Viernes 22 de septiembre de 2017,
Bottup.com

Expertos consideran que el tabú no es la mejor manera de tratar el suicido en los medios

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

En Europa se quitan la vida 58.000 ciudadanos al año, 7.000 más de los que fallecen al volante

Los expertos creen que hay que abordar pautas para tratar esta información, pero aseguran que “la censura o la desinformación es inútil”

El reciente fallecimiento de Erika Ortiz Rocasolano, hermana de la Princesa Letizia, ha abierto una vez más el debate en el medios de comunicación acerca de cómo comunicar un suceso luctuoso en el que contestar al ¿cómo? lleva directamente a la palabra suicidio, tabú mediático nacional.


A los alumnos de periodismo les suelen enseñar en clase y en sus primeras prácticas laborales que las muertes por suicidio no se publican. Si un hombre mata cruelmente a su mujer, se describe con pelos y señales. Pero el sucidio, no. El motivo: existe una especie de regla no escrita en la prensa para evitar mediatizar los suicidos con la finalidad de evitar que aumenten. Al parecer, la gente siente más ganas de suicidarse si lee en el periódico que otra persona lo ha hecho.

Existe un estudio llamado ‘La tendencia suicida y la industria mediática’, basado en investigaciones llevadas a cabo por el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oxford, que relaciona claramente el tratamiento informativo de esta conducta con el aumento de casos de suicidio. El estudio cita casos, como el que se dio en EE UU en los años 60, cuando durante una huelga masiva de periodistas -que dejó sin circulación a muchos periódicos-, se constató una gran baja de la tasa de suicidio en mujeres. O en lo ocurrido en Viena en 1986, cuando tras un sensacionalista relato de un suicidio producido en el metro de la capital austríaca provocó que en los 18 meses siguientes se produjeran 22 suicidios similares en el metro, más del doble de los ocurridos en los tres años precedentes a la publicación del hecho. Estas son las premisas a las que se sujetan la mayoría de los medios para considerar tabú esta palabra.

¿Hacer como si no pasara nunca?

Este trabajo, no obstante, no recomienda en absoluto este tipo de tratamiento ocultador y oscurantista. Aunque sí da pautas a los periodistas como las de evitar titulares, imágenes y lenguaje sensacionalistas; o evitar mostrar al público los detalles de cómo se ha llevado a cabo. Pese a eso, los autores recomiendan claramente que “la censura o la desinformación en torno a un suicidio es inútil”, y argumentan que “es más conveniente que el público sea consciente del fenómeno a que ignore las señales de alarma”.

Pero, ¿debe tratarse cada suicidio por igual, sea quien sea la víctima? Los investigadores ingleses lo tienen claro: “Hay que evitar la especulación, sobre todo cuando se trata del suicidio de una celebridad”. Explican que pese a su condición de personaje público -sea ésta elegida o impuesta, como parece ser el caso de Erika-, “tienen derecho a una vida privada, incluso cuando se suicidan”, por lo que recomiendan a los periodistas “contrastar fuentes, y, sobre todo, preguntar a la familia“. En este caso, la familia política aplicó desde el primer momento un candado informativo total, lo cual, por desgracia, ha ahondado en especulaciones en todos los campos de la prensa.


Según la OMS, en Europa cada año mueren 58.000 ciudadanos por suicidio,
7.000 más que por accidentes de automóvil.
El suicidio, especialmente
entre la población joven, ocupa una de las primeras causas de
defunción: la segunda posición en varones entre 15 y 24, y entre 25 y
34 años, con tasas respectivas de 6,7 y 11,5 por 100.000 habitantes). Así pues, el suicidio está ahí, es un problema social que no puede ser ignorado por los medios, pero tampoco tratado de cualquier manera. La responsabilidad es muy grande, pero esquivarla poniendo una etiqueta de ‘tabú’ no parece, según opinan los expertos, la mejor manera de afrontar el problema.

Recursos:

‘Los Medios de Comunicación y el Suicidio. Guía para los profesionales’
, Press Wise
Varios artículos relacionados con el tratamiento del suicidio por los medios . Consejos, conductas, rutinas, tratamiento, etc, Press Wise

Blogosfera:

Reparos en preguntar, Escolar.net
La elegancia de no decir, Jabalí Digital

{mos_sb_discuss:3}

Foto: Marthax (CC)

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Periodista y emprendedor social. Co-fundador de Bottup.

1 comentario

  1. Anónimo 11/02/2007 en 2:38

    Creo que a tu artículo le faltan unas cuantas patas… Estás dando datos concretos de por qué no conviene publicar informaciones de suicidios -muy bien. Pero no dices absolutamente nada de por qué el tabú no es la mejor manera de informar.

    Lo único que dices es “Hay que evitar la especulación”, y hay que “preguntar a la familia”. Pues bien, si sigues esas dos reglas, primero no hablas publicamente sobre el tema, porque eso es especular (a pesar de que puedas tener la certeza del hecho – y creo que cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de lo que ha pasado) y segundo si preguntas a la familia y la familia dice “no se habla del tema”, pues asunto concluido, si queremos seguir las recomendaciones de esos expertos.

    Disculpas si mi comentario resulta agresivo, pero creo que no se puede frivolizar sobre el tema, y hablar de él de esta manera es ir directamente en contra de las razones por las que no es recomendable hablar del mismo, sin aportar ninguna opinión valisosa -en mi humilde opinión- de por qué si se debe hablar.

    Al “periodismo ciudadano” no tiene que ser menos serio que el tradicional (y mira que eso no es díficil…).

    Saludos y suerte con el proyecto
    álvaro

Participa con tu comentario