Sábado 27 de mayo de 2017,
Bottup.com

El Euríbor, primer y último reducto

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image

El Euríbor es la foto final reservada al feligrés del capitalismo sobre los resultados de la competición económica mensual

Opinión

Para los religiosos hipotecados, poco interés tiene ocuparse de predecir o tratar de intuir la tendencia futura. Lo cierto es que en cada recibo de hipoteca, se exige además del principal, el esfuerzo en competitividad que cada sistema capitalista considera oportuno, la contribución a los costes estructurales y la contribución a los beneficios o plusvalías bancarias.

Nos indignamos al conocer los honorarios de los ejecutivos sólo cuando la economía real y la
virtual se encuentran terriblemente desajustadas

De tal manera, llegado el momento de ajustar tipos de interés, todo sistema capitalista en competencia va a considerar en primer término estos tres parámetros. Sólo en caso de exigencia competitiva, considerará reducir los tramos estructurales y de beneficios. Y en este terreno, la psicología y la parapsicología juegan un papel fundamental. ¿Qué percepción van a tener ese conjunto de almas? ¿Van a seguir creyendo?

Los feligreses capitalistas acostumbran a indignarse al conocer los cuantiosos y beneficiosos resultados anuales de tales sistemas, o los honorarios de sus ejecutivos, tan sólo cuando la economía real y la virtual se encuentran terriblemente desajustadas.

El secreto de todo el conjunto reside en desdibujar los límites de cálculo,
difundir entre los feligreses una ingente cantidad de información irrelevante y resumir todo en un índice basado en tales criterios e informaciones, toda vez que cada dato concreto se encuentra perfectamente registrado en plataformas tecnológicas de fácil operación y conocidos a priori. Claro que exclusivamente por quien tiene el control.

Así, el monopolio de la información económica, junto a la aplicación de sistemas de diferencia, decir y aparentar, mientras se hace y deshace de otra manera, posibilita la existencia de tinglados capitalistas que a la postre, constituyen los motores del moderno azuzamiento.

Una vez dentro del sistema capitalista, el feligrés, estará atrapado tanto tiempo como haya pactado. La única salvación por su parte se encuentra en participar de los sistemas alternativos organizados que sean capaces de superar el fregado en el que se encuentra inmerso.

Tan sólo es una red

La computación en nube es el un nuevo tatami donde desarrollar la competición entre devenir y establecido. La tarea es si cabe más ardua que en otras áreas productivas; se da la competición más extrema y provechosa, pues en ella se trata tanto de competir cómo de acercar las posturas de las realidades radicales de la física y la meta-física; lejos de la sustitución de almas por algoritmos, el pretendido arrinconamiento de lo vano. Pero el alma, lo humano, es y será insustituible. Y en esa realidad digital, se produce hoy en día, la entrega de un extenso porcentaje de las utilidades de la ciencia. Y seguirá así en cuanto a la etimología de computar.

Cada ordenador debe facilitar al usuario la
posibilidad de decidir efectivamente y sin paliativos, de pleno y de
plano, el contenido objetivo de su dieta intelectual

Pensar con, sin cortapisas ni doble filo.

Los centros automatizados de procesamiento de la información, como parece no poder ser de otra forma, se estructuran entorno a ejes costumbristas, cognoscibles a priori, y conservadores toda vez. No es fácil trascender del modelo clásico y superar el mito de la caverna. Supone un reto y un compromiso que implica el instante existencial que nunca pasa de minoría a mayoría pues en tal caso el cansancio ante el reto obliga a ceder el testigo del sentido que se deja de a asumir.

El Cronos moderno, postmoderno, futuro, futurible, futurista; y el pasado; y el de siempre. Algún reconocimiento se le ha de conceder pues no poco aporta.

La red en su conjunto de utilidad, ha penetrado en tanto en cuanto se ha convertido en el más eficiente y económico aparato de propaganda, separando lo aparente de lo real. Se ha contagiado en poco tiempo de la productividad tanto global como individual. En la Red, como en todo, se aporta, se redunda o no se aporta. Tal vez sea justo cerrar el círculo ahí, porque siempre ha sido así, y sea oportuno valorar y establecer definitivamente la validez de la creatividad cómo poder puro, distinto, separado y visible, al trascender de los modelos convencionales.

Mientras la Red pierde en cuanto a dispersión y redundancia, gana en sentido cuando efectivamente emergen proyectos de integración de probada utilidad (sistemas de bloc, de enciclopedia, de aprendizaje, de red social, de red p2p, repositorios de código, periodismo digital).

Por tales motivos, los mecanismos de criterio y filtro intelectual deben ponerse sin excusas en el lado cliente, para conceder al individuo la oportunidad de decidir su dieta intelectual. En favor de la plena libertad.

Cada ordenador, cada computador, debe facilitar al usuario la posibilidad de decidir efectivamente y sin paliativos, de pleno y de plano, el contenido objetivo de su dieta intelectual, permitiéndole decidir tanto sobre el objeto, cómo sobre la orientación memética.

Fotografía(cc): modificación sobre obra de MichaelMarlatt

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 10/03/2009 en 16:12

    fdfdsf
    fdsfdsfdsfdsfd

Participa con tu comentario