Martes 28 de marzo de 2017,
Bottup.com

Europa tras las elecciones del 2009

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ImageAnálisis de los posibles cambios socioeconómicos y políticos que pueden acaecer en Europa en el próximo decenio debido a la irrupción de la crisis económica global

Image
Los representantes europeos durante la cumbre del G-20

La aprobación por unanimidad de los 27 países de la UE del plan de reactivación económica, un ambicioso conjunto de medidas contra el cambio climático y el compromiso de Irlanda de repetir la votación sobre el Tratado de Lisboa conseguido durante la presidencia de turno del Consejo Europeo de Nicolás Sarkozy son las últimas acciones que se han logrado a nivel europeo.

El próximo mes de Junio tendrán lugar las elecciones europeas para elegir por sufragio universal directo y en circunscripción nacional a los nuevos europarlamentarios de los 27 Estados de la Unión Europea para un nuevo mandato parlamentario. Mandato que estará condicionado por el severo impacto de la crisis económica global y los subsiguientes cambios en la geopolítica europea.

CAMBIOS POLÍTICOS:
Aparición de Gobiernos de Coalición como diques de contención ante la severa crisis económica y de valores que se avecina para el próximo decenio. De esta forma se demuestra que son claramente ineficaces y provocan la aparición en la escena política de líderes con fuerte carisma personal y poder de convicción que derivarán en la práctica en gobiernos presidencialistas con claros tintes autocráticos.

El próximo mandato de la Unión Europea estará condicionado por el severo impacto de la crisis económica que provocará cambios en la geopolítica europea

Asimismo, no sería descartable que en el horizonte del 2013 los países nórdicos abandonen las estructuras de la Unión Europea y procedan a la constitución de una Federación Escandinava (integrada por Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia), quedando una vez más los Países Bálticos abandonados a su suerte y serán finalmente fagocitados por el vecino ruso.

Igualmente podríamos asistir en el horizonte del 2015 a la desaparición de la actual Unión Europea y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-germana (la mayoría de países de la actual eurozona),quienes conjugando los acuerdos preferenciales energéticos con Rusia con el redescubrimiento de la energía nuclear serán el referente político-económico europeo de la próxima década.

El resto de países no integrados en dicha órbita (Países del Centro y Este de Europa, integrantes de la llamada Europa emergente),sufrirán con especial crudeza los efectos de la tormenta económica. Todo esto ocurrirá por no contar con el paraguas protector del euro y se verán obligados a depreciar sucesivamente sus monedas, reducir masivamente su crecimiento (con estimaciones de decrecimiento del 2,5 % del PIB para el 2009 ) y aumentar espectacularmente sus deudas externas.

De la misma forma padecerán alarmantes problemas de liquidez (con agujeros financieros estimados en 90.000 millones de euros para el 2009 y 50.000 millones para el 2010). Deberán retornar a economías autárquicas tras sufrir masivas migraciones interiores, al descartar la CE la modificación de las reglas para la adopción del euro en la Unión Europea (UE) y así poder acelerar la adhesión de los Estados miembros del centro y este de Europa.

Igualmente, deberán proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares para evitar depender energéticamente de una Rusia que conjugando hábilmente el chantaje energético, la amenaza nuclear disuasoria, la intervención militar quirúrgica y la desestabilización de gobiernos vecinos “non gratos” irá fagocitando a la mayoría de estos países abandonados a su suerte por la Unión Europea en aras de asegurarse el abastecimiento energético de gas y petróleo rusos.

De agravarse la crisis, asistiríamos al hundimiento bursátil y esto provocaría un efecto dominó […] llegando a tasas de paro desconocidas desde la II Guerra Mundial

Mención especial merece el caso del Reino Unido en el que convergen una mayor exposición a los activos tóxicos (hipotecas subprime), a los activos inmobiliarios y una libra revalorizada que ha estancado sus exportaciones. Por esto se verá obligado a realizar sucesivas bajadas de tipos de interés, implementar medidas cuantitativas (Quantitative Easing) para incrementar la base monetaria, depreciar repetidamente su moneda para estimular sus exportaciones, a aplicar medidas proteccionistas y a pilotar finalmente la nave capitana de una revitalizada Commonwealth tras abandonar la UE en el horizonte del 2015

En Turquía podría reeditarse el Golpe de Estado de 1960 que acabaría con el mandato democrático del AKP (partido de tendencia islamista conservadora pero a la usanza de los partidos democristianos europeos) debido a la alta inflación, galopante tasa de paro y una deuda desbocada.

 

Ante esta situación y sin el paraguas protector de la UE (al rechazar su Adhesión como Miembro de pleno de derecho en la UE), es previsible que el ejército protagonice el enésimo golpe de estado que acabaría con el mandato del Primer Ministro Erdogan, surgiendo posteriormente un sistema político fracturado que producirá una serie de coaliciones de gobierno inestables en el parlamento.


La Unión Europea intentará tener una política energética sostenible logrando el autobastecimiento energético para el horizonte de 2020

 POLÍTICAS SOCIALES:
Caso de agravarse la crisis económica, asistiríamos al hundimiento bursátil, subsiguiente inanición financiera de las empresas y efecto dominó en la declaración de quiebras de empresas. Una severa contracción del consumo interno y la brutal reestructuración de la industria automovilística llegando las tasas de paro a niveles desconocidos desde la II Guerra Mundial.

Todo ello conllevará el finiquito del consumismo compulsivo imperante en la pasada década, provocado por las tasas de paro galopantes y la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos.

Drástica reducción del papel asistencial de “Papá-Estado” y generalización de la precariedad laboral con salarios mínimos e interinidad vitalicia.

A instancias de la Confederación Patronal Europea (CPE ) y con la oposición de La Confederación EuropeaSindicatos (CES) , el Parlamento Europeo accederá a la Reforma del mercado laboral. Esto implicará la progresiva implantación del despido libre sin indemnización; la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y el retraso de la jubilación a los 65 años unido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o drástica reducción de los mismos junto con una severa reducción de subsidios sociales: duración y cuantía de las prestaciones del desempleo; ayudas a la natalidad, y pensiones de jubilación y viudedad.

Todo unido provocará la radicalización de los otros aburguesados y sumisos sindicatos de clase y la ruptura del diálogo social con la patronal, lo que conllevará frecuentes estallidos de conflictividad laboral. Se aunarán con el extraordinario auge de los grupos antiglobalización que utilizando técnicas de guerrilla urbana pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad.

De la misma forma, podríamos a asistir a la agudización de la fractura social, quedando diluidos los efectos benéficos de las anunciadas medidas sociales por la cruda realidad de la severa crisis económica y obligando a amplias capas de la población a depender de los subsidios sociales.

Esto se unirá al despertar de los sentimientos xenófobos en los países europeos, debido a la proliferación de incontables poblados ilegales así como la conversión de las barriadas periféricas de las grandes urbes en auténticos guetos de inmigrantes, (condenados a vivir confinados en sus límites y sufrir bestiales tasas de paro), con el consabido aumento de la sensación de inseguridad ciudadana, irreversible deterioro de los servicios de educación y sanidad públicos.

Se aplicará una política de corte autoritario en materia de seguridad y orden público en su obsesión por controlar la inmigración ilegal. Más aún tras la creación en varios países de Ministerios de Inmigración e Identidad Nacional. El Parlamento Europeo aprobará la “Instauración de límites anuales de inmigración” que limitará severamente la reagrupación familiar y que derivará en la práctica en una restricción casi total de la entrada de nuevos inmigrantes.

Esto conllevará la expulsión masiva y automática de los “sinpapeles” y en su defensa de “la Ley y el Orden” adoptará la política de “Tolerancia Cero” con el crimen organizado, el terrorismo europeo e islamista y los grupúsculos radicales de ultraizquierda. Así se incrementará notablemente la presencia policial en las calles y se aplicarán leyes que rozarán la inconstitucionalidad y que podrían provocar el colapso de los centros penitenciarios y el estallido de motines en las prisiones.

POLÍTICA ENERGÉTICA: Acuciados por la elevada dependencia energética (50%), la alta volatilidad de los precios de gas y petróleo debido a factores geopolíticos y la garantía de un aprovisionamiento seguro de energía, se servirán de los acuerdos preferenciales con Rusia y Argelia para el suministro de gas.

Luego se producirá la reactivación de la energía nuclear (con la paulatina sustitución de obsoletas centrales por reactores de nueva generación EPR (European Pressurized water Reactor) y del extraordinario impulso de las energías renovables (1ª productor mundial) con el objetivo de lograr el autoabastecimiento energético y de recursos hídricos en el horizonte del 2020.

Asimismo, procederán a la Aplicación del Programa Europeo sobre el Cambio Climático en el horizonte del 2020 (el triple 20), con el compromiso de recortar las emisiones de dióxido de carbono un 20 por ciento; mejorar la eficiencia energética en otro 20 por ciento y que el 20 por ciento de la energía que consume proceda de fuentes renovables.

Unido a la reorientación del transporte de mercancías terrestres por las nuevas ‘Autopistas del Mar’ y vías férreas de alta velocidad mediante la imposición de tasas ecológicas al transporte de mercancías por carretera y a los vehículos sin etiqueta ECO.


Se solventarán los conflictos con China porque el país asiático es el principal suministrador productos y el que más dinero aporta  al bloque de la Unión Europea

POLÍTICA EXTERIOR: Tras la implantación del multilateralismo de Obama, la UE adoptará un enfoque “activista” en asuntos internacionales, involucrándose en los conflictos internacionales y teniendo “el compromiso con la intervención humanitaria” y “el aumento del peso específico de la UE en la Geopolítica Mundial” como eje vertebradores de su política exterior”.

Llegará un final a la luna de miel con Obama debido al previsible distanciamiento en política exterior que vendría determinado por las relaciones preferenciales de la UE con Rusia en materia de abastecimiento energético y comercio exterior y la revisión por la UE de los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel.

Además, tras la integración plena de Francia en la OTAN en abril de 2009, el gobierno francés se verá obligado a asumir una mayor responsabilidad en misiones internacionales y atender la petición de presidente de EEUU de un incremento sustancial de tropas aliadas en Afganistán. Por lo que no sería descartable una reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de las tropas francesas de Afganistán antes de las Presidenciales del 2012.

La ratificación de la política de buena vecindad con la Rusia de Putin se consolidará mediante la firma de acuerdos preferenciales para asegurarse el suministro de gas y petróleo rusos e incrementar los intercambios comerciales, debido a la dependencia energética europea (21% de las importaciones de petróleo y 40% de gas proceden de Rusia) y a que el 40% del comercio exterior ruso se realiza con la UE.

Habrá más pragmatismo en las relaciones comerciales con China. Sobre todo tras los desencuentros con el país oriental a raíz de la cruenta represión en el Tíbet por el régimen de Pekín y los coqueteos mediáticos de Sarkozy con el Dalai Lama.

La severidad de la crisis y el aumento del déficit comercial en la zona económica de la UE forzará a Bruselas a una política de pragmatismo económico con el inicio de negociaciones para la firma de un acuerdo global para fortalecer unos intercambios comerciales que representan el 18% del total del comercio exterior de la UE.

Tras el pulso político de los Juegos Olímpicos del 2008 (del que China salió vencedor mediático), se impondrá una vez más el espíritu mercader de la UE a los iniciales escrúpulos morales de tratar con un régimen poco respetuoso con los Derechos Humanos.

No hay que olvidar que China es el principal suministrador de productos a la UE con un montante de 168.200 millones de euros en el 2008 (un 6,4% más que en 2007) y que aumentaron sus adquisiciones en la Eurozona con un incremento del 9,5 % en el 2008 y que se consolida entre los socios que más dinero aportan al bloque.

Distanciamiento de EEUU en su política exterior en Oriente Medio, reflejada en el alejamiento de Israel y en la retirada de Afganistán. Tras la cruenta invasión de la Franja de Gaza por los israelíes y la constitución en Israel de un Gobierno poco proclive a las tesis palestinas, no sería descartable que a medio plazo la UE se viera obligada a revisar los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel.

Todo ello aunado con la falta de liquidez monetaria y una tardía reafirmación de la soberanía europea, podría plasmarse en la retirada de las tropas francesas de Afganistán dejando a EEUU en soledad y con el riesgo evidente de una peligrosa vietnamización del conflicto afgano.

Las relaciones con Iberoamérica vendrán marcadas por los acuerdos bilaterales para la venta de productos militares y el traspaso de tecnología a los países sudamericanos. Especialmente la UE ve en Brasil un potencial aliado en la escena global y al que podría apoyar para su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente, con el consiguiente aumento del peso específico de Brasil en la Geopolítica Mundial.

Respecto a África, se dará el finiquito a la diplomacia europea basada en las relaciones personales entre los líderes, sustituyéndola por una relación inter pares de la metrópolis con sus antiguas colonias, aunado con la revitalización de la Francophonie y la Commonwealth.

Asistiríamos así a la sustitución del tradicional colonialismo paternalista por el de un neocolonialismo que bajo el epígrafe de “garante de los Derechos Humanos” continuaría esquilmando los recursos naturales del subcontinente subsahariano. Especialmente uranio, platino , cobalto, manganeso, oro y diamantes además del mediático coltán.

El coltán es esa especie de piedra filosofal que produce endémicos conflictos tribales y rutinarios golpes de Estado. Por este material pugnan EEUU, Rusia y China para el desarrollo de las tecnologías del futuro como la telefonía móvil, ordenadores, videojuegos, armas inteligentes, implantes médicos, industria aeroespacial y levitación magnética.

Imagen(cc): Foreingoffice

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario