontraron desnutrido, débil y herido por los ataques de los otros gatos. Desde aquel momento Rubio ha sido cómo un hijo para ella, dándole cariño, compañía y llegando incluso a ser objeto de pactos de separación y régimen de visitas.

Un ejemplo diferente es el de Iratxe, una joven donostiarra que decidió compartir su tiempo y su hogar con Ray II, un yorkshire terrier que ella misma recogió de la perrera municipal de Igueldo. La historia de ese pequeño, al igual que en otros muchos casos, no se sabe cómo empezó pero sí cómo terminó: abandonado en el monte, con heridas en las patas y muy asustado. Este can tuvo suerte, y el 31 de Enero, fue trasladado a su nueva casa dónde ahora vive feliz y tranquilo.

El último ejemplo de solidaridad lo hayamos en José Antonio, Un joven bilbaíno que hace dos años recogió de una perrera de Zamora a Thor, un ratonero mezclado con caniche  que había sido maltratado y abandonado con algunas costillas rotas. En la actualidad son prácticamente inseparables.  Thor se adaptó muy bien a su nueva casa, y tal y cómo explica su familia de adopción es “muy, muy cariñoso; especialmente con los niños”.

Recursos:
Web de APA S.O.S Bilbao
Acogelos.org

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario