Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Esos rostros

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La falta de ilusiones y perspectivas de futuro hace que nuestros jóvenes solo busque la diversión fácil del botellón o las drogas

Esos rostros (caras) que, con amargura en su expresión, nos hacen saber: “¡Qué España va mal!”, nos muestran éstos. “O que también el mundo marcha mal”, me comentaba el otro día un buen amigo. “O que nuestra sociedad actual -en el ámbito mundial y español- es una sociedad que ha roto los puentes (uniones) con el pasado”, lo pensamos y lo decimos todos.

Y es que esta sociedad de la que hablamos carece de proyectos de futuro para nuestros jóvenes -chicas y chicos-, que se encuentran descorazonados, y caminan sus propias vidas carentes de esperanzas, ilusiones y sueños: porque vivir quiere decir soñar. Tendríamos que premiar la inteligencia, los buenos modales, la reflexión, la prudencia, la dignidad… Y también todos esos dones de nuestro intelecto que, hoy por hoy, dan la sensación de molestar o molestan a la sociedad en la que vivimos.

Esta sociedad de la que hablamos carece de proyectos de futuro para nuestros jóvenes, que se encuentran descorazonados, carentes de esperanzas, ilusiones y sueños

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general, y los comprendo, porque la crisis les ha golpeado en lo más profundo de sus corazones. El mundo que les espera a nuestros jóvenes -se me antoja pensar- viene representado y cargado con oscuros nubarrones de lluvia interminable, y que predicen que sus sueños e ilusiones se esfumaron, antes de que aparezcan las flores anunciantes del fruto de sus esfuerzos: ese trabajo tan ansiado y esperado, que se les viene negando una y mil veces todos los días del año, cuando cualesquiera sabe… qué lo necesitan para poder comenzar sus vivencias personales y amorosas.

Debo comunicaros que… anoche no dormí bien. Dicho de otro modo: no pegué ojo. Me pasó lo que yo sé: Cuando llevo un día agitado y preocupado, resolviendo o tratando de resolver -en la medida de lo imposible, haciendo que sean posibles- serios problemas, que afectan a esas ‘pobres gentes’ -sin comida, sin ropas, sin ganas o con pocas ganas de seguir viviendo…- que malviven no lejos de mi domicilio, me ocurre siempre lo mismo: por la noche no duermo.

Por el contrario, aplaudimos las incorrecciones en nuestras conductas para con los demás, aprobamos las groserías que están al orden del día, despreciamos a nuestro prójimo cuando necesita de nuestra ayuda, e incluso cuando éste es objeto de malos tratos de palabra y obra, violencia de género, que se dice ahora, y que siempre existió…, pero no con tantas y tantas muertes de mujeres maltratas por sus maridos o parejas sentimentales, me da igual, que todos o casi todos los meses del calendario son portadas en los periódicos de venta diaria o en el mismo Internet. Miramos solamente nuestro confort personal, y ¡el que venga atrás… qué arree! ¡Vaya tropa la que somos todos…! Digna de lastima, en verdad.

El tomar alcohol se ha convertido en una droga fácil de obtener: Vemos -con mucha tristeza- que miles de jóvenes se agrupan durante las noches de los viernes y los sábados para consumir alcohol -droga actual del cerebro humano- en grandes cantidades. Es la litrona una gran diosa a la que rinden pleitesía chicos y chicas: cada vez más jóvenes, con el consentimiento de los padres, con el consentimiento de las autoridades de turno que, aunque teniendo leyes aprobadas al respecto, hacen mutis por el foro. Estos hábitos nocturnos están llevando a nuestra juventud al deshabito del estudio, a la falta de energía e interés por el trabajo, a perder ilusión por la vida…, consiguiendo que sus hígados se conviertan en esponjas de la muerte: la cirrosis a la vuelta de la esquina les espera… ¡Drogas y más drogas del diablo!

Con cierta frecuencia aparecen en prensa diaria muertes súbitas de jóvenes –hijos nuestros-, a la sazón presa fácil de desaprensivos (yo diría homicidas, pues saben que lo que venden mata), que valiéndose de estratagemas o engaños facilitan que adolescentes de 13 ó 14 años comiencen a probar el hachís (chocolate), conocido vulgarmente con el nombre de porro.

Hoy en día, y lo vemos en la realidad a diario, el homicidio juvenil es harto frecuente en América Latina. No ocurre lo mismo en América del Norte, ni en Europa, afortunadamente. Mas por este camino vamos… En África también nuestros muchachos/as son objeto de homicidios, pero se producen como consecuencia de conflictos armados realizados por adultos.

Circulaba con mi viejo coche por las calles coruñesas, cuando el conductor de un lujoso vehículo hizo una maniobra en falso, en el sentido de que puso el intermitente indicando su desplazamiento hacia la derecha y, realmente, se fue hacia la izquierda; cometió un pequeño despiste, quizás, involuntario. Detrás iba otro automóvil, no menos lujoso que el anterior, que como consecuencia de la maniobra en falso del primero tuvo que cambiar de carril.

Al instante, mi cochecito y yo, quedamos parados ante un semáforo, casualmente, en medio de las ocho ruedas protagonistas del incidente. El caballero (digo caballero, aunque no se portó como tal) de uno de los coches –ya maduro– abrió la ventanilla y dijo: “¡Me cago en tu…!” Creo que nombró a alguien de la familia. Acto seguido el señor del segundo del segundo automóvil –joven– sacó la cabeza por el habitáculo, contestando: “Y yo en el tuyo”. Tampoco su postura fue la de un señor. Asombrado mi 850 al ser testigo de lo que había pasado, me dijo: “¿Qué te han parecido esos dos caballeretes?”. “Creo que han perdido las maneras”, le contesté.

Y es que la vida –nuestra vida–, y no sé el porqué, sabe y comprende que no somos dueños ni de un sólo instante de ella. Sabe y comprende que no somos inmortales, sabe y comprende que tenemos nuestros recuerdos de supervivencia muy limitados y en todos los órdenes de la vida (esa vida que no es nuestra): somos gentes muy imaginativas los españoles, que no trabajadores precisamente, y siempre estamos soñando con nuestra chica de los ojos verdes.

Otras veces, muchas más, cojo mi cochecito y me dirijo al campo: un viejo y buen amigo mío, al que ya nombro como ‘mi campo’. Me detengo a pasar un buen rato, leyendo aquellos libros que a todos nos gusta leer, y que nos tranquilizan sobremanera. Y este campo contiene hermosos y frondosos árboles, y pajarillos y flores silvestres y amapolas –las flores del bien, que no del mal–, que me recuerdan viejos y amorosos poemas de amor, y que, al escucharles acarician mis oídos y me engrandecen el alma. Las flores del bien que hacen convertirse a uno en un joven o viejo soñador, que hacen que el horizonte de la vida se nos muestre aún por descubrir, que hacen florecer en nuestro intelecto semillas –de amor y bondad–, perdidas en las entrañas de la tierra, porque allí las olvidé cuando mis manos sentían la frialdad del hielo…

El estrés a que estamos sometidos por nuestra manera de vivir, irritaciones contenidas –quizás del propio trabajo que desempeñamos (aunque hoy en día muchas personas no padecen estrés porque no pueden trabajar: no hay trabajo a la vista) –, disgustos de tipo familiar, complejo de superioridad e inferioridad, etcétera. Todo este cúmulo de premisas, y muchas más, influyen de forma muy negativa en nuestro carácter, y hace que nuestras conducciones lleguen a ser, en muchos casos, peligrosas para nuestros amigos los peatones, para los demás conductores y, por qué no, para nosotros mismos. Nuestra asignatura pendiente ha de consistir en reeducarnos cívica y vialmente hablando, para poder siempre desarrollar una buena seguridad vial. Nuestras armas a emplear deberían ser: el respeto mutuo, la cortesía, la amabilidad… Erradiquemos la violencia, y fomentemos la reflexión. Nuestra actual sociedad… “Así es (si así os parece)”, obra teatral de Luigi Pirandello.

Mariano Cabrero es escritor

Fotografías: ellibrepensador.com


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario