Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Enfermera sonrisa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Un niño es atendido en la enfermería de la escuela Santa Clara

Primeros contactos con la realidad de ‘Tegus’, como sus habitantes llaman cariñosamente a Tegucigalpa

Viene de: Bautismo de fuego

El viernes 6 de julio comencé a visitar  dos de las decenas de proyectos de ACOES (
www.acoes.org): las escuelas de Santa Teresa (fundada en 2002) y Santa Clara (1999), en las que se escolariza a 3.048
alumnos,
y que se completan con el Kinder Montserrat,
para atender los más chiquitines. Después de conocer al equipo
directivo, encabezado por Patricia Lagos y con el que nos reunimos
algunos de los voluntarios españoles (gente fantástica de Barcelona,
Pamplona, Bilbao, Madrid, Valencia…), colaboramos en lo que surgía.
Desde descargar un camión de alimentos venidos desde Canadá y organizar el dispensario de medicamentos, hasta ordenar la biblioteca, jugar un partido de fútbol o pasar consulta
a alumnos y algunos adultos.

Varios de los españoles, como Luis y Carlos, son estudiantes de Medicina
a los que ayudé a atender a los niños y algunos adultos, sobre todo
aquejados de fiebre (que aquí llaman calentura), dolor de garganta,
sangrado nasal, heridas o cortes superficiales

Varios de los españoles, como Luis y Carlos, son estudiantes de Medicina
a los que ayudé a atender a los niños y algunos adultos, sobre todo
aquejados de fiebre (que aquí llaman calentura), dolor de garganta,
sangrado nasal, heridas o cortes superficiales. Para mí fue la mejor
experiencia del día, pues puedes platicar con ellos sobre sus vidas
mientras que les pones el termómetro o les coges de la mano. Y al final sabes que se llevan dos medicinas a casa: el analgésico, el antibiótico o la cura, y una sonrisa. Verles a la salida no tiene precio.

Benigno
Flores, uno de los pacientes, nos contó que trabaja duro fabricando
hamacas (mucho más duro desde que le asaltaron y robaron, por cierto)
para sacar adelante a sus cuatro hijos (conocimos a Moisés, el
pequeño), ya que su mujer le abandonó hace cuatro meses porque era
alcohólico.

También me estrené en los dos transportes más utilizados en Tegus (así llaman cariñosamente a Tegucigalpa sus habitantes): el autobús y el carro.
Los primeros son idénticos a las grandes camionetas amarillas que se
utilizan para el transporte escolar en Estados Unidos (y que
seguramente habréis visto, si no al natural, al menos en alguna
película), tienen dos filas de asientos para dos personas cada uno,
sortean los baches y las cuestas (de ambos hay muchos) con una maestría
admirable y atronan por donde pasan con el reggaeton a toda máquina.

El carro, o sea el coche,
es una furgoneta con el maletero al aire libre, que llaman paila, donde
el viernes por la mañana llegamos a viajar hasta 12 personas. Una
experiencia un poco dolorida por los baches, pero inigualable por las
vistas, sobre todo subiendo y bajando del barrio Nueva Capital, uno de los más pobres.

Me
quedan muchas cosas en el tintero, casi no alcanzo a expresarlo todo,
pero quedan muchos días, así que ahorita no se me apuren. ¡Volveré a
escribir la semana que viene!

El artículo en imágenes

 
Image
Niños de Tegucigalpa
Image

 

Image
Niños de la escuela Santa Teresa

 

Image
Ana con los niños de la escuela Santa Teresa

 

Image
En una clase de la escuela

 

Image
Niños de la escuela de Santa Teresa

 

   

Artículos anteriories de la serie ‘Letras contra la pobreza’:
Bautismo de fuego

Aprendiz de voluntaria

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 09/07/2007 en 10:54

    Besos desde Madrid
    Hola Ana!

    Manuela me ha pasado esta dirección para poder leer tu blog en Internet. Sólo quería enviarte mi más sincera felicitación por el trabajo tan fabuloso que estás haciendo allí.

    Un abrazo muy fuerte
    Sonia

Participa con tu comentario