Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

APAC, un método que funciona

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El presidente ejecutivo de la
Fraternidad Brasilera de Asistencias a los Condenados, Valdeci Antonio
Ferreira, es entrevistado sobre el método APAC

El reportaje completo sobre el método APAC en: Bolivia exporta el método brasileño de rehabilitación de reos

La gente que entra en ese
violento mundo, lo único que hace es adaptarse a él, sin que se pueda
hacer nada para poder impedirlo

Si en el anterior reportaje hemos visto la situación que sufrían los presos en las cárceles, ahora presentamos una enrevista que abordará las posibles soluciones para resolver los conflictos existentes entre los presos.

En la actualidad, uno de los problemas de más difícil solución es el tratamiento que se les da a los
reclusos en los penales del mundo entero. No es fácil, ya que éstos son
considerados como una carga para las sociedades. Nadie quiere tocar el
asunto porque no se sabe qué hacer con tanta gente atestada en las
cárceles.  Ya sea por la extrema pobreza por la que atraviesan los
países en desarrollo, los problemas psicológicos que afectan a las
sociedades industrializadas, retraso de la justicia, y muchos más.

Desde siempre se ha implementado el método de aislamiento para quienes
cometen aquellas acciones en contra de la convivencia pacífica de la
sociedad, pero lo cierto es que lejos de ser una solución esto ha
empeorado la situación, ya que las penitenciarías se han convertido en
verdaderas ‘universidades criminales’, donde la gente que entra en ese
violento mundo, lo único que hace es adaptarse a él, sin que se pueda
hacer nada para poder impedirlo.

Pero desde hace años la
Fraternidad Brasilera de Asistencias a los Condenados junto con el
sistema judicial han implementado en ese país el método APAC, que está
dando resultados sorprendentes en el ámbito de rehabilitación de ex
convictos. Conversamos con su presidente ejecutivo, Valdeci Antonio
Ferreira, quien realizó en abril una serie de conferencias en el país
para dar conocer el trabajo que desarrolla esta organización.

¿Cuánto tiempo está trabajando en este proyecto?

Estoy 26 años en el proyecto APAC. Pasé más de diez años trabajando en
las cárceles de mi país. Muchas veces salgo de mi casa a las 5.00 horas y
llego a las 20.00 horas. (Éste) es un trabajo muy duro, pero estoy seguro de
que estoy haciendo el trabajo que Dios me ha encomendado.


¿Qué significa el término APAC?


Significa Asociación de Protección y Asistencia a los Condenados; amando al prójimo amarás a Cristo.

¿De qué manera nace la idea de este proyecto?

Este proyecto nació en 1972 en Santos Belos Campos, San Pablo, Brasil,
bajo la iniciativa del abogado y periodista Mario Otoboni, quien,
después de pasar un cursillo de cristiandad, creyó en la idea de ayudar
a los presos e invitó a un grupo de amigos cristianos, y juntos
empezaron un trabajo pastoral en la cárcel de Umaitá. Luego con el
tiempo ese grupo hizo varias investigaciones y planteó una metodología
para la recuperación de presos.

¿Dónde fue la primera experiencia con este método en Brasil?


En Santos Belos Campos, San Pablo, y la segunda la realizamos en Minas Jeraes.


¿Cuántos centros conforman este proyecto?


Actualmente tenemos 23 APAC, que los llamamos Centros de Integración
Social, funcionando en once estados de la federación brasilera, totalmente
sin policías, en los que tratamos a 1.100 presos, que los llamamos
recuperados, y 44 más en construcción. Además de otras 15 iniciativas
en el exterior: Estados Unidos, Noruega y Singapur, entre otras.


¿En qué consiste este método?

“El amor, y solamente el amor, es capaz de recuperar al hombre”

El método APAC
consiste en la personalización del tratamiento y dura según la
sentencia del interno. Por esta razón, en los Centros de Integración
Social tenemos un máximo de 200 recuperados, no más. Éstos pasan por
tres regímenes: El Cerrado, que consiste en aislar por un determinado
tiempo al recuperado para que éste pueda hacer una reflexión
espiritual y es ayudado por un grupo multidisciplinario que le da una
asistencia social completa; el Semiabierto, que consiste en una
integración paulatina del recuperando a las actividades del centro e
inicie sus estudios; y finalmente el Abierto, que consiste en la
adaptación plena de los recuperandos a las actividades del centro. En
lo que dura el tratamiento se implementan doce pasos (participación de la
comunidad, asistencias médica, jurídica, odontológica, y social,
trabajo con la familia del recuperado, el trabajo físico para
mantenerlo pensando en algo constructivo, la religión, la
autovaloración y valoración humana, entre otros más), que al ser
aplicados, permite que se baje el índice de reincidencia de delitos de
los reos; no hay rebeliones, fugas o asesinatos. Además los costos (de
operaciones, a diferencia de las cárceles comunes,) son tres veces
menores, éstos son lo logros obtenidos hasta el momento.

¿Existe algún criterio de selección de presos que participan de los Centros de Integración Social?


Sí, uno de los criterios es que el preso debe tener su
situación jurídica resuelta, (es decir) con sentencia de un juez. El
segundo es que su familia tenga residencia en la ciudad donde esté
establecido el centro. Y la última es que el recuperando le mande una
petición escrita al juez, en la que explique que quiere ser trasladado
a uno de los centros para cambiar su vida.


¿Reciben todo tipo de criminales en los Centros de Integración Social? ¿Por qué?


Bueno, recibimos traficantes, violadores, asesinos,
ladrones, etcétera. Nosotros no hacemos excepción de ninguna persona.
Independientemente del crimen que haya cometido y del tiempo de
condena, los recuperandos pueden acceder al proceso de rehabilitación,
ya que nuestra filosofía se basa en que la persona es más grande e
importante que el delito porque no se puede seguir cometiendo el
equívoco de que aislar, arrestar o aprehender a los reos soluciona el
problema, pues al final, cumplida su sentencia, éstos volverán a la
sociedad, y si nosotros como sociedad organizada los abandonamos detrás
de las rejas seguramente seremos las próximas víctimas. El amor, y solamente el amor, es capaz de recuperar al hombre. (Pienso que)
las autoridades se involucren en este método y, según las
posibilidades, conozcan lo que hacemos y hemos logrado en Brasil.
Nosotros queremos compartir nuestra experiencia con nuestros hermanos
latinoamericanos para hacer un mundo más seguro.


¿Cuál es la diferencia fundamental entre una cárcel común y un Centro de Integración Social, que usa el método APAC?


Bueno, creo que la diferencia más fuerte es que las
personas que forman parte de este método son tratadas como personas,
sujetos de derechos y deberes. Lamentablemente en nuestras cárceles, de
la manera en que están estructuradas, los presos son tratados como
animales, o peor.





¿Cuál es la primera impresión de los presos cuando entran en uno de estos centros?

“Las
personas que se inician en el mundo de la criminalidad y las drogas son
cada vez más jóvenes por la falta de orientación”

El no creer que sea posible que sean tratados como
personas. Cuando van al comedor, ellos no creen que puedan utilizar
cubiertos o que tengan su propia cama, en la que pueden dormir con los
dos ojos cerrados. Que se puede confiar en quien duerme a su lado. Hay
muchas impresiones positivas.

¿Existe algún rango de edad que prohíba a los presos el acceso al proceso de rehabilitación?


Bueno, las leyes en Brasil estipulan que la edad de ‘punibilidad’ se inicia a partir de los 18, la mayoría de presos que
conforman los Centros de Integración Social son jóvenes de 18 a
28 años, pero se admite a todo tipo de personas, de religión, color,
edad… Éstos son comunidades, son una familia. Lamentablemente las
personas que se inician en el mundo de la criminalidad y las drogas son
cada vez más jóvenes por la falta de orientación, tanto de los mismos
padres, como de todas aquellas personas que forman su contexto social.

¿Qué
fin pretende lograr la Confederación Brasilera de Asistencia a los
Condenados utilizando el método APAC, y cuál será su impacto social en
el tiempo?


Bueno, nuestra utopía como cristianos es que ya no hayan
cárceles, que todas las personas sean libres y puedan convivir
armoniosamente en la sociedad, pero como ésta es una realidad muy
distante, lo que queremos es que en todas las cárceles del mundo
tengamos el método APAC funcionando para que las personas tengan la
posibilidad de recuperarse y la sociedad se vea más protegida.

¿Realizan algún tipo de seguimiento de las personas que logran rehabilitarse después de cumplir su sentencia?

Éste es un método completo. Cuando la persona sale en libertad
condicional, o ya ha cumplido su condena, todavía hay un grupo de
voluntarios que continúa acompañándola. Muchas veces se le consigue
trabajo a quien lo necesite o se ayuda a alguien que por alguna
desventura vuelva a caer nuevamente en las drogas. Siempre hay un
trabajo de seguimiento y acompañamiento de todas aquellas personas que
pasan por los centros.

¿Cuál es el porcentaje de gente que logra rehabilitarse por medio de este método?


El porcentaje es del 95 por ciento, sólo un cinco no logra
rehabilitarse, ya sea porque estas personas no se adaptan a la
metodología, tienen problemas mentales o no son capaces de asimilar el
método aplicado; que en síntesis son nuevas costumbres, valores y
comportamiento que rigen la nueva vida de los internos.

¿De
qué manera se ayuda a las personas que logran rehabilitarse
mediante este programa y reintegrarse en la sociedad, sabiendo que, de
hecho, éstas son marginadas por ésta?


Bueno, el trabajo más
difícil está exactamente en trabajar con la sociedad, aunque la
interacción con ésta es parte del método APAC, nosotros debemos hacer
un permanente esfuerzo junto con las iglesias, la prensa, todas las
personas, organizaciones, instituciones gubernamentales y privadas para
que cada vez disminuya el preconcepto que existe en relación con los
presos. (Pues la idea generalizada es) que ellos tienen que sufrir o
morir. Ése es un preconcepto que está arraigado en nuestras culturas;
puesto que nosotros no podemos cambiar una cultura de la noche a la
mañana. Por eso es necesario un trabajo permanente junto con la
comunidad.

“Puede cambiar la cultura, las
costumbres o religión de un país a otro, pero la psicología de los
reclusos es igual en todo el mundo: el comportamiento violento”


¿Cuál es el tipo de sanción que se le da al preso que se fuga de un centro de rehabilitación?


Una vez recapturado por la Policía, el interno retorna a una cárcel
ordinaria, pero lo hace para que haga una reflexión, pues éste ha
traicionado toda una confianza depositada en él. Aunque, depende del
caso, puede volver después de dos o tres años, pero todo depende del
juez. Es decir, automáticamente éste pierde todos los logros obtenidos
en el centro.

¿Se puede implantar el mismo tratamiento, que se hace en Brasil, a los reclusos de los penales de Bolivia?

Esperamos que sí, todos sabemos que puede cambiar la cultura, las
costumbres o religión de un país a otro, pero la psicología de los
reclusos es igual en todo el mundo: el comportamiento violento. El
método APAC tiene base científica, pero es cuestión de fe.

Periodistas: Virginia Uchazara Quispe y Fernando Luque Flores

El reportaje completo sobre el método APAC en: Bolivia exporta el método brasileño de rehabilitación de reos

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 23/09/2009 en 15:02

    interes en conocer y motivarlo en mi país
    antes que todo soy Psicologa egresada de la Universidade Católica de Permanbuco Recife en el año 1985 ; tengo vientitres años de estar laborando en el area de menores infractores y creo que aplicar este sistema en nuestro país Panamá podría ser de gran beneficio no solo para la población minorial sino adulta, es importante enviarles la mejor motivación para que continuen su labor en miras a mejorar nuestra sociedad.

Participa con tu comentario