Jueves 03 de abril de 2014,
Bottup.com

Es maquiavelico, es fellinesco, o todos fuimos engendrados hembras, por eso somos todos ahora iguales

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / En Argentina, la mayoría gay del Senado decidió no tratar ni avanzar hacia pactos de mayor solidaridad como en la culta, libre y, por cierto, admirada Francia

Escuchen, galos, mi modesta opinión de periodista y ciudadana (o sea, esto es por lo de: “Escuchen romanos”, dicho en el Senado por el periodista del prestigioso periódico parisino Le Monde y actual Senador de la Nación Eric Calcagno en alabanza a la ponencia del Senador radical, actor y productor Nito Artaza (el del amor que hacía el signo pesos debajo de su nariz, ¿o era que el susodicho se estaba sacando un moquito o le picaban las fosas nasales?).

Mientras hablaba en contra del trabajo realizado en nueve provincias argentinas, recorridas al cuete durante seis meses, por la senadora (desde ahora, ¿nazi?) De Negri, su par en el Congreso, y mujer padre de Jujuy, alguien que votó a favor porque nunca gozó del privilegio de ser casada.

Todos fuimos engendrados hembras, y entonces pasadas unas semanas en la línea de producción se produce una especialización: el macho argentino

Decía, galos, que todos fuimos engendrados hembras, y si los evolucionistas están en lo cierto y no los creacionistas, que nos hacen nacer a las hembras clonadas de una costilla de Adán, entonces pasadas unas semanas en la línea de producción se produce una especialización: el macho argentino.

Que sirve para engendrarnos (mujeres y varones) y para que un diputado de la Nación, de apellido Olmedo, defienda el matrimonio heterosexual y sienta que se siente también orgulloso de serlo ante un sonámbulo filósofo de ciudad que ya sueña con ser clonado y otros muchos cambios más en la especie y que vendrán según asegura en un programa de televisión.

Es por eso que ahora, recordando lo que era el matrimonio -según el discurso casi filosófico del senador por Neuquen- y su papel principal de policía sexual (cuántas vírgenes vestales tuvieron que morir sacrificadas para acostumbrar a la analógica tanto mental como sexual hembra humana a tener una única pareja estable) y lo que existía antes del Concilio de Trento, y viendo que las tontas hembras aceptaron el amor ‘libre’ que les proponían los especializados machos en la década del sesenta, y que ahora van de matrimonio en matrimonio a diestra y siniestra, con gran placer y desgana, dejando de valorar lo que de patrimonio tiene el matrimonio y dejando a la mitad del país sin registrar estas uniones de hecho en el Registro Público, generando un gran desorden mediático y social.

- ¡No hay que morir casao!- le aconsejaba un riojano a su hija de dieciséis años, y a los cinco o seis años la niña, según su hermano, ya había parido cinco niños todos de diferentes parejas. ¿El derecho a la identidad? ¿Y la filiación? Bien, ¡gracias!

Las mujeres pidieron ser iguales (mientras fue útil a la economía nadie dijo que no), ahora los hombres (que descubrieron su punto g), piden ser tratados como iguales. Y a mí me quedó la frase de una senadora por Catamarca, que defendía con mucha intelgencia el matrimonio entre un hombre y una mujer.

Una senadora por Catamarca dijo que la falta de justicia era querer igualar lo que no es igual

Ella dijo que la falta de justicia era querer igualar lo que no es igual. Y yo me puse a pensar por qué habían insistido los contrarios, como un senador por Misiones que habló del orden natural (inmediatamente mi cabeza recordó a los maravillosos delfines y cómo deciden tener placer entre ellos o al caballito de mar que cuida los huevitos o a nuestro precioso ñandú que los empolla) acallando con esto el discurso que al parecer iba a pronunciar la senadora y ex primera dama de la nación, Chiche Dualdhe, y que encaró el tema entonces desde un punto económico, siendo el Senado y el Código Civil un ámbito de tipo laico, solo le quedó la crítica:

“Es maquiavélico“, sentenció (por la actual pareja presidencial) y luego se quejó impotente: “Nosotros íbamos a apoyar la Unión Civil. Pero se ha impedido su tratamiento”.

Es fellinesco. Era como ver una película de Fellini, esas mujeres y sus rosarios bañadas con los huevos que les tiraban: rezando. (Replicaba Roberto Piazza que ya tiene fecha para su matrimonio igualitario, recordando a las seguidoras del Cardenal Bergoglio, católicas pero no tibias como la diputada Carrio, que con un rosario en la mano soportaron las agresiones y los huevazos ¿discriminatorios? a las puertas del Congreso de la Nación).

¿Dónde estaba la igualdad? Me pregunté luego de aprobada la Ley. En la naturaleza que los hacía tanto a hombres como a mujeres en Occidente armarse de pancartas y salir a pedir ser iguales. Y allí estaba la línea de montaje del embrión humano nacido hembra y devenido macho, según sea el aporte de Chi o energía realizado en la alimentación materna. Especialización ésta con la finalidad de engendrarnos, pues somos la humanidad binaria, según mi modesto decir, según mi propia y moderna antropología, distinta a la Humanidad de Uno que existió en Ica y que dejó sus huellas, como puede verse con el Google Earth.

En el rostro que dejaron antes de partir a Pleyades, en las montañas de Perú, en las piedras del Dr. Cabrera Darquea, en los transplantes que nos regresan a esa Humanidad del Uno.

Cristina y el Código del Diablo

Es fellinesco. Era como ver una película de Fellini, esas mujeres y sus rosarios bañadas con los huevos que les tiraban: rezando

Un apartado muy especial merece la observación de la senadora y periodista exiliada en Portugal, por Córdoba, de apellido Morandini.

Quien después de decirle vanidosa y acusarla de emplear los medios audiovisuales para hacer propaganda política a su favor a De Negri (a quien no tengo el remoto gusto de conocer), pedía que se apagara la calefacción que más que calentar enfriaba aún más la sala del Senado (al parecer sentían que estaban en un recinto como el de la  película ‘El Exorcista’) y se preguntaba, con una sonrisa sardónica, mirando a De Negri como cuando estaba, según contaba la legisladora, allá en Portugal y sentía decirle putos a los niños, palabra que en portugués deriva de aquellos pequeños ángeles de las Iglesias, y con la que se los designa ¿Cómo esa palabra que designaba a los querubines del cielo había podido derivar en esta tan diabólica ‘puto’?

Y es que la senadora no cree en la existencia del diablo. Y no es extraño que entonces no pueda recordar al Ángel Caído, o nadie le habló de él y su caída, fruto de su soberbia, artísticamente expuesta en Madrid y La Habana, Cuba (ver el Monumento al diablo).

Y esto viene también porque me tocó explicarle a mi marido, un católico renuente a asistir a misas y que cuestiona al clero, pero no se anima a comulgar.

¿Por qué si el infierno es o se lo representa como unas llamaradas -me preguntaba José-, llamaradas en las que pensaba iba arder Morandini, que creía que sería seguramente enviada a la hoguera por su voto positivo…? ¿Si cada vez que se aparece el diablo o alguien está poseído se siente tremendo frío?

- ¡Ah! Marido mío… ¡Qué pregunta me hiciste! Es que tal vez la llamaradas del infierno sean tan, ¡tan heladas! que te quemen y en realidad cualquiera sabe que el frio quema, basta ver a los alpinistas, ¿o no? Y acaso no dicen los chinos que los demonios son el remanente de un universo extinguido que puede observarse y escucharse en el televisor cuando ha quedado sin señal y en medio de esas tinieblas, ¿no nos ha de quemar acaso tanta soledad merecida?

Los derechos civiles de las personas deben ser tratados y no dejados de lado

¿O no estaba helado el Congreso?

‘Menem lo hizo’, decía un conocido slogan de campaña. Y él no estuvo, pero dio el quórum necesario. Los derechos civiles de las personas deben ser tratados y no dejados de lado. La comunidad gay de La Rioja es grande, y ya una familia de lesbianas va a pedir turno aquí, pues uniendo los dos sueldos pueden pedir un crédito mejor.

Y Lanata recordó en broma, pero es en serio: -¿Quién juntó los votitos? ¿El boludito de Ricardito? O es que acaso su papito no sacó la Ley del divorcio, y no es Cristina la heredera de Alfonsín, de De la Rua (por ser Fernández, o sea, la hija de Fernando), y de un dirigente de Balbin, y por qué no de Frondizi, ¿el condecorado por el Proceso? ¿O no es cierto que somos todos peronistas ahora?

Y es que Ricardito Alfonsín es amigo de De Vido y ya se sabe quienes reparten la redistribución de la riqueza en la Argentina.

Pues bien, a Dios rezando (recuerdo a Cristina senadora en medio del caos rezando en el Congreso), ¿y con el mazo dando?

- Nosotros queríamos ampliar el concepto de familia y avanzar en pactos de mayor solidaridad -decía el Obispo de Mar del Plata- como se hizo en Francia. Ahora quedan privados de esos derechos muchos otros que sin ser gays o lesbianas podrían haberse visto favorecidos.

Tal vez aún estemos a tiempo y que la Sagrada Familia los proteja a todos.

En Canal Infinito pudo verse recientemente ‘El códice del Diablo’. ¿Es casualidad o no que se llamaba Cristina cierta bella dama que tiró el Códice por la ventana y huyó al Vaticano, dejando atrás su reinado? No pido tanto, solo como ciudadana argentina y mujer, o sea el original del modelo humano en el ensamblaje, que tal vez que se trate otra Ley que le dé derechos a esos que quedaron fuera del concepto de familia actual. ¡Ah! Y que el senador lleve un pañuelito esta vez.

Discriminar es distinguir, ¿cómo podemos distinguir el cerebro masculino del femenino?, o ¿es que acaso son iguales?

Y recuerden: el primer derecho humano es el derecho de nacer. Por si lo tenían olvidado.

Aquí nace como periodista y como ciudadana esta mujer modelo original que está orgullosa de serlo.

Ojalá, ahora que se han igualado, las mujeres por su parte y los varones por el otro y han decidido ser iguales, ojalá, digo, se avance en el conocimiento del cerebro humano y ver lo que realmente los gay tienen que no los hace iguales a sus congéneres varones y mujeres. Digo esto porque pienso que seguramente, como en la dislexia, en la que se ha comprobado las diferencias en el cerebro masculino y femenino, deben existir en el funcionamiento del cerebro algo diferente en aquellos que se sienten viviendo en un cuerpo equivocado.

Les dejo como interrogante, para aquellos que como yo han podido leer el informe Kinsey (¿discriminaba el erudito?) de los sesenta, donde se decía que la homosexualidad era una enfermedad, o ver como vi yo, fotos de vaginas en medio de testículos, en un caso de hermafroditismo comprobado.

Discriminar es distinguir, ¿cómo podemos distinguir el cerebro masculino del femenino?, o ¿es que acaso son iguales? Esto lo digo como sana curiosidad. Ya que vi por la televisión un hombre que llevaba una vida totalmente descarriada con intentos de suicidio, tuvo un accidente golpeándose en el su cabeza y de repente se convirtió en un fabuloso artista plástico. ¿Será que podremos saber cual o cuales son las diferencias entre los gays y los hombres y mujeres heterosexuales?

Finalmente, son buenas, muy buenas, las palabras del Dalai Lama sobre los hombres y las mujeres… las dejo para el siguiente artículo sobre el matrimonio igualitario. Yo creo en la sabiduría oriental.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Arcoiris32001 30/07/2010 en 16:47

    ¿Que lastima que no publicaron las fotos del gigantesco rostro en las montañas de Peru del ser (de la humanidad del Uno) que descubri en el Google Earth y que jamas pudo ser tallado por aquel que le endia las piedras de Ica al Dr. Cabrera Darquea…

  2. Arcoiris32001 30/07/2010 en 16:44

    Fe de erratas: alli donde dice…debe decir:-Escuchen Galos…mi modesta opinión de Periodista y Ciudadana (o sea esto es por lo de:-Escuchen Romanos, dicho en el Senado por el periodista del prestigioso periódico parisino Il Monde y actual Senador de la Nación Eric Calcagno)quien hacia alabanza de la ponencia del Senador radical, actor y productor Nito Artaza (el del Amor que hacia el signo pesos debajo de su nariz ¿o era que el susodicho se estaba sacando un moquito o le picaban las fosas nasales?).
    Mientras hablaba en contra del trabajo realizado en nueve provincias argentinas, recorridas al cuete durante seis meses, por la Senadora (desde ahora ¿nazi?) De Negri, su par en el Congreso, y mujer-padre senadora por Jujuy…alguien que voto a favor porque nunca gozo del privilegio de ser casada.

Participa con tu comentario