Domingo 30 de abril de 2017,
Bottup.com

En Occidente nos enseñaron a amar la libertad

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

La libertad

La libertad es el gran motor de este mundo

El gran motor de la humanidad siempre ha sido encarnado por el ser humano (hombre, mujer y niño) que, poseyendo una capacidad inmensa de proyectarse, ha sabido penetrar en el mundo de los descubrimientos -uno entiende que el hombre no inventa, descubre-, mediante el uso y desarrollo de su memoria, entendimiento y voluntad. Actuando de esta manera debería ser fácil conseguir un trabajo.

El ciudadano medio soñó con un acomodo medio comparable con otras civilizaciones, lo cual consiguió. Sin embargo, lo anterior se ha desvanecido: el cambio institucional está en marcha

Existen pruebas de lo que digo, y a ellas me remito: si existe un futuro próximo para los ciudadanos, si los gobiernos fueran capaces de alcanzar una seguridad jurídica estable, si los políticos renunciaran a llenarse sus bolsillos con los esfuerzos ajenos, si hicieran respetar y respetasen las libertades y la propiedad privada, entonces, podríamos decir que nos hallamos ante una verdadera y estable democracia.

En Occidente nos habían enseñado a amar la libertad, que pronto pudo cuajar en buena parte del ciudadano medio. Éste soñó en riquezas materiales viables y, como consecuencia, en un acomodo medio comparable con otras civilizaciones, el cual consiguió. Sin embargo, todo lo anterior se ha desvanecido: el cambio institucional está en marcha.

Podemos y debemos observar el análisis político mundial y español, al mismo tiempo: ambos marchan paralelos. Y lo hacen visualizando -en teoría- los próximos turnos electorales, en sus candidatos y los partidos políticos que los representan. Y, algunas veces, en las soluciones que puedan proceder del cambio institucional.

Cierto es, sin duda, que nuestro ciudadano occidental siempre luchó -con todas sus energías- por las libertades conseguidas (que se van perdiendo poco a poco), por el amor y conservación de su trabajo (el paro en España subirá al 27,8% a final de 2014, según la OCDE), y por la creación de su propia familia: todo lo anterior procede de la ciencia y la tecnología de vanguardia desarrollada por los librepensadores de Occidente.

La corrupción española nos ha llenado de nuevos ricos, que generaron muchos pobres: los sin techo y los sin pan, que son, hoy por hoy, tantas y tantas personas

El humor social y las conductas cotidianas se han venido deteriorando últimamente, ya que, los acontecimientos y los sucesos de la vida diaria nos acaparan demasiada atención, dejando atrás que los gobernantes se hacían y se hacen inmensamente ricos, y las democracias mal entendidas en las que siempre gobiernan los partidos mayoritarios, unas y otras, sin duda, han llevado a los pueblos -sus trabajadores- a un ‘paro indefinido’, empobreciendo sus bolsillos de tal manera que apenas tienen para mantenerse: ¡la hecatombe total!

Hemos sido testigos de cargo de los increíbles descubrimientos, que han engrandecido a Occidente y al mundo entero. A saber: el microscopio, el telescopio, la pila eléctrica, la máquina de vapor, la bombilla, el motor de combustión interna, el automóvil, el avión, el transistor, el ordenador personal, Internet, la web…, el mundo en verso.

Bien es sabido que existe una picaresca española, sin duda, que sabe criticar (no sé el porqué…) a quien no posee, digamos, una ‘industria’ cualquiera, en un mundo marcado por una distancia profunda entre los ricos y los pobres. Es decir: entre los que tienen mundo y los que nada tienen… La corrupción española nos ha llenado de nuevos ricos, que generaron muchos pobres: los sin techo y los sin pan, que son, hoy por hoy, tantas y tantas personas, que habitan nuestra piel de toro llamada España: ¡quién te ha visto y quién te ve…!

Partiendo de la premisa bien sabida -por todos nosotros- de que la democracia es el gobierno de la mayoría, llegamos a la conclusión de que esa mayoría ha salido de las urnas -votos de mujeres y hombres mayores edad: con dieciocho años cumplidos-, y como consecuencia los gobiernos no pueden dirigir los países a su antojo. (Hitler -ese enfermizo y lunático hombre político, quien más tarde se convirtió en uno de los mayores dictadores que han existido en la faz de la tierra -, llegó al poder por el pacto de la mayoría: mediante las urnas y los pactos: urnas y votos, pactos y votos).

La democracia es el gobierno de la mayoría y esa mayoría ha salido de las urnas -votos de mujeres y hombres mayores edad-, y como consecuencia los gobiernos no pueden dirigir los países a su antojo

Existe en nuestro país una minoría más conservadora asentada en la Comunidad de Madrid, que está condicionando la línea ideológica del PP de cierta manera. Mariano Rajoy está atravesando un momento político bajo, y no quiere o no sabe hacer frente a los problemas que se le vienen encima. Dicho y hecho: la última sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), en relación con Inés del Rio, echando por tierra la Doctrina Parot.

Los gobernantes y los gobernados de la nación española deberíamos de hablar la misma lengua, y, por ahora, esto no está pasando. Unos y otros estamos involucrados en una amplia economía nacional, existiendo dos autonomías, la catalana y la vasca, que desean caminar por libre.

Hambre de vivir sienten los desahuciados, cuando todo falta, y nada más comen los políticos, que pululan por nuestra piel de toro llamada España. La tragedia anunciada de seres humanos, cuyas vidas se vuelven intolerables, al perder sus casas y sus trabajos y, al final, también sus propias vidas… cuando se arrojan al vacio, perdiendo sus propios raciocinios. Es la muerte que ha llegado y nunca llama dos veces: en estos tiempos está llamando a diestra y siniestra.

La Coruña (España), 21 de enero de 2014
Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Editado por la Redacción: titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario