Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Expectativas e incertidumbres indígenas ante la Asamblea Constituyente de Ecuador

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Raúl Ilaquiche (www.casamerica.es)

El próximo 26 de julio la Asamblea Constituyente de Ecuador debe entregar la nueva Constitución del país andino. Los pueblos indígenas aún no han visto reconocidos sus derechos

El dirigente indígena Raúl Ilaquiche manifestó sus dudas y también sus esperanzas en el proceso constituyente en una conferencia pronunciada en la Casa de América en Madrid

“Los pueblos indígenas no hemos desaparecido, estamos vivos y hemos incrementado nuestro número. Hemos logrado el reconocimiento de nuestros derechos, incluso en el ámbito internacional”. Con esta reflexión alentadora comenzó su conferencia el jurista indígena quechua Raúl Ilaquiche, en la Casa de América, donde el pasado 1 de julio expuso su punto de vista sobre la situación de las comunidades autóctonas y la encrucijada que vive su país, Ecuador, inmerso en pleno proceso constituyente.

Ilaquiche intervino en la Casa de América tras recibir el Premio de Cooperación Internacional Bartolomé de las Casas, concedido por el gobierno español, por su defensa de los derechos de los pueblos indígenas y de sus territorios. El dirigente quechua manifestó las numerosas incógnitas que aún existen en torno a la futura Constitución de Ecuador, que la Asamblea Constituyente debe entregar el 26 de julio, culminando así los trabajos iniciados el 29 de noviembre de 2007 con el fin de solucionar los graves problemas de país andino.
Las reivindicaciones de los indígenas son claras: un Estado plurinacional que reconozca a todos los pueblos que habitan Ecuador, derechos territoriales y a la consulta previa, conservación de los recursos naturales y respeto de la justicia indígena, entre otras demandas

Raúl Ilaquiche expresó la preocupación de los pueblos autóctonos ante la futura Carta Magna. “El presidente Rafael Correa tiene una influencia directa sobre todas las decisiones que toman los diputados constituyentes y está limitando los derechos de las comunidades indígenas”. Ilaquiche se quejó de que el mandatario mantiene el pensamiento colonialista de sus antecesores, algo que le lleva en ocasiones a violentar los derechos de los pueblos autóctonos.

Las reivindicaciones de los indígenas son claras: un Estado plurinacional que reconozca a todos los pueblos que habitan Ecuador, derechos territoriales y a la consulta previa, conservación de los recursos naturales y respeto de la justicia indígena, entre otras demandas.

Algunas cuestiones aún están en el aire, como la conservación de los recursos naturales. Al respecto, Ilaquiche desmintió las acusaciones contra los pueblos indígenas de querer dividir al país. “Claro que pertenecen a todos los ecuatorianos, no sólo a los pueblos indígenas. Pero la realidad es que están en manos de las transnacionales, que han recibido las concesiones para su explotación de parte de los anteriores mandatarios. Lo que pedimos es que la nueva Constitución incluya las garantías necesarias para que la riqueza de los territorios vuelvan a manos de todos los ciudadanos”

Además, la mayoría de los recursos naturales de Ecuador se localizan en el Amazonas, donde habitan catorce pueblos indígenas, a los que hay que preguntar antes de iniciar cualquier actividad extractiva. Es el derecho a la consulta previa. Ilaquiche insistió en que este asunto “aún provoca fuertes debates y negativas y no está resuelto”.

Otro tema que aún sigue sin definir es el respeto de la justicia indígena. A pesar de que la actual Constitución ya incluye el pluralismo jurídico, Ilaquiche advirtió de que su continuidad en la futura Carta Magna aún no está claro. Su administración se produce en los propios territorios indígenas. Sus decisiones deben ser reconocidas por el resto de administraciones. “Es necesaria una ley que coordine ambas jurisprudencias y garantice el respeto mutuo”, según Ilaquiche, que en estos momentos está confeccionando un estudio de las distintas formas de administración de justicia indígena de Ecuador, tarea en la que se ha centrado tras dimitir como diputado del movimiento Pachakutik una vez se instauró la Asamblea Constituyente.

Raúl Ilaquiche confió en que la Asamblea Constituyente reflexione y tome en cuenta los derechos que corresponden a los pueblos indígenas, que no los disminuyan ya que lo lógico es que los amplíen. Por ello llamó a la buena voluntad de los asambleístas

Las nacionalidades y pueblos indígenas de Ecuador

En Ecuador viven en la actualidad catorce nacionalidades y dieciséis pueblos indígenas, que suponen a su vez el dieciséis por ciento de la población, según el censo vigente. Si bien, los estudios indígenas elevan esta cifra hasta el cuarenta por ciento. De ellos, el ochenta por ciento son indígenas quechua. Las comunidades tienen distintas formas de organización, como la CONAIE, que aglutina a las asociaciones regionales, o el ya mencionado Movimiento Político Pachakutik
.

Ante esta realidad, Raúl Ilaquiche confió en que la Asamblea Constituyente reflexione y tome en cuenta los derechos que corresponden a los pueblos indígenas, que no los disminuyan ya que lo lógico es que los amplíen. Llamó a la buena voluntad de los asambleístas, al tiempo que reclamó el respeto de los acuerdos internacionales ratificados por Ecuador, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en vigor desde 1991, que reconoce las aspiraciones de las comunidades originarias a asumir el control de sus propias instituciones y formas de vida, o la más reciente Declaración de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la ONU, que reconoce el derecho a la autodeterminación.

Hasta la fecha, los artículos aprobados por la Constituyente sí han incluido en el ordenamiento constitucional la relación de los pueblos indígenas con la Pachamama o ‘madre tierra’, el agua o la biodiversidad. El respeto por el medio ambiente, el desarrollo sostenible y el principio del buen vivir regirán la nueva Constitución. Una idea en la que ya insistió el escritor Eduardo Galeano hace unas semanas en la misma Casa de América, cuando subrayó que la Asamblea había reconocido por primera vez en un texto constituyente los derechos de la tierra.

La lucha de los pueblos indígenas en Ecuador

“Los pueblos indígenas estamos en permanente lucha”. Con esta afirmación ilustra Raúl Ilaquiche la toma de conciencia de las comunidades originarias sobre sus derechos.
“Los pueblos indígenas estamos en permanente lucha”. Con esta afirmación ilustra Raúl Ilaquiche la toma de conciencia de las comunidades originarias sobre sus derechos

En Ecuador, el origen de las movilizaciones se remonta a 1990. Ese año por primera vez los indígenas alzan su voz ante la exclusión y el olvido al que habían sido sometidos desde la creación del Estado ecuatoriano en 1830. Nunca se reconoció su existencia, ante la imposición de una cultura, la blanca-mestiza, y una lengua, la castellana. Tal y como indicó Ilaquiche “desde 1830 fuimos sometidos a varios procesos de exterminio, despojo de territorios y políticas de aculturalización”.

El levantamiento de 1990 reclamó por primera vez la convocatoria de una Asamblea Constituyente con el fin de convertir a Ecuador en un estado plurinacional.

En 1998, tras la caída del gobierno de Abdalá Bucaram, se instala la primera Asamblea Constituyente que elabora la actual Carta Magna y ya define a Ecuador como un Estado plurinacional y multiétnico. Reconoce los primeros derechos indígenas como el idioma quechua y la educación bilingüe, la validez de las autoridades locales y los derechos políticos de las colectividades originarias.

A partir de entonces comienza una nueva etapa de lucha que consiste en verbalizar los derechos, lograr su puesta en práctica e impedir que se queden en simples enunciados.

Para Raúl Ilaquiche la implementación de los derechos de los pueblos indígenas no está resultando fácil. Entre 1998 y 2008 se han quedado en meros enunciados ya que la realidad no ha cambiado. “Ninguna autoridad ha hecho nada, ninguna legislación ha sido aprobada”, sentenció el jurista indígena.

De hecho, entre 1999 y 2002 se producen nuevos levantamientos indígenas que provocan la caída de los gobiernos de Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez. El proceso de toma de conciencia política comenzó una nueva etapa en las últimas elecciones presidenciales, las de 2006, en las que el movimiento Pachakutik presentó por primera vez en su historia a un candidato, Luis Macas, que no logró pasar a la segunda vuelta de unos comicios en los que triunfó Rafael Correa.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario